Público
Público

Vacunas covid-19 Palestina inicia la vacunación sin apenas dosis ante el desentendimiento de Israel

La campaña de vacunación de los palestinos se ha iniciado en la Cisjordania ocupada. Con solo 15.000 dosis disponibles, el Ministerio de Sanidad palestino prioriza a sanitarios y mayores, y confía en el programa de la Organización Mundial de la Salud para países pobres para poder vacunar al 20% de su población, pero no sabe cuándo dispondrá de las vacunas.

Personal médico se prepara para vacunar a personas en Jerusalén.
Personal médico se prepara para vacunar a personas en Jerusalén. Ronen Zvulun / Reuters

La campaña de vacunación contra el Covid 19 en Cisjordania se ha iniciado a un ritmo lento debido a la casi ausencia de vacunas. En los últimos días los palestinos han recibido 10.000 dosis de Sputnik V procedentes de Rusia y otras 5.000 dosis que ha proporcionado Israel.

Las primeras vacunas se han destinado a trabajadores de la salud y a personas de edad, así como a altos cargos de la administración, como la ministra de Sanidad. Todos los palestinos vacunados residen en la Cisjordania ocupada, pues hasta ahora ninguna persona de la Franja de Gaza se ha vacunado.

Se da la circunstancia que la población palestina de Gaza vive en unas condiciones muy adversas debido al bloqueo israelí. Los datos facilitados el viernes por el ministerio de Sanidad de Gaza indicaban que en las últimas 24 horas se registraron 117 nuevos casos, con un deceso, si bien los sanitarios realizan un número limitado de pruebas.

Los hospitales de Gaza informaron que el viernes que 57 casos requerían asistencia hospitalaria, de los que 35 eran graves o críticos. En el resumen de los 11 meses transcurridos desde marzo, el ministerio de Sanidad indicó que se registraron 53.265 casos y 533 muertes, y estima que el 40% de la población de Gaza, algo más de 2 millones, ha contraído la enfermedad.

En términos más generales, es decir en todos los territorios palestinos, la Franja de Gaza y Cisjordania incluida Jerusalén este, la Organización Mundial de la Salud informó esta semana de la existencia de 178.900 casos desde el inicio de la pandemia y de más de 2.000 muertes. La población palestina en su conjunto ronda los 5 millones.

El objetivo es vacunar al 70% de la población

El Ministerio de Sanidad de Cisjordania, que depende del presidente Mahmud Abás, ha dicho que las autoridades están en contacto con distintas farmacéuticas que producen vacunas y que su intención es firmar acuerdos cuanto antes, aunque no pueden precisar cuándo llegarán las vacunas. El objetivo es vacunar al 70% de la población.

En Israel, donde se ha vacunado a más de 2,5 millones de personas con dos dosis, y un número superior con la primera dosis, existe el problema de que buena parte de la población se niega a vacunarse por distintos motivos. Algunos rechazan la vacuna argumentando que se trata de una conspiración mientras que otros simplemente niegan la gravedad de la pandemia.

Esto hace que en Israel, que tiene una población de 9 millones, haya millones de vacunas sin usarse. Sin embargo, y a pesar de ciertas críticas internacionales, el Gobierno de Benjamín Netanyahu no está dispuesto a transferir vacunas a los palestinos en cantidades importantes. En los últimos días ha transferido a Cisjordania dos remesas con un total de 5.000 vacunas y ninguna a la Franja de Gaza.

Israel argumenta que los acuerdos de Oslo de 1993 estipulan que la sanidad es competencia de los palestinos, de manera que no tiene obligación de cederles vacunas. Sin embargo, la Cuarta Convención de Ginebra, que Israel ignora en todo lo que no le interesa, señala que la potencia ocupante debe encargarse de la sanidad de los territorios que ocupa.

Según la Cuarta Convención de Ginebra, la sanidad es competencia del ocupante

Un caso especial son los palestinos de Jerusalén oriental, sector que Israel ocupó junto con el resto de Cisjordania y Gaza en la guerra de 1967. Como sea que Israel se anexionó Jerusalén, la población palestina de la ciudad sí que tiene derecho a las vacunas que Israel ha adquirido.

Datos del ministerio de Sanidad de Israel señalan, sin embargo, que solo el 15% de la población de Jerusalén ha recibido las dos vacunas, mientras que en el conjunto del país el porcentaje supera el 25%. Esto se explica porque en Jerusalén existe un alto porcentaje de población judía ultraortodoxa y palestina, dos sectores reacios a vacunarse.

Las autoridades palestinas confían en el llamado plan Covax, patrocinado por la Organización Mundial de la Salud para proporcionar vacunas a los países pobres. Los palestinos creen que este programa les permitirá vacunar al 20% de su población, aunque no hay fechas concretas para el mismo. 

Otro caso especial es el de los millares de palestinos de Cisjordania que viajan diariamente a Israel para trabajar. Una buena parte de ellos cruzan la línea verde de manera irregular y no por los controles del ejército, trabajan y regresar por la tarde a Cisjordania también de manera ilegal, mientras el ejército hace la vista gorda.

Quejas en Israel

Esta circunstancia ha suscitado un buen número de quejas en Israel, dado que esta población, al no estar vacunada, puede contraer el virus en Cisjordania y meterlo en Israel. Debido a las protestas, el miércoles de esta semana las autoridades israelíes decidieron iniciar la vacunación de los palestinos de Cisjordania empleados en Israel.

En cuanto a los palestinos que entran en Israel legalmente para trabajar, se daba la circunstancia de que se negaban a hacerse pruebas puesto que si daban positivo perdían el empleo, de manera que la vacunación que ahora les ofrece Israel soluciona ese problema para bien de los trabajadores y de Israel.

Más noticias de Internacional