Público
Público

Rusia advierte de que el precio de su gas exportado se duplicará con creces en 2022

Bruselas opera a destajo para cortar su dependencia energética con el invasor de Ucrania, pero más allá de reducir su consumo y mirar a energías verdes, busca asegurar nuevos proveedores, como Mozambique, asolado por el yihadismo.

19/07/2022. Vista del logotipo de 'Gazprom', en el Fondo de Economía Internacional de San Petersburgo, a 15 de junio de 2022.
Vista del logotipo de 'Gazprom', en el Fondo de Economía Internacional de San Petersburgo, a 15 de junio de 2022. Maksim Konstantinov / Europa Press

Se avecina un invierno caliente, aunque solo en sentido metafórico, ya que el suministro de gas ruso con el que se caldean los hogares y funciona la industria en la mayor parte de la Unión Europea está transitando hacia escenarios desconocidos y oscuros que han puesto en alerta a Bruselas.

Rusia prevé que el precio medio de su gas de exportación se duplique con creces desde este año, hasta los 730 dólares (730 euros aproximadamente) por mil metros cúbicos, antes de caer gradualmente hasta finales de 2025, a medida que disminuyan las exportaciones de gas por gasoducto, según una previsión del Ministerio de Economía ruso que ha recogido la agencia británica Reuters.

Los flujos de gas procedentes de Rusia, el principal proveedor de Europa, ya están funcionando a niveles reducidos este año después de se cerrara una de las vías de suministro cuando Moscú envió tropas a Ucrania en febrero.

Algunos países europeos también han sufrido cortes por negarse a pagar el gas en rublos, como ha exigido el Kremlin para contrarrestar el efecto de las sanciones económicas impuestas por Bruselas a cuenta de la invasión de Ucrania, y también han estallado disputas sobre las reparaciones de una turbina en el gasoducto Nord Stream 1, que surte de esta fuente de energía rusa a Alemania, totalmente dependiente energéticamente de Rusia.

Las consecuencias de todo el conjunto han sido un aumento disparado del precio del gas que amenaza con lastrar el crecimiento económico y las finanzas públicas, entre otras múltiples y variadas consecuencias. Un escenario parcialmente favorable a Rusia, cuyas previsiones, a las que ha tenido acceso Reuters a principios de esta semana, sugieren que su economía está afrontando las sanciones mejor de lo que Moscú temía inicialmente y su economía se contraerá menos de lo esperado.

Así, el Ministerio de Economía ruso prevé que las exportaciones de gas por gasoducto de Gazprom caerán a 170.400 millones de metros cúbicos (bcm) este año, frente a su previsión publicada en mayo de 185 bcm y frente a los 205,6 bcm exportados en 2021. Y el Ministerio prevé que los volúmenes de gas sigan cayendo más allá de este año, pero no ha dado ninguna explicación.

Como consecuencia de la ya escasa oferta, Gazprom pronosticó que el precio medio del gas será de 730 dólares por mil metros cúbicos en 2022, más del doble de los 304,6 dólares por mil metros cúbicos cobrados el año pasado, y que representa un aumento del 40% en comparación con la previsión anterior de 523,3 dólares por mil metros cúbicos.

Más petróleo y más gas ruso para China

Rusia ha comenzado a aumentar gradualmente su producción de petróleo después de las restricciones relacionadas con las sanciones y a medida que los compradores asiáticos han incrementado su demanda, lo que ha llevado a Moscú a aumentar sus previsiones de producción y exportación hasta finales de 2025, según el documento.

Pese a todo, las importaciones de gas natural ruso se han disparado un 32,9% este junio

Gazprom también ha dicho que los suministros de gas están aumentando a China, pero no ha dado más detalles. No obstante, Europa sigue siendo, con mucho, el mayor mercado para el gas ruso. De hecho, y pesar de la conyuntura internacional y bélica, las importaciones de gas natural procedente de Rusia se han disparado un 32,9% este junio, hasta los 8.751 gigavatios hora (GWh), su nivel mensual más alto desde que la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) dispone de registros, es decir, el año 2004.

Según los datos publicados este miércoles por Cores, Rusia fue el segundo proveedor de España ese mes, con el 24,4% del gas recibido en esas fechas, solo por detrás del recibido desde Estados Unidos, que se consolidó como principal suministrador, con el 29,6% del total. De acuerdo con el histórico por áreas geográficas y países, el anterior récord de importaciones desde Rusia se marcó justo un año antes, en junio de 2021.

