Público
Público

Entrevista a Mafalda Mafalda: "Al final palmas tanta pasta que es la música la que vive de ti y no al revés" 

Mafalda es una banda valenciana que acaba de sacar su cuarto trabajo, 'Palabras Forman Caos', en el que la política y el feminismo son los protagonistas absolutos. Marcos, Vera, Mario y Bárbara, cuatro de las nueve integrantes, comparten con Público sus reflexiones en estos 8 años de vida.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

De izquierda a derecha: Mario, Marcos, Vera y Bárbara. Fotografía: Christian González (Público)

"Mafalda juega a la guerra nuclear" canta Ismael Serrano en su tema 'Buenos Aires 2001', y en esta frase encontró el grupo valenciano Mafalda la inspiración para su nombre artístico, allá por el año 2010. Una banda que acaba de sacar su cuarto trabajo, 'Palabras Forman Caos', en el que la política y el feminismo son los protagonistas absolutos. Marcos, Vera, Mario y Bárbara, cuatro de las nueve integrantes, comparten con Público sus reflexiones en estos 8 años de vida.

Desde los inicios de Mafalda a lo que sois hoy día, ¿qué ha sido lo más duro?

Marcos: Yo creo que lo más duro ha sido avanzar como proyecto, hacerse grande y encontrarse con barreras personales y barreras económicas… tomar la decisión de ser músicos profesionales.

Vera: Convivir también es duro, porque son muchos años, muchas horas y mucha emoción y dedicación en un proyecto que todas queremos que funcione.

Utilizasteis una plataforma como es Verkami para financiar vuestro segundo álbum...¿ funcionó? ¿Cómo lo vivisteis?

Marcos: Fue un éxito, nos pagamos el disco, no hubiéramos podido pagarlo de otra manera, no teníamos trabajos para sostenernos, pero es verdad que nunca más.

Vera: Sí, nunca más, pero no por la plataforma en sí, sino por el tema recompensas y estar pendientes de que se cumplan. En ese momento tampoco teníamos tanta tirada y tuvimos que ponerle más ganas para que saliera. Y mucho morro, la verdad.

Como sabéis, el mundo de la música (al igual que otros campos artísticos), está muy precarizado. ¿Creéis que podéis vivir de ella para siempre?

Barbara: No, a no ser que alguien te toque con una varita mágica y te pague todo, creo que no.

Marcos: Aunque intentes renovarte y hacer buenos discos, las generaciones cambian más rápido de lo que dura tu carrera. Todas pensamos un poco igual, Mafalda llegará un momento en que nos plantemos porque ya no tendremos nada que decir.

Vera: Es casi imposible vivir de la música para siempre, porque para que un proyecto funcione hace falta mucho trabajo y dinero… palmas mucha pasta. Al final no estás viviendo de la música, sino la música viviendo de ti. Es muy difícil mantener un proyecto que te garantice la rentabilidad absoluta. Además la música siempre está muy sujeta a modas, es algo muy volátil. No tienes una nómina, nadie te asegura nada.

Dentro de este mundo tan precario, ¿a qué trabajador, a qué colectivo, le garantizan un trabajo para toda la vida?

Marcos: Y dentro de este mundo tan precario, ¿a qué trabajador, a qué colectivo, le garantizan un trabajo para toda la vida? Ahora estamos totalmente mercantilizadas a los mandatos de la economía y del mercado.

Habláis, entre otros temas, sobre condiciones laborales mediante vuestras canciones… ¿La música también hace política, entonces?

Vera: En nuestro caso sí. Pero no pensamos que la música deba ser política, la utilizamos como un modo de expresarnos.

Bárbara: Es el arma que tenemos.

Marcos: Y tampoco pensamos que sea una herramienta principal de la política. Ayuda, eso sí.

Pero no sustituye…

Mario: Ni sustituye ni abandera. No queremos que la música abandere de la lucha social, sino que la lucha social se nutra de ella.

Vera: Sin la conciencia social no podemos hacer música que hable de política.

