Público
Público

El Gobierno trabaja en el documento enviado por Torra para dar respuestas concretas a sus demandas

Meritxell y Artadi preparan la reunión entre el presidente del Gobierno y la Generalitat.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell. / EFE

La ministra de Administraciones Públicas, Meritxell Batet; y la portavoz del Gobierno catalán, Elsa Artadi, están preparando con detalle el encuentro que se celebrará el próximo 9 de julio entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; y el president de la Generalitat, Quim Torra.

Ambas dirigentes se han conjurado para no entrar en ningún cruce de declaraciones y trabajar discretamente sobre el contenido del encuentro, que quieren que sea más allá que una mera visita protocolaria para restablecer relaciones institucionales.

Para ello, según fuentes consultadas, se está cogiendo como base un documento que ha enviado ya Torra a La Moncloa sobre los temas que quiere plantearle a Pedro Sánchez en la reunión, similar en muchos aspectos al que en su día Artur Mas o Carles Puigdemont entregaron al ex presidente Mariano Rajoy.

El Gobierno quiere ir a la reunión con los deberes hechos, y está trabajando sobre dicho documento para dar respuestas concretas y claras a las peticiones del president de la Generalitat.

Como se conoce hasta ahora, el Gobierno está dispuesto a poner en marcha la creación de la comisión bilateral, a desarrollar en leyes orgánicas algunos de los artículos declarados inconstitucionales del TC, a bajar la conflictividad judicial entre ambos gobiernos y hasta tratar el asunto de la quita de la deuda.

La línea roja, como ha dicho Sánchez en reiteradas ocasiones, es la celebración de un referéndum por la independencia, que nunca será pactado aunque se proponga como no vinculante.

Sánchez, que quiere bajar la conflictividad a toda costa antes de la reunión, está esperanzado en que el encuentro sirva para abrir una nueva etapa entre ambos gobierno, aunque es el primero que es consciente de que el camino no será fácil.

Por ello, fuentes del Gobierno descartan totalmente que se hayan planteado la suspensión de la reunión, como ha pedido el PP, por diversas declaraciones de Torra o por su anunciado boicot a la Casa Real. La orden de Sánchez es evitar la confrontación y bajar el tono de enfrentamiento en la tesis de que dos no pelean si uno no quiere.

Meritxell Batet, que asistió este lunes a la toma de posesión de su equipo en el ministerio -en el que ha designado al diputado extremeño ignacio Sánchez Amor como secretario de Estado de Política Territorial-, mostró su confianza en que la reunión sea un importante paso para avanzar en el entendimiento entre ambas partes.