Público
Público

Los informes de la
RFEF a Antiviolencia
no reflejan anomalías
en la final de Copa

El escrito del coordinador de seguridad destaca solo incidentes esporádicos, entre aficionados del Barça. En torno al acta deja claro que el colegiado actuó correctamente al no reflejar la pitada al himno. La comisión todavía espera la información de los Mossos d'Esquadra y del Athletic de Bilbao.

Aspecto que presentaban las gradas del Camp Nou momentos antes del inicio de la final de la Copa del Rey de fútbol. /EFE

MADRID.- El pasado 1 de junio la reunión urgente de más de seis horas de la Comisión Nacional Antioviolencia decidió abrir un expediente como medida y respuesta a la enorme pitada al himno nacional instantes previos a la disputa de la final de Copa del Rey entre Athletic de Bilbao y Futbol Club Barcelona en el Camp Nou. Dos fueron principalmente las vías de actuación que se adoptaron ese día. Por un lado, solicitar y recabar más información a la Federación Española de Fútbol como organizadora del evento y a los dos clubes implicados en dicha final. Por otro, recabar toda la información posible además de la apertura de un expediente informativo a todas las personas o entidades que hayan podido promover o colaborar en dicha pitada.

Pues bien ayer mismo, como hizo público la propia Comisión Antiviolencia, la Federación Española de Fútbol envió toda la documentación requerida y solicitada hace ahora casi dos semanas por el organismo estatal contra la Violencia.

Tres son básicamente los informes que ha enviado el ente federativo. Por un lado está el informe del coordinador de seguridad designado para la final de Copa del pasado 30 de mayo. Se da la circunstancia de que al celebrarse en Catalunya estas facultades en materia de seguridad están delegadas en los Mossos d'Esquadra. Esto explica que, al tratarse de un cuerpo no dependiente de la Policía Nacional, ese lunes 1 de junio la Comisión careciera de este informe clave a la hora de poder determinar futuras sanciones. De hecho, ayer mismo la propia Comisión seguía reclamando esta información.

Sólo un incidente entre aficionados del Barça

Se requisaron en los accesos del Camp Nou algunas banderas y el único roce entre aficiones se produjo entre dos grupos afines al Barcelona

Lo más llamativo es que en dicho documento no se recoge nada que se salga de lo habitual cada vez que se produce este tipo de espectáculos deportivos. Ese sábado se requisaron en los accesos del Camp Nou algunas banderas o material que no está permitido en el interior del recinto, además de alguna detención por tema de exceso de alcohol privando al afectado o afectados de poder entrar al estadio para ver el partido. Es más, el único roce entre aficiones se produjo entre dos grupos afines al Fútbol Club Barcelona. En ningún momento el informe hace constar percance alguno entre aficionados del conjunto vasco y catalán.

La Federación Española decidió reforzar aún más la seguridad privada contratando a dos empresas distintas

El segundo informe tiene que ver con el dispositivo de seguridad que ese día desplegó la Federación Española de Fútbol en los accesos y en el interior del Camp Nou. En el mismo el propio estamento federativo detalla todos y cada unos de los empleados contratados al efecto y las funciones que se le asignaron. En este caso además, y dada las características peculiares de la final, la Federación Española decidió reforzar aún más la seguridad privada contratando a dos empresas distintas. Tampoco aquí hace constar ninguna anomalía lejos de las habituales. Este dispositivo es lógicamente al margen del existente de las fuerzas de orden público.

El tercer informe tiene que ver con el acta arbitral. La Comisión Antiviolencia quiere saber porqué el colegiado Velasco Carballo dejó vacío y sin reseña alguna el apartado del acta dedicada al “Público”. La respuesta a este respecto del estamento federativo va a ser bien clara. En ese apartado el colegiado debe recoger todos aquellos aspectos o hechos relevantes, tales como gritos racistas, cánticos etc... que puedan afectar o incluso lleguen a alterar el normal desarrollo del partido. Pero en este caso estamos hablando de algo que sucedió cuando ni siquiera el balón estaba en juego. Eso explica el motivo de que estuviera vacío. Ni siquiera ha sido necesario solicitar, como ha podido pasar en algún caso, una ampliación de acta al colegiado madrileño. La Federación Española lo tiene bien claro a este respecto.

El Barcelona tiene que explicar quienes trabajaron

No se diferencia mucho la información solicita a la RFEF de la que la propia Comisión requirió a los dos clubes implicados en la final, tanto el Athletic de Bilbao como el Fútbol Club Barcelona. Quizá llama la atención una de las peticiones requeridas al equipo azulgrana que ayer mismo también presentó la documentación requerida, como dejó constancia también la propia Comisión al final de su reunión semanal.

El Barcelona ha tenido que detallar cuantos miembros del personal habitual del club trabajaron ese día y las funciones que desempeñaron cada uno de ellos

Pues bien ese día, aún cuando el Camp Nou estaba “alquilado” a la Federación Española, el equipo azulgrana ha tenido que detallar cuantos miembros del personal habitual del club trabajaron ese día y las funciones que desempeñaron cada uno de ellos. Parece claro que es una forma de intentar ver hasta qué punto pudiera existir algún tipo de dejadez por parte del club azulgrana si ese día no puso al servicio de la Federación el despliegue habitual o similar de personal que emplean cada vez que el Barcelona disputa un encuentro del campeonato liguero o de la Liga de Campeones en su estadio. Quien todavía no lo ha presentado es el Athletic Club de Bilbao.

Una idea de cambio normativo tajante

Lo que sí parece claro, tal y como publicamos el pasado 1 de junio, es que la Comisión Antiviolencia tiene poco margen de actuación para poder sancionar tanto a la Federación Española de Fútbol como organizadora del evento como a los clubes responsables de las aficiones. Y menos considerando esta información aquí mencionada.

Otra cosa es en un futuro, siempre y cuando se lleve a cabo la idea o la propuesta para un cambio normativo que el propio Partido Popular dejó entrever en los días posteriores al incidente del himno. Modificación que pasaría por, en caso de repetirse sucesos similares en el futuro, que los clubes responsables de las aficiones sean quienes sufran un castigo que pasaría por prohibirles participar en la siguiente edición de la competición. Si bien se trata sólo de una idea, esta es la propuesta que se está barajando o sopesando; siempre y cuando legalmente sea posible.

Parece claro que, dada esta situación, la única vía abierta de posible sanción pasaría por proponer sanciones, dado que la Comisión no tiene capacidad de imponer, a todas aquellas personas o entidades que pudieran haber promovido o inducido a la pitada facilitando medios materiales o de cualquier otro ámbito. Tal y como manifestó el propio organismo, especialmente contra los organizadores y firmantes del Manifest per la Xiulada l´himne español i al rei Felipe o la organización Catalunya en Acción. A todos ellos se le abrió el correspondiente expediente informativo remitiendo constantemente la documentación que va recibiendo la propia Comision a la Fiscalía General del Estado.