Público
Público

Acuerdo UE-Mercosur Nara Baré: "Todos los productos exportados a Europa vienen regados de sangre indígena"

Baré forma parte de una comitiva de once líderes indígenas de Brasil que están de gira por Europa. Su objetivo es pedir a los políticos europeos que presionen al presidente Jair Bolsonaro para que tome medidas que protejan el Amazonas.

Nara Baré, líder indígena brasileña. (GREENPEACE)

Nara Baré nació en São Gabriel da Cachoeira (1978), una pequeña ciudad de unos 45.000 habitantes –uno 8 de cada 10 es indígena– cuya principal vía de transporte es el imponente río Negro, principal afluente del Amazonas. No hay carreteras asfaltadas, la única alternativa al río para viajar allá es tomar un avión. Desde 2017, Baré es la primera mujer al frente de la COIAB, una organización que representa a 160 pueblos del Amazonas.

Junto a otros diez líderes indígenas, ha emprendido un viaje por 12 países europeos para pedir a los dirigentes europeos que presionen al presidente brasileño Jair Bolsonaro para que cumpla los Acuerdos de París tal y como se ha comprometido. También están pidiendo a los políticos con los que se reúnen que incluyan una cláusula específica de respeto a los pueblos indígenas en el acuerdo UE-Mercosur, actualmente en fase de ratificación. "Hemos venido a Europa a alertar a todos los parlamentarios y la sociedad civil, mientras que aún hay tiempo", resume Baré.

La campaña que ha traído a Baré y al resto de activistas indígenas a Europa se llama Sangre Indígena: ni una gota más y terminará su gira en España, donde visitarán Madrid, Barcelona y Valencia entre el 17 y el 20 de noviembre.

Baré recibe a Público en un pequeño piso de Bruselas en el que han pernoctado los miembros de la delegación durante los tres días que han pasado en la capital europea esta semana. Están a tres minutos a pie de la sede principal de la Comisión Europea y precisamente en el Berlaymont se han reunido con el vicepresidente Frans Timmermans, quien previsiblemente recogerá la cartera por el Nuevo Pacto Verde en las próximas semanas, una vez que el Parlamento Europeo ratifique al nuevo equipo Ejecutivo de la UE.

Tras la conversación, Baré y los demás se preparan para caminar hasta el Parlamento Europeo, donde participarán en un evento con activistas medioambientales, eurodiputados y funcionarios de la Comisión en el que darán a conocer su lucha.

¿Por qué es una amenaza el acuerdo UE-Mercosur?

Todos los productos exportados de Brasil, tanto a Europa como a Asia, vienen regados de nuestra sangre. Aunque digan que el acuerdo de Mercosur tiene una salvaguarda que garantiza la aplicación de los derechos humanos en los pueblos indígenas, ¿qué garantía tenemos de que Brasil vaya a respetar eso?

El acuerdo de la manera en que está no puede ser ratificado, tiene que anularse. En cuanto que no haya un mecanismo que garantice la participación efectiva de los pueblos indígenas y de las comunidades afectadas por todos esos productos exportados a Europa, no hay manera de que el acuerdo sea eficaz.

Pedimos a Europa una ley específica que garantice que no puedan ser importados productos que procedan de áreas de conflicto y que no respeten los derechos de las mujeres, de los niños, de los pueblos indígenas o los derechos humanos. Tiene que haber castigos severos y una manera de rastrear de dónde realmente vienen esos productos.

¿Es posible rastrear de dónde vienen esos productos?

No es difícil. Nosotros sabemos de dónde vienen. Si, como dicen, todos siguen y respetan los protocolos de consulta y la Declaración de la ONU sobre los derechos de los Pueblos Indígenas, ¿cómo se explica el aumento de la deforestación o el aumento de asesinatos de líderes que defienden su territorio?

¿Tiene Europa capacidad real de presionar a Bolsonaro?

Europa debe presionar al Gobierno de Brasil. Ustedes tienen ese poder e incluso la capacidad de forzar la revisión de las medidas introducidas por Bolsonaro para el debilitamiento de las leyes indigenistas y ambientalistas.

