Público
Público
Únete a nosotros

Fútbol femenino Las jugadoras de fútbol, al borde la huelga tras fracasar las negociaciones para el primer convenio colectivo 

La última propuesta de la patronal contempla un salario de 16.000 euros. En cambio, la AFE reclama un sueldo mínimo anual de 20.000 euros brutos y una prima por firma del convenio de 800 euros para cada jugadora, entre otros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La delantera del Levante Femenino, Eva Navarro (i), disputa un balón a la defensa del Atlético de Madrid, Carmen Menayo. EFE/Ana Escobar

La negociación por el primer convenio colectivo del fútbol femenino continúa en situación de bloqueo, según desvelaron la Asociación de Clubes (ACFF) y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) este martes, al término de la decimoquinta reunión en más de un año. En este contexto, la posibilidad de una huelga sobrevuela la competición. 

A través de un comunicado, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) aseguró que en la reunión de este martes "se ha vuelto a constatar la dificultad de alcanzar un acuerdo" y trasladó la responsabilidad a los sindicatos puesto que sus "requerimientos son imposibles de asumir por parte de los clubes sin poner en peligro la viabilidad de la competición".

La última propuesta de la patronal contempla un salario de 16.000 euros –la oferta inicial era de 13.000– y garantiza que "los contratos a tiempo parcial no tengan una ocupación inferior al 50 por ciento de la jornada normal de trabajo". La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), en cambio, reclama como sindicato mayoritario que la parcialidad no sea inferior al 75 por ciento, así como un salario mínimo anual de 20.000 euros brutos y una prima por firma del convenio de 800 euros para cada jugadora, entre otros.

Según la ACFF, esta propuesta sindical tendría un impacto presupuestario "de 1.600.000 euros". Así, "en un ejercicio de responsabilidad", la ACFF no puede aceptar un convenio "con estas cifras por ser inasumibles".

Los clubes presentaron "fórmulas que permitieran mejorar estas condiciones en función del incremento de los ingresos que tuviera la competición, llegando a plantear escenarios que permitieran una jornada completa para las jugadoras", pero los sindicatos rechazaron esta propuesta.

"Ser mujer y futbolista no puede seguir siendo una cuestión de heroicidad", expuso el presidente de AFE, David Aganzo. El exfutbolista consideró que el convenio debe no solo "regular la situación laboral de las jugadoras de la élite del fútbol español" sino "hacer compatible el ejercicio de su profesión y su vida", por lo que defendió que "nada por debajo del 75 por ciento sería admisible" en cuanto a la parcialidad de los contratos, principal escollo en la negociación.

Consultadas por Efe, algunas futbolistas de la Primera División femenina reflejaron su "incertidumbre del porqué no se cierra" la negociación del primer convenio colectivo e indicaron que la "huelga" es una posibilidad ante la falta de acuerdo entre patronal y sindicatos después de un año de conversaciones.

AFE, de hecho, desveló que en los próximos días "convocará a las jugadoras profesionales del fútbol español para exponerles la situación, compartir reivindicaciones y analizar próximos pasos".