Público
Público

La versión empalagosa de los Beatles

Danny Boyle se alía con Richard Curtis para escribir su carta de amor a los Beatles en ‘Yesterday’. Probablemente han firmado el éxito del verano, construido sobre una premisa genial que, a media historia, se les va de las manos.

Publicidad
Media: 4.63
Votos: 8

Himesh Pater y Ed Sheeran, en una escena de la película

“Yesterday, love was such an easy game to play / Now I need a place to hide away / Oh, I believe in yesterday”. Cuando Paul McCartney compuso Yesterday, brotó como un milagro, tanto que el músico pensó que la había soñado o, tal vez, sin saberlo, se la había plagiado a alguien. Preciosa, inolvidable. Imagínense que nunca la hemos oído, que no ha existido antes y alguien se sienta con una guitarra a nuestro lado y la canta. La emoción y la sorpresa que nos provocaría probablemente fuera la misma que causa a los amigos de Jack, el protagonista de Yesterday, la nueva película de Danny Boyle.

Construida sobre una idea brillantísima –tras un apagón mundial, nadie se acuerda de The Beatles y sus canciones, excepto Jack Malik, un cantautor de Suffolk que vive de fracaso en fracaso–, la película lleva grabada a fuego el sello de la comedia romántica británica. El entusiasmo y talento de Boyle (Trainspotting) se complementa con el toque Curtis (Richard Curtis) que le elevó a los cielos con Cuatro bodas y un funeral y ahí le mantuvo con Radio Encubierta, Love Actually y Notting Hill.

Los dos 'Beatles' vivos

Detrás de esta idea tan loca de Yesterday está el amor absoluto de ambos cineastas por los Beatles. Fervientes incondicionales de los de Liverpool, Boyle y Curtis jamás hubieran hecho esta película, hubieran muerto con esta genial historia en un cajón antes que llevarla al cine sin la bendición de los dos ‘beatles’ vivos. Dijeron que sí. “Paul (McCartney) y Ringo (Starr) dieron su aprobación a una película sobre la que desaparecen”, dijo Danny Boyle en una entrevista en The Independent. De hecho, solo aparece un ‘beatle’ en esta historia y no es ninguno de ellos.

Es una de las muchas sorpresas –unas mejores que otras– que esconde Yesterday. Una de las buenas es su protagonista, Himesh Pater, un desconocido para la inmensa mayoría del público, aunque un icono para los fanáticos seguidores de la veteranísima serie de la BBC EastEnders. Pater se luce actuando, pero sobre todo sobresale cantando. Con él, en el reparto, otro de los regalos de la película, probablemente el mejor, la aparición del músico británico Ed Sheeran interpretándose a sí mismo.

Lily James y Himesh Patel, en 'Yesterday'

Cena en Suffolk

El papel que hace Sheeran, el del músico auténtico y de éxito mundial que descubre al genial compositor y se lo lleva con él de gira, en realidad estaba pensado en un principio para Chris Martin de Coldplay, pero éste no quiso participar en el proyecto. Así que Curtis echó mano de su amistad con el compositor de Halifax, que aceptó sin pensárselo, entusiasmado y se entregó, según dice Boyle, al rodaje. Hay, además, un tema suyo en la película.

Richard Curtis quedó con Sheeran para cenar en un local de Suffolk y Danny Boyle apareció. El músico no tenía idea de quién era el tipo que se les había unido. “No creo que Ed supiera quién era yo –reconoce el cineasta–; le pillé buscando mi nombre en Google en el transcurso de la velada. ¡Por suerte, estoy en Internet! Le oí decir: ¿Este es el tío que va a dirigir la película?

El hit del verano

Toques de humor ingeniosos, divertidos, un ritmo estupendo y, por supuesto, las canciones de The Beatles dan a la película muchos puntos para convertirse en el hit del verano. Y para los amantes de los romances de cuento, ñoños y previsibles, ahí está toda la segunda parte de Yesterday. Chico conoce a chica desde el instituto. Chica le acompaña de pub en pub a sus actuaciones como su representante. Chica se aparta de su camino cuando llega el éxito. Chico ¡la echa de menos tanto! se da cuenta de que lleva toda su vida enamorado de ella y decide declararle su amor en el mejor –o peor– momento (para gustos…).

La chica es Lily James y para alérgicos a los dulces demasiado almibarados, al final de la película queda cierta decepción, un poco de irritación por haber dejado que el formidable germen del guion se diluyera y la convicción de que a Curtis se le ha ido un poco la mano y se ha dejado llevar por los días de taquillas felices de El diario de Bridget Jones.

El director Danny Boyle con el actor Himesh Patel, en el rodaje

"Todo por esos cuatro tipos"

Pero por encima de ello Yesterday es un homenaje a las canciones de The Beatles. Su música representa, en palabras de Danny Boyle, “ese momento clave en el que el mundo emergió de una guerra de medio siglo y renació de sus cenizas. El eje del mundo realmente cambió cuando se le otorgó a la gente poder para expresar sus instintos sobre el arte, el amor y la poesía. Todos esos ingredientes que pueden contener esas canciones cambiaron el mundo radicalmente a fuerza de movimiento... hacia la sensibilidad adolescente y de la gloria del pop. La gente decidió decir sí a la vida. Y todo por esos cuatro tipos”.

Cuatro leyendas de Liverpool, a las que el cineasta se agarra para defender la historia de amor de Yesterday. Es más, Boyle recuerda en las notas de producción de la película que en las letras de The Beatles aparece la palabra amor muchas más veces que en la mismísima Biblia. “Ha sido genial formar parte del proceso de trabajar en un guion como este firmado por él, y mostrar un romance totalmente sincero que realmente cree en el amor –ha escrito–. Creer en los Beatles es creer en el amor”.