Se da así la circunstancia de que los países europeos están financiando a ambos bandos de la guerra. Aunque se apoye política, financiera y militarmente a Ucrania, estos mayores volúmenes de exportación de petróleo, junto con el aumento de los precios del gas, ayudarían a Rusia a obtener 337.500 millones de dólares y 255.800 millones de dólares de las exportaciones energéticas este año y el próximo, respectivamente. El año pasado, Rusia ganó 244.200 millones de dólares con las exportaciones de energía, según el Ministerio.

Mozambique, ¿nuevo caladero gasístico de Europa? 

Por estas razones, unidas a la desconfianza a una interrupción del suministro ruso, Europa ya se ha embarcado en un plan de ahorro energético y se ha vuelto a abrir la posibilidad de que la Península Ibérica se convierta en un trampolín de gas hacia el centro del continente mediante el enterrado y resucitado gasoducto MidCat.

Pero para ello necesitan nuevos proveedores de este combustible fósil, y además de Argelia, Egipto o Israel,  la Unión Europea parece haber puesto su diana en otro país africano: Mozambique.

Mozambique tiene las terceras mayores reservas probadas de gas de África, después de Nigeria y Argelia

Bruselas está planeando multiplicar por cinco el apoyo financiero a una misión militar africana en la antigua colonia portuguesa, según un documento interno del bloque, ya que los ataques de grupos islamistas están amenazando los proyectos de gas destinados a reducir la dependencia de la UE de la energía rusa. Desde hace meses, las empresas petroleras occidentales planean construir una enorme terminal de gas natural licuado (GNL) en la costa septentrional de Mozambique, con gran influencia de China y Rusia. Hace tres años que la empresa militar privada rusa Wagner retirara la mayor parte de sus fuerzas (mercenarios) en territorio mozambiqueño tras una serie de derrotas a manos de los militantes islamistas.

Mozambique ha estado lidiando desde 2017 con militantes vinculados al Estado Islámico en su provincia más septentrional de Cabo Delgado, rica en gas, cerca de proyectos de gasísticos valorados en miles de millones de dólares.

Una misión militar del sur de África y una intervención separada de tropas de Ruanda han logrado contener la propagación de los grupos armados desde su despliegue el año pasado. Pero "la situación sigue siendo muy volátil y los ataques violentos a menor escala han continuado en varios distritos", explica el documento de la UE fechado el 10 de agosto.

El documento, elaborado por el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), el ministerio de Asuntos Exteriores de facto de la UE, recomienda 15 millones de euros (15,3 millones de dólares) de financiación del bloque hasta 2024 para la misión de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC), un grupo de 16 naciones africanas de las que media docena enviaron tropas a Mozambique.

Se espera que la misión se prorrogue por seis o doce meses en una cumbre de la SADC que se celebrará en Kinsasa a partir de este miércoles, según el documento. Un portavoz de la UE confirmó que se había propuesto un apoyo financiero adicional a la misión de la SADC, pero se negó a hacer más comentarios, ya que el asunto aún estaba siendo debatido por los Estados miembro. La propuesta necesita el respaldo de los 27 países integrantes de la UE, cuyos expertos militares tienen previsto celebrar una reunión ordinaria el 25 de agosto.

¿Qué empresas europeas invierten en gas de Mozambique?

El gigante petrolero francés Total lidera un consorcio internacional para extraer gas en las costas del norte de Mozambique y licuarlo en una planta en construcción, desde donde se exportaría a Europa y a Asia.

La UE ya se ha comprometido a proporcionar al ejército una ayuda adicional de 45 millones de euros

Mozambique tiene las terceras mayores reservas probadas de gas de África, después de Nigeria y Argelia. La UE teme que, sin apoyo a las intervenciones militares, Mozambique pueda volver a perder el control de su agitado norte.

La UE ya se ha comprometido a proporcionar al ejército del país una ayuda financiera adicional de 45 millones de euros (45 millones de dólares), y hasta ahora ha puesto a disposición de la misión de la SADC 2,9 millones de euros de financiación.

A pesar de los retrasos causados por la actividad de los grupos armados, Total sigue planeando comenzar la producción en 2024 a partir de reservas de gas estimadas en billones de pies cúbicos (tcf), más que la cantidad de gas que la UE importa anualmente de Rusia.

La petrolera italiana ENI espera comenzar este año los envíos desde un yacimiento de gas cercano en alta mar, utilizando una terminal flotante que sólo puede procesar cantidades limitadas de gas. Otras grandes empresas petroleras, como el gigante estadounidense ExxonMobil, también operan en la región. La financiación también pretende disuadir a las autoridades locales de volver a pedir ayuda a Rusia o a China.

Más noticias de Internacional