Público
Público

Se quita el condón sin que lo sepa la mujer Condena de ocho meses de cárcel y una multa de 3.000 euros a un hombre por quitarse el condón sin el consentimiento de su pareja

Es la primera condena por stealthing que se produce en Alemania. El juez valoró la acción del hombre como una agresión sexual y no como una violación, tal y como pedía la Fiscalía.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

La mujer explicitó que no mantendría relaciones sexuales sin condón y el hombre se lo quitó sin su permiso | Reuters

Un hombre se quitó el preservativo sin el consentimiento de su pareja sexual, que no se percató de ello. Ahora, un tribunal de Berlín le ha condenado a ocho meses de cárcel —aunque estará en libertad condicional— y una multa de 3.000 euros.

El condenado es un policía de 37 años que se defendía ante el juez alegando que fue un "comportamiento idiota". Esta condena es la primera en Alemania que se dicta por stealthing (quitarse el condón mientras tienes relaciones sexuales mientras la otra persona no se da cuenta).

La mujer que sufrió la descabellada idea del funcionario alemán, del que no ha trascendido su identidad, denunció lo ocurrido el 17 de noviembre de 2017 y fue la Fiscalía quien le acusó por violación, según afirma El Español.

El juez que dictaminó sentencia, finalmente, no tuvo el mismo criterio que el Ministerio Público. De ser así y según la jurisdicción alemana, el agresor podría haber pasado en la cárcel de dos a cinco años, una multa económica y la pérdida de su categoría de funcionario, perdiendo su empleo y hasta su cotización hasta el momento de la sentencia, tal y como añade el medio antes mencionado.

Los detalles del juicio evidencian cómo ella, antes de empezar la penetración, le dijo que tan solo lo haría si él se ponía el condón. Después de que el hombre eyaculara fuera de la mujer, ésta vio que ya no estaba el preservativo. En ese momento, el policía alegó que se había roto.

Después de lo ocurrido, el juez condenó al hombre por agresión sexual y no por violación ya que tan solo ve punible que el agresor dejara de utilizar el preservativo y no por la penetración en sí, algo que no se sustenta en términos lógicos. Un recurso de apelación presentado desde la defensa hará que se repita el juicio oral, donde las pruebas volverán a ser evaluadas, según declaran fuentes cercanas al caso a El Español.