Público
Público

La ultraderecha regresa a las instituciones La derecha radicalizada logra su primera victoria electoral en Andalucía 

El PSOE se desploma y no suma con Adelante Andalucía. Emerge una mayoría de derechas con Vox, que irrumpe en la vida política española. Juanma Moreno podría ser presidente, aunque Marín le quiere disputar el partido. Díaz reclama un frente constitucionalista, liderado por ella, para frenar a Vox. En resumen: hay tres candidatos a presidir la Junta de Andalucía

Publicidad
Media: 2.76
Votos: 17

De izquierda a derecha: Juan Marín (Cs), Juanma Moreno Bonilla (PP) y Francisco Serrano (Vox).

Las elecciones andaluzas alumbraron un nuevo escenario, inédito en democracia, después de un fuerte terremoto político -cuyo alcance y profundidad está por determinar- que ha dejado obsoletos todos los análisis y todas las encuestas publicadas. La Comunidad más fiable en el voto desde 1982, donde las mayorías socialistas se habían sucedido con apoyos ocasionales de otros partidos (PA, IU), ha dejado un escenario radicalmente diferente al vivido hasta ahora.

Por primera vez en democracia, la izquierda no suma una mayoría absoluta -se quedan en 50-y las derechas, -PP, Ciudadanos- podrían, si juntasen sus apoyos con la formación de ultraderecha Vox, que irrumpe con inusitada fortaleza en la Cámara andaluza y en el sistema parlamentario español, hacer presidente, contra pronóstico, o bien al candidato del PP, Juanma Moreno, o bien al de Ciudadanos, quienes ya han anunciado, ambos, su candidatura a la investidura. La abstención fue récord, se quedó en el 58% de los votos, y la conclusión principal, a la vista de los resultados, es que la izquierda se quedó en casa.

El único partido -aparte de Vox- que sube es Ciudadanos, a quien los andaluces y andaluzas le han recompensado el esfuerzo para dar estabilidad al Ejecutivo andaluz los tres últimos años y su pelea durante la crisis en Catalunya. De 9 diputados y el 9%, ha pasado a 21 asientos y el 18% de los votos.

El PP ocupó el segundo lugar, por detrás del PSOE y, a pesar de perder siete escaños y seis puntos, y quedarse en 26 diputados y el 20% de los sufragios, podrá liderar un Gobierno, si aceptase hacerlo con los votos de Vox, y si Ciudadanos se plegase a ello.

Sin embargo, las cosas no van a ser tan fáciles, porque PP y Ciudadanos anunciaron que sus líderes, Moreno y Marín, quieren ser presidentes. Ambos evitaron pedir el apoyo expreso de Vox, formación que ha dicho ya que hará lo posible por desalojar al PSOE de la Junta de Andalucía. 

Además, tanto Albert Rivera como Pablo Casado, inmersos en un duelo por el liderazgo de la derecha, trataron de capitalizar el resultado al extrapolarlo al escenario nacional ,y de meterle presión al presidente Pedro Sánchez. 

Tres candidaturas a la presidencia

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, a pesar de ganar las elecciones y de que el PSOE fuera la primera fuerza en siete provincias, no pudo evitar la debacle y sacó el peor resultado para el PSOE andaluz de toda su historia y superó por los pelos el millón de votos. Díaz se quedó en unos pírricos 33 escaños, 14 menos que en 2015, y el 28% de los votos, siete puntos menos que hace tres años y medio. La presidenta asumió el naufragio (no logra sumar una mayoría ni a la derecha, con Ciudadanos -se quedan en 54 escaños entre ambos- su socio de estos tres últimos años y medio, ni a la izquierda, con Adelante Andalucía), pero hizo un llamamiento a todos los partidos para formar un frente constitucionalista contra Vox, liderado por ella, como única oportunidad para repetir al frente del Gobierno andaluz. 

Tampoco la apuesta de Teresa Rodríguez (Podemos) y Antonio Maíllo (IU), Adelante Andalucía, ha logrado cuajar y ha obtenido resultados peores que los que lograron ambos por separado, además de quedar en el cuarto puesto. Se quedaron en 17 escaños (por los 20 que lograron en 2015) y el 16% de los votos, por un 21% por separado. Rodríguez puso un tuit en el que resumió su posición: "No hemos cumplido los objetivos pero nuestra principal preocupación no es tener tres diputados más o menos sino parar a la extrema derecha. Eso sí, Susana, no nos metas en tu bloque que llevas tres años y medio alimentando a la derecha naranja y la azul y metiste a Vox en campaña".

Por tanto, son tres las candidaturas que hay ahora mismo a la presidencia de la Junta de Andalucía. La de Díaz, la de Moreno y la de Marín. La presidencia de la Junta se elige en primera instancia por mayoría absoluta, que suman las derechas con Vox, si se juntasen, y luego, por mayoría simple. Así que si Moreno y Marín no se ponen de acuerdo para unir fuerzas y que sea uno de los dos el que se presente su candidatura, Díaz podría tener una oportunidad de repetir. Empieza el juego de los números, que estará completamente mediatizado por Vox.


Más noticias en Política y Sociedad