Público
Público

Resultados La banca ya solo subsiste con las comisiones: gana 15.000 millones tras cobrar 22.000 a sus clientes

Los resultados de las seis entidades financieras del Íbex35 confirman el gripado del negocio tradicional de la banca, con retrocesos en el margen de intereses en la mayoría de los casos, mientras el cobro por servicios a los clientes ya casi supera en un 50% las ganancias netas.

Logos de los seis grandes bancos del Ibex 35: Banco Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Sabadell, y Bankinter. REUTERS/EFE
Logos de los seis grandes bancos del Ibex 35: Banco Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Sabadell, y Bankinter. REUTERS/EFE

eduardo bayona

La gran banca española ya solo subsiste con las comisiones: las seis entidades financieras que cotizan en el Íbex35, Bankia, Bankinter, Banco Sabadell, Banco Santander, BBVA y CaixaBank cerraron el ejercicio de 2019 con unos beneficios netos de 13.637 millones de euros (un 19% menos que en 2018) tras haber ganado 22.292 (571 más) con las comisiones que cobran a sus clientes y usuarios por servicios y productos.

Si se descuenta el potente negocio de Santander y BBVA en el extranjero, las ganancias de la gran banca en España se sitúan en 6.581 millones de euros, con un creciente saldo neto de comisiones de 9.712 (49 más, con un retroceso de 143 en Santander) que supera en un 47% a esos beneficios, y con un cambio en el ranking cada vez más consolidado: Caixabank se sitúa de nuevo como la entidad que mayores beneficios obtiene en el ámbito local con 1.705 millones netos frente a los 1.585 y 1.396 de Santander y BBVA, que en el conjunto de sus respectivos negocios se disparan a 6.515 y 3.512.

En el caso de BBVA, no obstante, los beneficios netos ascienden en realidad a 4.830 millones, aunque en la práctica se reducen a 3.512 millones al haber tenido que destinar 1.318, más de la cuarta parte de la ganancia, al saneamiento de su negocio en EEUU.

El segundo escalón de la gran banca tiene como líder a otra entidad de origen catalán formalmente emigrada a la Comunitat Valenciana en vísperas del 1-O como Banc Sabadell, cuyas ganancias limpias ascendieron a 813 millones, por delante de Bankínter (551) y de Bankia (541).

Bankia: las comisiones doblan la ganancia

Según los datos del cierre del ejercicio que las propias entidades han ido remitiendo a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) en los últimos días, el saldo neto de ganancias (ingresos menos gastos) por el dinero cobrado en comisiones a los clientes supera en un 63,46% el anotado como beneficios limpios tras un incremento de 571 en relación con el año anterior.

Solamente en el caso de Bankínter, que está centrando una parte importante de su negocio en la banca privada, el beneficio neto obtenido en 2019 (551 millones de euros) es inferior a la partida de comisiones (479), mientras que, en el extremo opuesto, la relación entre las ganancias finales y las que llegan por servicios a los clientes llegan a duplicarse con 1.081 millones por 541 en Bankia, formalmente una entidad pública por la mayoría accionarial del Estado.

Este polémico aspecto de la gestión bancaria, que llega tras un ejercicio en el que se intensificó el deterioro del negocio tradicional del sector con caídas del margen de intereses (el dinero que ganan con el crédito) en cinco de esos seis bancos y una mejora inferior al 1% para CaixaBank en el plano local (Santander y BBVA lo mejoran en el global), no se incluye, sin embargo, entre los que oficialmente preocupan a los banqueros por afectar al deterioro reputacional del ramo.

De hecho, tras haber ganado ya el conjunto del sector financiero español más dinero del que costó un rescate (o reestructuración) del que al Estado le quedan más de 73.000 millones por recuperar a expensas de la eventual privatización de Bankia, cuatro de los seis grandesbancos (Santander, BBVA, Bankinter y Bankia) han subido las comisiones que cobran a sus clientes con el cambio de año.

Cerradas una de cada cuatro sucursales

El constante incremento del cobro de comisiones y su progresiva ganancia de peso en el conjunto del negocio bancario, para el que ya suponen la cuarta parte de los ingresos comerciales globales y más de un tercio (34,6%) en España, llega mientras el sector afronta una etapa de transformación en la que el avance de la digitalización y los servicios telemáticos corre paralelo a una notable reducción de las plantillas y a un cierre masivo de oficinas simultáneo a esos procesos de regulación de empleo que está conllevando un deterioro del servicio y un incremento de la exclusión financiera en zonas rurales.

Según los datos del Banco de España, entre finales de 2013, en los inicios del proceso de rescate y reordenación, y septiembre del año pasado, bajaron la persiana 8.579 sucursales bancarias, algo más de la cuarta parte de las 33.786 iniciales, mientras que entre los cierres de 2013 y de 2018 salieron de las plantillas 30.696 empleados, una cifra a la que hay que sumar los 60.423 de los cinco ejercicios anteriores y los algo más de 6.000 despedidos el año pasado vía ERE: 3.223 en Santander, otros 2.023 en CaixaBank y 760 más en Unicaja.

Paralelamente, y mientras comienzan a entrar en el mercado bancario nuevos operadores como las compañías telefónicas y tecnológicas como Google, Amazon o Facebook, las entidades tradicionales buscan nuevos nichos de negocio, caso del proyecto de Santander para transformar en un banco la financiera de El Corte Inglés.