Público
Público

Previsiones de la UE Bruselas prevé que el PIB español caiga un 9,4%, entre los tres peores de la Eurozona

Las previsiones de la Comisión Europea están en línea con las del Gobierno, aunque el Ejecutivo comunitario estima un comportamiento algo peor para el déficit público, que en 2020 podría alcanzar el xxx del PIB.

El comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, presenta las previsiones económicas en rueda de prensa en Bruselas. REUTERS/Kenzo Tribouillard/Pool
El comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, presenta las previsiones económicas en rueda de prensa en Bruselas. REUTERS/Kenzo Tribouillard/Pool

Europa tardará en levantar cabeza y sufrirá la recesión más profunda de su historia tras la crisis sanitaria de la covid-19. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado el Ejecutivo comunitario, que ha presentado esta mañana las previsiones económicas de primavera. En ellas proyecta que la economía de la zona euro se contraerá en un 7,7% este año y crecerá un 6,3% en 2021. Un poquito mejor parada está la media europea, con una bajada del 7,4% para 2020.

A diferencia de otras crisis precedentes, en esta ocasión hay un impacto simétrico en la economía, ya que la pandemia ha alcanzado a todos los Estados miembros. 

Sin embargo, hay diferencias notables en su sacudida. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha augurado una “recuperación desigual, condicionada por la rapidez con la que pueda levantarse el confinamiento, la importancia de servicios como el turismo en cada economía y los recursos financieros de cada país”.

La Comisión Europea prevé que España caiga un 9,4% este año y remonte un 7% al año que viene. Datos que van en línea con las cifras presentadas por la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, la semana pasada, que auguraba una bajada del PIB del 9,2% para 2020, para luego expandirse un 6,8% en 2021.

Madrid recibe la medalla de bronce de las economías peor paradas, solo superada por Roma y Atenas. Según las proyecciones, la economía italiana se contraerá en un 9,5% este año y mejorará en 6,5% para el año próximo. Peor parada sale Grecia, con una bajada del 9,7% de su PIB para 2020 y una subida del 7,9% para 2021.

Alemania y Francia, dos de las grandes economías del continente, alcanzarán un descalabro del 6,5% y el 8,2% de su PIB para este ejercicio, respectivamente. En el lado opuesto se sitúan Luxemburgo y Austria, que serán los países del bloque con recesiones menos virulentas, con una contracción de su economía del 5,4% y del 5,5%, respectivamente.

Se trata de las primeras proyecciones donde se tiene en cuenta el impacto de la pandemia y Bruselas augura graves consecuencias socioeconómicas. Según reconoce, a pesar de la "rápida"  respuesta para hacer frente al virus, a nivel comunitario y a nivel nacional, "la economía de la Unión Europea experimentará una recesión de proporciones históricas este año".

El documento publicado alerta a las autoridades españoles que las medidas de confinamiento en respuesta al brote darán como resultado una contracción sin precedentes de la economía y la “recuperación será desigual en todos los sectores afectados por el virus”. Al mismo tiempo, también pronostica que las “medidas adoptadas para limitar la pérdida de empleo y apoyar al sector privado, amortiguarán parte del impacto de la crisis”.

Desempleo

Sin embargo, los datos de desempleo no son muy esperanzadores. Según las proyecciones de esta primavera, España incrementará su tasa de paro en un 18,9% (un 4,8% más que en 2019), solamente superada por Grecia, con un 19,9%. Datos que doblan la media de la eurozona, que se sitúa en un 9,6% este año.

Según las proyecciones de esta primavera, España incrementará su tasa de paro en un 18,9%, siendo solamente superada por Grecia

El mercado laboral vuelve a sentirse asfixiado, cuando todavía no había logrado recuperarse totalmente de la crisis de 2010. Según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre de este año se destruyeron 285.000 puestos de trabajos. Se trata de los peores datos desde 2013 y eso que el efecto de los ERTE no aparece reflejado.

Muy por debajo de la tasa española o griega se encuentra Italia, que revivirá viejos fantasmas y verá incrementar su índice de desempleo en un 11,8%. No mucho mejor estará Francia, con un 10,1%, mientras que Alemania respira tranquila con una tasa del 4%. El comisario de Economía ha insistido en que los puntos de partida son muy dispares y ha invitado a estudiar las cifras macroeconómicas en su conjunto.

Déficit y deuda

Los datos relacionados con el déficit y la deuda pública no son mejores. Según las las previsiones de Moncloa este año el déficit se disparará hasta el 10,3% y la deuda hasta el 115,5%. Cifras similares a las presentadas hoy por la Comisión Europea, que proyectan un déficit del 10,1% y una deuda del 115,6% para España, veinte puntos por encima del 95% del PIB alcanzado en 2019. Bruselas proyecta para la eurozona un déficit del 8,7% y una deuda del 102,7%.

La Comisión Europea asume con sus previsiones para 2021 un escenario sin cambios, por lo que apuesta por una mejora significativa para el año próximo para España: 6,7% de déficit y 113,7% de deuda. Sin embargo, Madrid espera aprobar en otoño los presupuestos para el año próximo y por ello no se aventura con proyecciones para 2021. Así, todavía es pronto para avanzar el impacto que tendrá en las arcas públicas españolas el estímulo fiscal necesario para plantarle cara a la crisis económica que espera a la vuelta de la esquina.

Madrid espera aprobar en otoño los presupuestos para el año próximo y por ello no se aventura con proyecciones para 2021

El comisario italiano ha advertido que la recuperación “será desigual y no todos los países saldrán de la crisis con la misma velocidad”. La recuperación dependerá de la evolución de la pandemia y de las herramientas y estructuras con las que cuente cada país para dar respuesta a esta crisis con políticas estabilizadoras. Todos los ojos están puestos en la reunión de ministros y ministras de Economía y Finanzas de este viernes, que tendrán que decidir si contemplan compartir costes entre todo el bloque comunitario o no. Los países que, como España, Francia y Portugal, defendieron durante jornadas maratonianas la necesidad de apostar por la emisión de deuda pública, esta vez se conforman con conseguir ayuda directa en lugar de créditos, con los que seguir aumentando sus deudas.

El comisario del ramo ha invitado a los Estados miembros a gastar, “porque las consecuencias de no hacerlo serían peores que asumir un incremento en la deuda y el déficit”. Así, ha insistido en que la recuperación dependerá de la capacidad de respuesta colectiva.

El secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó esta semana en la conferencia de donantes para plantarle cara a la covid-19, que "en un mundo interconectado, nadie está seguro si no lo estamos todos". Al igual que ocurre con una pandemia, la interdependencia económica dentro de la Unión Europea hace que la recuperación de todos los Estados miembro sean la clave de fortaleza de cualquier otro país.

Más noticias de Economía