Y al ser tantas, ¿estáis de acuerdo en lo que queréis contar… tiene que ser difícil el proceso creativo con tantas voces, no?

Mario: Hay debates y se exponen todas las ideas, pero normalmente se llega a consensos. Nos conocemos desde hace muchos años y aportamos conjuntamente.

Marcos: Por ejemplo en la canción 'La colmena' una persona dice una idea pero otra persona le matiza, en plan me gusta la idea pero no digas esa palabra, porque tiene estas conotaciones.

Vera: Tenemos bastante afinidad en ese sentido.

En el documental ‘Las que faltaban’ habláis de las mujeres en la música y ha tenido muy buena acogida entre el público. ¿Cómo fue el proceso?

Barbara: Costó mucho porque el documental se grabó durante la gira el año pasado y la poca energía que nos quedaba la utilizábamos en esto. Lo intentamos hacer lo mejor posible y si no había que ir a comer porque teníamos que grabar, pues no comíamos. 

Vera: Es gratificante, yo siempre lo repito, pero no lo ves venir. Hemos tenido muchos problemas con el guión, con tema técnico, porque no teníamos ni idea… todo a la marcha. De repente, salió, y está teniendo una repercusión que no te la esperas, yo no la proceso. ¿Tanto ha molado? Tiene casi 70.000 visitas, un documental de media hora. Creo que ha llegado en un buen momento. Es verdad que hemos apostado con el tema de las mujeres trans, pero creo que le ha llegado a la gente.

¿Estamos más cerca de conseguir la paridad en los carteles de festivales?

Vera: Al menos va evolucionando, aunque sea solo la fachada, sí que trasciende.

Marcos: Estamos viendo comentarios de 'qué pocos grupos de tías' y nadie lo está forzando. Si hubiera más mujeres detrás, veríamos otra manera de hacer las cosas.

Es curioso que en lo relativo al feminismo, se tiende a hegemonizar a la mujer como sujeto único. ¿Creéis que es importante que haya mujeres o que éstas sean feministas?

Vera: Que estuvieran Shakira, La Oreja de Van Gogh, Dover...  es positivo porque crean un imaginario necesario, aunque ellas no politicen su discurso. Está claro que lo ideal sería que tuvieran perspectiva de género, pero todo el mundo, mujeres y hombres. Primero que estén, luego que se politicen.

¿Hablando en términos políticos… es Esperanza Aguirre un referente, por ejemplo?

Vera: Sí que lo es. En cuanto a referentes femeninos, es necesaria.

Barbara: Si no estuviera Esperanza, estaría Esperanzo. No solucionamos nada.

Marcos: Estoy de acuerdo, pero hay un discurso que estoy leyendo últimamente que va a totalmente al contrario. Según ellas el feminismo no defiende a esas mujeres.

Vera: Yo no defiendo a Esperanza

Barbara: Yo tampoco.

Vera: ¿Pero qué hacemos? ¿Ponemos un hombre ahí? Si no están ellas, son tíos los que hay.

Mario: Lo que está claro que una mujer puede ejercer la dominación y violencia contra los más débiles.

Vera: Que todo el mundo se politice sería lo ideal, pero que haya mujeres en todas partes, por favor. Los hombres tampoco tienen conciencia feminista y ahí siguen.

Integrantes de la banda 'Mafalda' en una entrevista en la redacción de Público. Fotografía: Christian González.

Valencia ha pasado a ser un referente del rap político y otros estilos plagados de letras reivindicativas… ¿cómo lo vivís desde dentro?

Supongo que al público le ha gustado nuestra forma de contar la vida, las historias… tenemos 24 años de gobierno de Rita, hemos sido muy oprimidas

Marcos: Es super bonito, hay veces que vamos a un concierto y estamos allí todo el gremio. En la manifestación del 9N estábamos Zoo, Auxili, Mafalda juntas, con casi todas tenemos relación. Supongo que al público le ha gustado nuestra forma de contar la vida, las historias… tenemos 24 años de gobierno de Rita, hemos sido muy oprimidas. ¿Cómo puede ser que te vayas a Galicia y ocho de los diez que tocan sean del País Valencià? Superando la barrera lingüística.

