Público
Público

José Luis Martínez-Almeida Almeida, alcalde de Madrid a tiempo parcial y portavoz del PP a tiempo completo

La dirección nacional de Génova creó un puesto específicamente para Almeida tras la destitución de Álvarez de Toledo. Un cargo que compagina con el de alcalde y que conlleva que Almeida recurra al partidismo durante sus actos institucionales.

El líder del PP, Pablo Casado, conversa con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, nuevo portavoz nacional. /EFE/Mariscal
El líder del PP, Pablo Casado, conversa con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, nuevo portavoz nacional. /EFE/Mariscal.

marta monforte

El alcalde madrileño José Luis Martínez-Almeida era un completo desconocido hasta hace menos de dos años, antes de que el líder del PP, Pablo Casado, lo nombrara candidato a la alcaldía de la capital prácticamente por descarte, según aseguran fuentes de la dirección del PP. "Se lo ofreció a todo el mundo. Hasta a Javier Maroto", explican a Público. Abogado del Estado de profesión, Almeida había ejercido como portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid durante la legislatura de Manuela Carmena al frente del consistorio, tras la dimisión de Esperanza Aguirre por los casos de corrupción de su entorno.

Tras una campaña electoral marcada por una oposición a Madrid Central, una de las iniciativas estrella del Ejecutivo de Manuela Carmena, el PP logró ser segunda fuerza -por detrás de Más Madrid- con 15 concejales. La suma de populares, naranjas y Vox logró que Almeida se alzara con la alcaldía tras unas extenuantes negociaciones con los ultraderechistas. Un año después de gobierno compartido con Ciudadanos dejó aparcada su principal promesa, pero su talante pactista durante los peores meses de la pandemia -que se contrapone por completo al de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso- incrementó su popularidad. "Almeida el moderado" -el sobrenombre que recibió por parte de algunos medios- era una figura al alza en un PP necesitado de esa etiqueta.

Almeida repite consignas que salen de Génova 13 durante sus actos institucionales como alcalde

La dirección nacional del PP supo aprovechar su tirón tras la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo de la portavocía en el Congreso, representante del ala más dura de los populares, en el mes de agosto. Génova creó un puesto específicamente para Almeida: el de portavoz nacional del partido, lo que le ha convertido, de facto, en el número 3 de los conservadores. Un cargo que compagina con el de alcalde. Y que ha conllevado que Almeida repita consignas partidistas durante actos institucionales.

"Podemos es una secta detrás de Pablo Iglesias pero con menor apoyo electoral, y como que me son indiferentes", señaló el regidor el pasado 11 de diciembre tras la presentación en el Teatro Circo Price de la programación navideña para Madrid. También dijo que no le preocupaban "las tonterías, las memeces de Podemos en redes, las que dice Otegi o Rufián". Todo ello en un acto institucional cuyo micrófono incorporaba el logo de la ciudad de Madrid.

No es la primera vez que ocurre. También lo hizo el pasado 26 de noviembre, en un acto en el que Almeida participó en calidad de acalde y presentó noventa nuevas ambulancias y demás vehículos adquiridos por el Samur-Protección Civil. Desde allí, y de nuevo con un micrófono con el emblema de Madrid, tachó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "cobarde" por "hablar de los presidentes del PP sin dar un solo nombre". Una intervención que después subió a perfil de Twitter.

El alcalde madrileño repite las mismas consignas que los dirigentes de Génova 13 -los llamados argumentarios-, pese a que los populares han criticado con dureza a Sánchez por utilizar las instituciones de manera "partidista" al realizar declaraciones semanales desde La Moncloa durante los meses más duros de la pandemia. El "aló presidente", lo denominaban. Almeida incluido.

El PP: "Le nombraron para meterse en todos los charcos"

Las fuentes de la dirección del PP consultadas por Público.es quitan importancia al asunto y señalan que es un "excelente" portavoz y alcalde. Sin embargo, una de ellas admite que a Almeida "no le beneficia" este rol porque "como alcalde ya tenía mucha repercusión".

"No le queda más remedio que meterse en todos los chacos. Para eso lo nombraron", señala otra voz popular. En su día hay quien apuntaba a que Casado había elegido a Almeida para el cargo con evitar que le hiciera la competencia. Para algunos miembros del PP el problema del "débil" liderazgo de Casado es precisamente que cada vez que "alguien obtiene un poco de atención, se vuelve peligroso".

placeholder

El socio de Gobierno del PP en el Ayuntamiento, Ciudadanos, también considera que Almeida se está "beneficiando claramente" de su posición como alcalde, pero las fuentes consultadas destacan la buena sintonía entre Almeida y la vicealcaldesa Begoña Villacís. Eso sí, destacan que la dirigente de Cs no tiene "problema alguno" con las declaraciones de Almeida siempre y cuando éste deje "muy claro" que se trata de su opinión como portavoz nacional.

"Carmena nunca daba su opinión sobre política nacional"

El concejal Jorge García Castaño, miembro de Más Madrid, asegura que desde la oposición llevan meses criticando que los dos cargos son incompatibles. "Pero el PP tiene la idea de que Madrid es un trampolín para para avanzar y crecer internamente", expone en conversación con Público. "Ahora cualquier aparición dentro de la agenda de la Almeida atrae a medios de Madrid y a medios nacionales, pero no es para hablar de Madrid, sino que aprovecha para ejercer de tertuliano. Su actitud es totalmente contraria a la de Carmena, que no daba nunca su opinión sobre política nacional y menos en actos institucionales".

García Castaño asegura que el cargo de alcalde requiere "cierta transversalidad" y que Almeida no la está practicando. "Está confrontando a un partido con una institución", asegura. El concejal madrileño asegura que Almeida "nunca ha sido moderado" pero como es "una persona inteligente" ha sabido "jugar sus cartas y entiende cómo funcionan los medios". Aun así, destaca que la actitud del alcalde y de la presidenta madrileña no puede ser "más distinta": "Él es una derecha más clásica y Ayuso representa a una derecha alternativa, mucho más cercana a la extrema derecha, al modelo de Estados Unidos".

Por su parte, desde el PSOE también han criticado en repetidas ocasiones el doble papel de Almeida. "Tener al frente al portavoz nacional del PP da un enorme megáfono al Gobierno municipal para repetir mentiras que acaban pareciendo verdades", censuró el portavoz socialista, Pepu Hernández. El concejal le pidió recientemente durante un pleno en el consistorio que "abandonara su sectarismo" y ejerciera "como alcalde, no como compañero de partido de la presidenta de la Comunidad, ni como portavoz nacional del PP". Sin embargo, esa petición parece que ha caído en saco roto.

Más noticias de Política y Sociedad