Público
Público

El Banco de España dice que la economía española se mantiene al alza pero duda que se logre el objetivo de déficit

Entidad alerta de que las familias "llevan demasiado hundido el pie en el acelerador" y de que cuando lo levanten podría precipitarse la desaceleración del PIB iniciada ya hace tres años.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, con las ministras de Economía, Nadia Calviño, y de Hacienda, Maería Jesús Montero, en la toma posesión de su cargo. EFE

La economía española ha seguido expandiéndose al inicio del año a un ritmo similar al del final de 2018, debido a que una demanda interna más sólida de lo esperado ha compensado la ralentización de las exportaciones por el menor crecimiento en la zona euro, según las últimas proyecciones del Banco de España publicadas este viernes.

La entidad mantiene sus previsiones de crecimiento del PIB para el periodo 2019-2021 en su nueva actualización, publicada este miércoles, y calcula que la economía española crezca un 2,2% este año, para después desacelerar su crecimiento hasta el 1,9% en 2020 y hasta el 1,7% en 2021. Más en detalle, el PIB crecerá un 0,6% en el primer trimestre de este año frente al 0,7% del cuarto trimestre de 2018 y el 0,6% del resto de trimestres del año pasado.

La entidad subraya que sus proyecciones anticipan la prolongación de la fase alcista del ciclo, de forma que el crecimiento seguirá apoyándose en las mejoras competitivas logradas desde el inicio de la crisis, el tono "acomodaticio" de la política monetaria, la mejora de la situación patrimonial de empresas, familias e instituciones financieras y, en el corto plazo, en los efectos de las medidas fiscales expansivas que se aprobaron a mediados del año pasado.

Pese a que estas previsiones son iguales a las publicadas en diciembre, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha advertido de que están aumentando los riesgos de que finalmente las tasas de crecimiento sean inferiores.

El principal riesgo interno es que el consumo de los hogares (que es y "va a seguir siendo el principal motor de crecimiento" de la economía española) se enfríe y se transforme en parte en ahorro, cuya tasa actual es incluso inferior a la registrada antes de la crisis. Gráficamente, Arce ha alertado de que las familias "llevan demasiado hundido el pie en el acelerador" y de que cuando lo levanten podría precipitarse la desaceleración de la economía iniciada ya hace tres años.

"Además, los hogares están recurriendo mucho al crédito al consumo, apoyado en el buen comportamiento del empleo", ha advertido el directivo del Banco de España, que también ha alertado de la incertidumbre sobre la futura orientación de las políticas económicas y, en particular, de la reanudación de la consolidación fiscal, necesaria para reducir la vulnerabilidad de la economía.

El Banco de España se muestra "un pelín insatisfecho" con la reducción del déficit público al temer "otro año en barbecho"

Además, la autoridad monetaria ha empeorado en una décima la estimación de déficit público para este año, hasta el 2,5% del PIB, pero mantiene en el 2% y en el 1,8% las previsiones para 2020 y 2021, respectivamente, con una política fiscal expansiva este año y neutral el resto de los ejercicios. 

El Banco de España se ha mostrado "un pelín insatisfecho" con la reducción del déficit público al temer "otro año en barbecho" para la consolidación fiscal, ya que pronostica una rebaja de solo dos décimas para este año, hasta el 2,5% del PIB, frente al 2,7% en el que abría cerrado en 2018. "Reducir solo dos décimas el déficit, siendo uno de los déficits más altos de la zona euro, a nosotros nos deja un pelín insatisfechos", ha señalado.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España ha explicado que el panorama en términos presupuestarios ha cambiado "muy poco", ya que en diciembre ya se incorporaban algunas de las medidas con más posibilidades de ver la luz, como el alza del SMI o la subida del sueldo de funcionarios, si bien ha indicado que el aumento de una décima de la previsión de déficit para este año se debe a algunas de las medidas aprobadas vía decreto ley.

En concreto, ha citado, con un impacto "relativamente pequeño", medidas como la recuperación del subsidio para mayores de 52 años, la exención del IRPF en las prestaciones de paternidad o el aumento de los permisos de paternidad.

Respecto a la deuda pública, ha pronosticado una reducción "muy gradual", que situará la ratio de deuda pública en torno al 95% del PIB en el año 2021, por lo que ha subrayado que debe desplegarse una estrategia de consolidación fiscal para llevar ese nivel a cotas "manejables". 

Cautela en los salarios

El Banco de España también ha pedido "cautela" a los agentes económicos, que están subiendo por convenio los salarios sin tener muy en cuentas las circunstancias de cada empresa o sector, lo que puede erosionar las mejoras competitivas que han estado en el origen de la recuperación.

"No estamos en contra de esas subidas", pero sí "las vemos con cierta inquietud", ha dicho Arce, que cree que es "muy temprano para hacer un análisis mínimamente riguroso" sobre el efecto del salario mínimo, aunque es una cuestión que sigue "muy de cerca".

De momento, el Banco de España ratifica su previsión de que podría suponer la pérdida de 125.000 empleos este año, aunque añade que también conllevará un "cierto repunte" de la productividad aparente en 2019, ya que el empleo destruido será entre quienes tienen una productividad más baja.

En cualquier caso, cree que el empleo crecerá este año y los dos siguientes al 1,6% interanual, frente al 2,5% de 2018, para dejar la tasa de paro al final de 2021 en el 12,1%.