¿Temen que si se llega a ratificar el acuerdo de UE-Mercosur la situación pueda empeorar?

Sí, denunciamos la violación de los derechos indígenas, territoriales y ambientales que estamos sufriendo en Brasil. Por primera vez en la historia de Brasil tenemos un presidente que dice que somos sus enemigos, que nos tiene como su enemigo número uno. En sus nueve meses de mandato ha aumentado de manera brusca el ritmo de deforestación en el Amazonas.

¿Cómo han cambiado las cosas desde que Bolsonaro está en el poder?

La política indigenista se ha desmontado y las políticas ambientales se han debilitado. Quiere abrir la puerta a que avance la exploración de los territorios, así que todos estamos amenazados. Nuestra acción no es solo por los pueblos indígenas de Brasil sino por el bien común de toda la humanidad.

¿Qué reacción han tenido los políticos con los que se han reunido durante esta campaña?

Nos han recibido muchos parlamentarios que están a favor de nuestra causa. El acuerdo UE-Mercosur no daña solo nuestras costumbres, daña también al medio ambiente. El medio ambiente está en peligro, nuestros territorios, nosotros mismos... Deben entender que no hay una separación entre nuestro territorio, la naturaleza, y los pueblos indígenas, somos uno solo. Las alertas son cada vez más fuertes, los fuegos en el Cerrado [región de sabana tropical] y, ahora en el Pantanal [un gran valle de inundación] se están extendiendo de manera desenfrenada. Es hora de pararlo.

El pasado 1 de noviembre una expedición de madereros ilegales asesinaron a Paulo Paulino Guajajara, un joven indígena que formaba parte de un grupo de guardianes del bosque. ¿Se enfrentan a menudo con este tipo de casos?

Los madereros entran en nuestro territorio y asesinan a nuestros representantes, que defienden al territorio y su familia con su propia sangre, con su vida. La madera que viaja a Europa no viene de un sistema sostenible. Eso no existe. Viene directamente de nuestros territorios.

¿La gente que vive en los bosques de la Amazonia tiene miedo?

Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales gracias a divulgar el miedo y la mentira. Los discursos que promueven el odio, los prejuicios y el racismo hacen que hoy madereros ilegales, garimpeiros, y grileiros [usurpadores de tierras] tengan más coraje para armarse y volverse contra nosotros. La violencia en Brasil se ha convertido en una cosa banal. Lo que era inmoral e ilegal hoy se ha convertido en algo legal y natural.

¿Cómo ha sido la lucha de las mujeres indígenas para llegar a tener un puesto de liderazgo como el que usted representa en su movimiento?

Para combatir este retroceso es importante tener la voz de la mujer: su garra y su firmeza. Nuestro pueblo fue uno de los primeros contactados en el período de la colonización. Perdimos muchas cosas de nuestro modo de vida tradicional, sobre todo en la lengua. Ahora hablamos una lengua [el portugués], impuesta por los colonizadores. Las mujeres siempre hemos tenido una participación efectiva, pero hoy hemos dejado de ser actores contribuyentes para ejercer de protagonistas. Hombres y mujeres, tenemos una sola voz.

¿Cómo es la vida de un indígena del siglo XXI?

Somos más de 300 pueblos conectados. Tenemos 174 lenguas vivas. Y hay 114 pueblos en aislamiento voluntario. Nosotros nos llamamos ‘los pueblos’ y también nos gustaría que ustedes se refieran a nosotros así porque no somos iguales. Tenemos una diversidad de ecosistemas, de culturas... Ser indígena es eso. Por ejemplo, hay pueblos como el mío que vienen de las aguas. Tenemos aldeas y comunidades a las que solo se puede acceder a través de helicóptero o avión. Otros están conectados solo por carreteras de tierra o de barro. Toda esa diversidad es nuestro bien más preciado. Nuestra cultura es nuestro territorio, para nosotros lo es todo. Pero cada año se le viola, se le mata, se le asesina.

Más noticias de Internacional