Mario: El año pasado fuimos a las fiestas de Moratalaz (Madrid) y tocamos Mafalda y Zoo, fue genial. Pero se echa de menos un poco de heterogeneidad en los estilos, nos encantarían grupos de metal, de punk, de rock…

Marcos: Echamos de menos otros estilos dentro del panorama, pero son autolapidados. Por ejemplo 'Voltor' es un grupo de toda la vida de hardcore que siempre nos ha flipado, en valenciano además, estrenaron disco y cayeron. No pudieron continuar. No había demanda, la gente no demandaba hardcore en valenciano.

Hablemos de sonido. En 'Palabras forman caos' decís que el sonido es más elegante. ¿Por qué? ¿Hacia dónde os queréis dirigir?

Marcos: Yo pienso que en este disco hay canciones más "suaves", con el triple de potencia y que en directo la carga emocional-política es brutal. Hablando de música, un bajo, una caja y una guitarra te genera una fuerza que a lo mejor no necesitas con la distorsión. Yo creo que en este disco hemos conseguido fuerza con otras combinaciones que no es poniendo más distorsión o gritando mucho más fuerte.

Mario: Aun no tengo una reflexión final de todo el proceso del disco, todo ha salido de forma muy orgánica. Musicalmente hay una evolución muy importante y si suena muy elegante es gracias a nuestro productor musical, él nos ha influenciado más a ese sonido, más pureta, más "inglesito", ordenadito.

¿Y antes que era? ¿Más caótico?

Barbara: Desorden, caos. La esencia de los primeros CD’s sigue estando, pero ahora está más redondo, más puro.

¿Y por qué 'Palabras forman caos'?

Mario: Creamos una especie de distopía donde el personaje, que es andrógino (no tiene género), se siente perseguido. En este mundo (influenciado por referentes desde fullmetal alchemist a 1984) nos habíamos imaginado que el concepto de la neolengua de Orwell llegaba su máxima expresión y que la gente ya no tenía palabras para expresar lo que siente y lo que piensa. Este personaje solo se puede expresar a través de conceptos.

Marcos: En la intro la historia la puedes relatar en audio, está corriendo, repite unos mantras y no sabemos a qué palabra llega porque no la conoce. El reto que proponemos es que cada una al escuchar el disco diga: 'Para mi estas palabras, esta canción, dice "libertad"' o lo que se le pueda ocurrir.

En el tema “Las que faltaron” reivindicáis a las grandes mujeres invisibilizadas de la historia y, además, colaboráis con la rapera feminista Rebeca Lane, ¿cómo surgió?

Vera: Fue muy guay porque las mujeres potentes nos inspiran, en el anterior disco fue Sara Hebe, es genial colaborar con ellas, nos sentimos hermanadas con la gente de latinoamérica. Rebeca Lane a nivel feminismo, anticolonialismo y anticapitalismo tiene un discurso muy potente. Nos apetecía mucho.

Marcos: Nos ha llegado una crítica constructiva, que yo se la aprecio a la gente, y es que algunas de las mujeres que nombramos no están invisibilizadas, pero sí que queríamos mostrar algunas referentes, por ejemplo JK Rowling que forma parte de la vida de mucha gente.

¿Cómo compatibilizáis vuestra vida personal con el trabajo?

Bárbara: Está unido. Cuando te vas por ahí e intentas desconectar sigues pendiente del móvil por si pasa algo.

Marcos: Mis mejores amigos son músicos y cuando quedamos les digo 'hablemos de pokemon o de lo que sea, por favor'.

Mario: Es lo que te representa y, al final, cuando socializas, no puedes evitar hablar del tema. Es lo único que te envuelve.

Vera: Es complicado de compaginar, porque estás todo el día pendiente, no tienes un trabajo, no tienes un horario, eres tú quien pone los límites y muchas veces no sabes cómo hacerlo.