Público
Público

Las 72 horas de infarto que sacudieron la política española y pueden poner fin a la foto de Colón

La presentación de una moción de censura por parte de Cs y PSOE en Murcia desató un terremoto político cuyas consecuencias políticas todavía se desconocen. El PP ha conseguido de momento salvar su Gobierno en Murcia gracias a un pacto con tres diputados de Cs. En la Comunidad de Madrid habrá finalmente elecciones tras la luz verde del TSJM.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el vicepresidente, Ignacio Aguado, asisten a una nueva sesión del pleno de la Asamblea de Madrid, este jueves.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el vicepresidente, Ignacio Aguado, durante una sesión del pleno de la Asamblea de Madrid. Víctor Lerena / EFE

El domingo 10 de febrero de 2019 en la madrileña Plaza de Colón, bajo el lema "una España Unida", los tres líderes de los tres partidos que ocupan el espacio político que va del centro-derecha hasta la extrema derecha se fotografiaron juntos. Pablo Casado, líder del Partido Popular; Albert Rivera, entonces presidente de Ciudadanos; y, por último, Santiago Abascal, número uno de Vox. 

La conocida como foto de Colón mostraba de manera gráfica los nuevos bloques políticos que desde las elecciones andaluzas de finales de 2018 hasta la actualidad se disputaban las elecciones. En aquellos comicios andaluces, el PSOE fue el partido más votado, pero el pacto de las tres derechas dio la presidencia de Andalucía al Partido Popular. El escenario se repitió en varias comunidades autónomas y ayuntamientos tras las elecciones autonómicas de mayo de 2019. 

La formación naranja no dudó para alcanzar pactos con el Partido Popular en Castilla y León, Madrid (Comunidad y Ayuntamiento) y Murcia (Comunidad y Ayuntamiento), entre otros lugares, cerrando la puerta a los socialistas. En varios de estos pactos, además, como es el caso de Madrid, tuvieron que contar con el sostén desde fuera de Vox y la larga sombra de la extrema derecha tras su acción de Gobierno. Ciudadanos dejó entonces de ser un partido bisagra capaz de gobernar con centro-izquierda y centro-derecha para mostrarse como una formación más de las derechas. 

La foto parecía estable. Un ejemplo era la buena sintonía entre Begoña Villacís
(Cs) y Martínez Almeida (PP) en el Ayuntamiento. Además, las negativas de Ciudadanos y de su líder en la Comunidad, Ignacio Aguado, a sentarse a dialogar sobre posibles alternativas al Gobierno de Díaz Ayuso en Madrid parecían indicar que, pese a los problemas internos, la coalición entre PP y Ciudadanos gozaba de buena salud.  

Sin embargo, el miércoles todo saltó por los aires. La moción de censura presentada por Ciudadanos y PSOE en Murcia, tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad, dinamitó los bloques políticos y parece que también se llevará por delante la foto de Colón amenazando, incluso, el futuro político de la formación naranja y de su líder, Inés Arrimadas. A continuación, el relato de estas 72 horas de infarto en la política española.

Doble moción de censura en Murcia

Todo comenzó en Murcia. En sólo seis horas el sistema de dos grandes bloques que se había instalado en los últimos años en la política nacional saltaba por los aires. PSOE y Ciudadanos presentaban, a primera hora del miércoles, una doble moción de censura, tanto en el Ayuntamiento como en la capital, para desbancar al Partido Popular, que ha gobernado la región durante más de 20 años.

Murcia acaparó por unos minutos todo el protagonismo. Sólo un rifirrafe entre el vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias y la formación de extrema derecha Vox en el Pleno del Congreso a cuenta de Paca La Piraña y el debate entre Sánchez y Casado restaban algo de protagonismo a la comunidad autónoma. Curiosamente, en ese mismo debate, el líder del PP le reprochó a Sánchez "las peleas" dentro del Gobierno. Minutos después, Casado abandonaría el Pleno ante la grave crisis que se iniciaba en tierras murcianas. 

Ayuso reacciona y el PP carga contra Arrimadas

El protagonismo duró poco tiempo en Murcia. La presidenta de la Comunidad de Madrid aprovechó la coyuntura y dio un giro completamente inesperado. Durante la reunión del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ayuso anunció a sus socios su voluntad de poner fin a la experiencia de Gobierno de coalición en la Comunidad de Madrid, disolver la Asamblea y convocar elecciones para el 4 de mayo.

Mientras se producía esa reunión, y sin que nadie supiera absolutamente nada de la posibilidad de que Ayuso anunciara elecciones, el Partido Popular emitió un comunicado en el que cargaba contra Arrimadas por pactar "con PSOE y Unidas Podemos". "Permite que los radicales puedan gobernar en Murcia. Es una gran irresponsabilidad. Y trae una enorme inestabilidad en plena pandemia sin ningún motivo", decían los conservadores del PP. 

Ayuso firma el decreto y Aguado anuncia la decisión

Alrededor de las 12.30 de la mañana de ese mismo miércoles, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, compareció ante los medios de comunicación para informar de la decisión que había anunciado en el Consejo de Gobierno la presidenta de Madrid. Aguado acusaba al PP de romper el acuerdo de manera unilateral y a Ayuso de cometer su "mayor irresponsabilidad" desde que asumiera la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Aguado, de hecho, consideró que la decisión de la presidenta era "capricho personal y electoral". 

