Público
Público

J.R.R. Tolkien ¿Por qué Tolkien continúa publicando libros, pese a llevar 45 años muerto?

Este jueves se publicó en EEUU 'The Fall of Gondolin', una novela póstuma de Tolkien que podría cerrar la saga de 'The Elder Days'. Pero, éste no es el primer libro del autor sudafricano que se publica de forma póstuma.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 10

JRR Tolkien./AFP

Este domingo se cumplen 45 años de su muerte y, aún así, sigue publicando novelas nuevas. El nombre de J.R.R. Tolkien, quizá el escritor de fantasía más famoso de la historia, se ha vuelto a convertir en noticia después de que las librerías de EEUU recibieran miles de ejemplares de una novela inédita que podría ser -si es que no se descubre otro relato posterior- la última de la saga de 'The Elder Days'.

La publicación póstuma de 'The Fall of Gondolin', que es como se titula este curioso libro, no es una novedad si tenemos en cuenta que ya han salido a la luz varias novelas del autor desde que murió en 1973 por causa de una neumonía. 'Los hijos de Húrin' (2007) o 'Beren y Lúthien' (2018), son otros títulos del literato sudafricano que han visto la luz en los últimos años.

Si bien es cierto las publicaciones póstumas suelen ser realidades cotidianas en el mundo editorial actual, el caso de J.R.R. Tolkien es, si cabe, anecdótico, dada la cantidad de manuscritos que se han podido rescatar para ser editados y publicados. Añadamos a las anteriores referencias literarias otras como 'La leyenda de Sigurd y Gudrún', publicada en 2009 o 'La Caída de Arturo' en el año 2013.

Si Tolkien continua aferrado a su pluma es, principalmente, gracias a su hijo, Christopher Tolkien

Que Tolkien continúe aferrado a su pluma, aún desde su tumba, se debe principalmente a su hijo, Christopher Tolkien, quién conoce hasta la última coma de los manuscritos que escribió su padre y dejó sin publicar. Es él quién se ha encargado de rescatar los documentos que su padre guardó como la ficticia criatura Sméagol atesoraba el anillo de poder en las cuevas de las montañas nubladas.

Este conjunto de obras, que ven la luz con cierto retraso, fueron redactadas durante la convalecencia del escritor tras la batalla de Somme. De hecho su participación en la I Guerra Mundial fue crucial para que la inspiración literaria de Tolkien girase hacia los mundos de fantasía de la denominada Tierra Media.

El galope de la caballería armada bajo las sombras de la niebla de Europa podría haber servido, según dicen los biógrafos, de inspiración a Tolkien para crear personajes oscuros como los aterradores nazgûl. Lo mismo ocurre con el papel destructivo de los tanques, cuyos cañones se asemejan a las trompas del Mumakil, el elefante gigante que arrasaba todo a su paso en 'El Señor de los Anillos'.

Estas peculiaridades, que brotaron en las cualidades imaginativas y creativas de J.R.R Tolkien para diseñar todo el entramado narrativo de su obra maestra, aparecen en su nueva novela, 'The Fall of Gondolin', tal y como han advertido los críticos literarios. No sólo eso, si no que el libro de Tolkien se presenta como una narración imprescindible para entender que todo lo que el escritor sudafricano creó estaba interconectado por la cosmología de la Tierra Media.

Portada del libro de JRR TOLKIEN 'The Fall of Gondolin'

El critico literrio de The Washington Post Andrew Ervin señala que las conexiones que ofrece 'The Fall of Gondolin' llegan hasta otras obras de Tolkien como el 'El Silmarilión', en tanto que aparecen figuras como el Morgoth, que a su vez guarda estrechas relaciones con Sauron, el "señor oscuro" de The Lord of The Rings.

En cualquier caso, todo apunta a que ésta será la última de las obras póstumas de Tolkien. O por lo menos la novela que cierre todos los capítulos literarios de la 'Tierra Media' que el escritor creo para huir de la barbarie de la guerra. Así lo argumenta su propio hijo, Christopher Tolkien, en el prefacio del libro, donde reconoce que en un principio pensó que la publicación póstuma de 'Beren y Lúthien' sería la encargada de cerrar el ciclo de novelas de su padre, pero que ahora, a sus 94 años, puede afirmar que 'The Fall of Gondolín' "será la última".