Público
Público

Batalla campal en Alaró Antiviolencia denunciará ante el TSJIB la pelea entre padres en un partido de fútbol

La comisión enviará a la Fiscalía el vídeo de los golpes, empujones e insultos intercambiados en un partido de categoría infantil de fútbol disputado en la localidad mallorquina.

Batalla campal entre padres en un partido de fútbol de infantiles en Mallorca. TWITTER

PÚBLICO | efe

La Comisión Antiviolencia de la Federación de Fútbol de las Islas Baleares (FFIB) enviará a la Fiscalía el vídeo de la pelea multitudinaria entre varios padres de jugadores infantiles en la localidad mallorquina de Alaró y presentará denuncias ante el Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears (TSJIB), ha confirmado este martes el presidente de ese organismo, el abogado Llorenç Salvá.

"Informaremos de los hechos sin entrar en más valoraciones, es decir, será el fiscal el que determinará el tipo de delito penal que cabe aplicar tras los incidentes en un campo de fútbol", ha apuntado Salvá.

El letrado ha explicado que junto a los otros tres integrantes de la Comisión Antiviolencia, entre ellos, el presidente de la FFIB, Miquel Bestard, analizaron las imágenes de la riña, y a su juicio lo sucedido es "tremendo".

"Nunca había presenciado algo así en Baleares", ha señalado Salvá tras visionar cómo los padres de los jugadores infantiles del Alaró y el Collerense intercambian patadas, puñetazos e insultos, mientras algunas madres intentan apaciguar los ánimos recordando que hay "niños presentes" y gritando que lo está ocurriendo es "una vergüenza".

Al margen de la vía judicial que abrirá Antiviolencia en la Fiscalía de Baleares, y después, si cabe, en el TSJlB, la Guardia Civil de Inca también está investigando las siete denuncias cruzadas entre los progenitores.

El partido de infantiles fue suspendido en la segunda parte al entrar en el terreno de juego un padre que quiso defender a su hijo tras una dura entrada de un rival.

Los familiares de ambos niños se enzarzaron en una agria discusión que más tarde degeneró en una batalla campal en las gradas y en el propio campo de fútbol, cuya imágenes han causado un gran impacto social en España y en otros países.

Tras los penosos incidentes, el Alaró ha decidido retirar de la competición a su equipo de infantiles, aunque pedirá a la Federación seguir compitiendo en partidos "amistosos", sin que haya puntos de por medio.