Unos cinco minutos antes de este momento, siempre según el relato mantenido por el Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso estampaba su firma en el decreto que disolvía la Asamblea y convocaba elecciones a la Asamblea de Madrid para un extraño martes 4 de mayo. Hasta ahí, nadie dudaba de que Madrid se iba a elecciones, pero aún quedaban nuevos giros de guion. 

Mociones de censura contra Ayuso

Los más rápidos en reaccionar fueron los de Más Madrid. El partido, cuya lista a las autonómicas fue liderada por Íñigo Errejón, anunciaba media hora después de la comparecencia de Aguado que registraba una moción de censura proponiendo a la diputada y anestesista Mónica García como presidenta de la Comunidad de Madrid. No serían los únicos. El PSM de Ángel Gabilondo haría lo propio poco tiempo después.

A partir de este momento, los acontecimientos ya empiezan a complicarse. El escenario de futuro se vislumbra en forma de incógnita. ¿Habrá elecciones o priman las mociones de censura? 

Ayuso comparece y moción de censura en Castilla-León

La frenética actividad del miércoles continuaba sin descanso. Alrededor de las 14 horas Isabel Díaz Ayuso ofrece una comparecencia sin preguntas ante los medios para confirmar su deseo de ir a nuevas elecciones. "Asumo todo lo que está por venir. Y lo haré siempre pensando antes en el beneficio de España y de Madrid que en el mío propio. Quiero que los madrileños sigan siendo los protagonistas de esta historia", defendía Ayuso. 

Al terminar la comparecencia de Ayuso, llegaba una nueva sorpresa. Esta vez fuera de Madrid. El PSOE se movía también en Castilla y León y anunciaba una moción de censura contra el Gobierno de PP y Ciudadanos. Sin embargo, tanto conservadores como naranjas se movieron rápidamente para confirmar la estabilidad del pacto en Castilla y León y comunicar al PSOE que abandonaran "toda esperanza" de cambio político en la región. 

La Asamblea registra las mociones y el Gobierno la disolución de la Asamblea

El embrollo continúa complicándose por segundos. Alrededor de las 15.00 horas de la tarde del miércoles, la Mesa de la Asamblea de Madrid, presidida por Ciudadanos, se reunió de urgencia y de forma telemática y admitieron a trámite las tres mociones de censura registradas por las fuerzas de la oposición contra Ayuso. 

Sólo una hora y pocos minutos después, el Ejecutivo de Ayuso informó al presidente de la Asamblea por escrito del decreto de convocatoria electoral. En ese momento, la Mesa ya se había reunido y había decidido dar trámite a las mociones de censura. El acuerdo saldría del registro a las 16.12, mientras que que el escrito del Ejecutivo llegó a las 16.10 de la tarde, según informa eldiario.es. 

¿Mociones o elecciones?

La tarde del miércoles concluyó sin más novedades y con una enorme incógnita. ¿Qué prima: la convocatoria de elecciones o las mociones de censura? El asunto desencadenó un enorme debate entre juristas y partidos que tendría que resolver el TSJM.

Jueves, aniversario del 11-M y un micrófono abierto

Después de la tempestad del miércoles, llegó el jueves con más calma. Era 11 de marzo y se cumplían 17 años de los atentados de Atocha. Sin embargo, el día también estuvo marcado por la gresca entre las derechas. Un micrófono abierto de TVE captaba esta frase de Villacís a Casado: "Como gobiernen PSOE y Podemos en la Comunidad... nos habéis jodido, de verdad os lo digo".

Viernes: el PP cierra el pacto con tres tránsfugas de Cs

La situación volvió a dar un nuevo giro el viernes por la mañana. El PP consiguió desactivar la moción de censura a la Asamblea de Murcia incorporando a su Ejecutivo a tres de los seis diputados de Ciudadanos que habían firmado la moción de censura. El partido naranja se rompió por la mitad en la región murciana y tres de sus seis diputados decidieron traicionar lo que ellos mismos habían firmado horas antes y lo que la dirección del partido que les había llevado a ser representantes públicos les pedía. 

El PP rompía así el pacto antitransfuguismo suscrito en 1998 para salvar la presidencia de Murcia. Ciudadanos quedaba así completamente en fuera de juego. Se veía expulsado del Gobierno de Murcia y a su vez fuera del Ejecutivo de Madrid durante unas semanas en caso de que, finalmente, se celebren elecciones. Si hay comicios, las perspectivas tampoco son nada buenas para el partido naranja. 

Este mismo viernes, la Mesa de la Diputación Permanente de la Asamblea de Madrid presentó ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) el recurso contra el adelanto electoral y el decreto de disolución de la Cámara.

Sábado: toma de posesión de los cargos

Este mismo sábado, de hecho, han tomado posesión de su cargos en el Gobierno murciano los diputados de Ciudadanos que rompieron el acuerdo de la moción de censura para entrar en el Ejecutivo de Murcia. Valle Miguélez, Antonio Sánchez Lorente y Francisco Álvarez prometieron sus nuevos cargos y ya forman parte del Gobierno regional. 

Valle Miguélez sustituirá a la coordinadora autonómica del partido, Ana Martínez Vidal, como consejera de Empresa, Industria y Portavocía; el nuevo consejero de Empleo, Investigación y Universidades, es Francisco Álvarez; y el hasta ahora secretario general de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTB, Familias y Política Social Antonio Sánchez Lorente, es ya el nuevo consejero de Transparencia.

El TSJM da luz verde a las elecciones en la Comunidad de Madrid

Finalmente, el TSJM ha resuelto este domingo dando luz verde a la convocatoria de elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad