Público
Público

Corrupción El expresidente brasileño Michel Temer, en libertad tras pasar cuatro días en prisión preventiva

Fue arrestado el pasado jueves por desviar casi 500 millones de dólares durante 40 años. El juez asegura ahora que hasta el momento solo se tienen "suposiciones de hechos antiguos" del Ministerio Público.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El expresidente de Brasil, Michel Temer, en una imagen de archivo. - REUTERS

Un juez de un tribunal de segunda instancia de Brasil concedió este lunes la libertad al expresidente Michel Temer (2016-2018), preso preventivamente desde el pasado jueves por sospechas de corrupción, según han confirmado fuentes oficiales. El juez asegura que hasta el momento solo se tienen "suposiciones de hechos antiguos, apoyadas en afirmaciones" del Ministerio Público.

El exmandatario, de 78 años, permanecía en dependencias policiales tras su arresto por su supuesta implicación en el mayor escándalo de corrupción de la historia del país, por el que desvió casi 500 millones de dólares durante 40 años.

El magistrado también ha deternimado la puesta en libertad del exministro Wellington Moreira Franco, un importante colaborador y correligionario de Temer en el partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), así como la de otros cinco detenidos en el mismo operativo en el que fue capturado Temer.

Temer, que el pasado 1 de enero le entregó la banda presidencial al ultraderechista Jair Bolsonaro, fue arrestado el pasado jueves en Sao Paulo, por orden del juez de primera instancia Marcelo Bretas, encargado en Río de los desdoblamientos de la caso Lava Jato, que destapó un enorme escándalo de desvíos de una empresa estatal.

En este caso, la Fiscalía acusa al exgobernante de beneficiarse de sobornos pagados por la constructora Engevix, a cambio de favorecer a ésta en contratos con la estatal Eletronuclear.

Además, Temer se enfrenta a otras nueve investigaciones en la Justicia por diferentes casos vinculados con la corrupción. Cinco de ellas fueron abiertas en este 2019, cuando el exjefe de Estado perdió el fuero privilegiado al entregar el poder a Bolsonaro.