Público
Público

Santander buscará reducir riesgo de brexit en su nueva estrategia

El mayor banco de la Eurozona se beneficia de su diversificación global y espera un crecimiento sólido en América Latina, que representa el 43% de sus beneficios.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una sucursal del Banco Santander en el Reino Unido. REUTERS

Santander adoptará previsiblemente una postura más cauta sobre su negocio británico durante la actualización de su estrategia que presenta este miércoles, buscando tranquilizar a los inversores tras el intento fallido de contratar como consejero delegado a Andrea Orcel, un ex banquero de la entidad suiza UBS.

Aunque la incertidumbre sobre el Brexit se cierne sobre su tercer mercado en importancia, el mayor banco de la zona euro por capitalización bursátil se está beneficiando de su diversificación global y espera un crecimiento sólido en América Latina, que representa el 43% de sus beneficios.

Se espera que el banco cántabro proteja todavía más su balance en Reino Unido, donde unos costes más elevados han mermado la rentabilidad, y fije unas condiciones más estrictas para los préstamos, dijo una fuente bancaria.

A escala internacional, es probable que Santander refuerce las medidas de eficiencia como parte de su transformación digital para persuadir a los inversores de que sus últimos objetivos de rentabilidad y capital pueden mantenerse, según los analistas.

El banco declinó hacer comentarios antes del evento.

"Esta vez, la actualización de la estrategia no consistirá tanto en establecer nuevos objetivos como en delinear cómo se cumplirán", dijo una segunda fuente bancaria, agregando que las medidas de ahorro de costes en los mercados europeos maduros también serían clave para compensar la contracción del crédito por los bajos tipos de interés.

En enero, Santander dijo que su objetivo era elevar su rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) a un 13%-15% a medio plazo desde el 11,7% de 2018.

También estableció un ratio de capital Tier 1 a medio plazo del 11%-12%, en comparación con el 11,3% en 2018, pero por debajo de la media de más del 12,5% de sus rivales europeos.