Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones 10-N Bárcenas, Marlaska, Girauta y otros cuneros a la búsqueda de escaños

Es habitual que los partidos introduzcan a candidatos con tirón electoral en las listas de provincias a las que no pertenecen y con las que no tienen ninguna relación. Los cuneros del 10-N tienen notables precedentes históricos.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4

Margarita Robles y Rafael Hernando son dos de los cuneros que van en las listas de sus partidos / EFE

El centenar de habitantes que habitan en Sotosalbos (Segovia) se despertaron hace unos meses con la llegada de un vecino ilustre a su pequeño pueblo. Javier Maroto, destacado dirigente del PP y en ese momento miembro de la cúpula del partido, había decidido empadronarse en la localidad segoviana. Natural de Vitoria, se había quedado en abril sin escaño en el Congreso tras fracasar la candidatura del PP que encabezaba en Álava.

Los conservadores no lo dejaron fuera y las Cortes de Castilla y León (con mayoría de PP y Ciudadanos) lo eligieron como senador por designación autonómica; por lo que Maroto pasó de quedar excluido del Parlamento a ser un senador en representación de los castellano y leoneses, y en especial de los ciudadanos de Sotosalbos. De hecho, los conservadores lo nombraron portavoz en la Cámara Alta.

El Diccionario de la Real Academia Española define cunero como un “candidato a las Cortes extraño al distrito” por el que se presenta. Atendiendo a esta definición, Javier Maroto no sería un cunero al uso, ya que la acepción se suele utilizar para aquellos candidatos que concurren por una circunscripción con la que no tendrían una relación cercana y directa (bien por no haber nacido en el territorio, o por no haber vivido allí ni por tener o haber tenido su residencia habitual).

Sin embargo, el trasfondo del término en el caso de Maroto es el mismo, aunque el dirigente conservador ni siquiera pasó por las urnas en Segovia. En las elecciones del domingo, los cuneros volverán a ser habituales en las listas de las formaciones políticas, y muchos de ellos acabarán convertidos en representantes del territorio de ‘acogida’ tras los comicios, ya que en España la circunscripción electoral es la provincia.

El Gobierno es un gran hacedor de cuneros, también denominados paracaidistas, siguiendo la jerga anglosajona. Es habitual que el Ejecutivo (sea cual sea el partido que ocupa La Moncloa) sitúe a sus ministros en aquellas provincias donde el escaño puede verse muy disputado como fórmula para garantizar el mayor número posible de votos. Este podría ser el caso del titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska. El ministro en funciones encabezará la lista del PSOE en Cádiz (al igual que hizo en abril), a pesar de que es de Bilbao.

Preguntado por esta cuestión antes de las elecciones del 28-A, Marlaska afirmó que desde hace siete años suele pasar la primera semana del año en Rota, e incluso admitió que “no es mucho” el tiempo que vive en la provincia andaluza. La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, no necesitará desplazarse de Comunidad Autónoma; nacida en León, Robles liderará la lista de los socialistas en Ávila, como ya hizo en abril.

Ministros cuneros en provincias pequeñas

Los ministros del Gobierno más cercanos al presidente y los candidatos más próximos al líder del partido suelen coincidir como cuneros en un sitio concreto: Madrid, donde acompañan al candidato a la Presidencia. En 2016, la propia Robles fue la número dos de Pedro Sánchez en esta provincia. De cara al domingo (y también en abril) la elegida para esta posición es Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, ministra de Igualdad en funciones y natural de Cabra (Córdoba). En 2004 y 2008 fue la cabeza de lista del PSOE en Córdoba, y antes, en el año 2000, llegó al Parlamento de Andalucía en unas autónomicas presentándose también por esta circunscripción.

Más allá del Ejecutivo, el ‘cunerismo’ es una práctica habitual también en los partidos. La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, fue diputada entre 2008 y 2015 por Madrid. En abril Casado la situó al frente de la lista de la formación en Barcelona, resultando la única diputada del partido en Catalunya tras los comicios. En el 10-N Álvarez de Toledo continuará encabezando la lista de la capital catalana.

En Ciudadanos el ejemplo más sonado es el de Juan Carlos Girauta, exportavoz de la formación en el Congreso. Aunque es de Barcelona (y sacó escaño por esta circunscripción en 2016), Rivera decidió llevarlo a Toledo en el 28-A, una experiencia que Girauta volverá a repetir el domingo.

También Edmundo Bal, abogado del Estado que defendió la acusación de rebelión contra los presos del procés, es cunero. Tanto en abril como ahora es número 4 de la lista de Ciudadanos por Madrid (que encabeza Rivera), a pesar de ser natural de Huelva. En Unidas Podemos la dirigente más destacada que ha concurrido por varias provincias es Gloria Elizo, vicepresidenta del Congreso de los Diputados.

Natural de Madrid, en las elecciones de 2015 Elizo se presentó como cabeza de lista por la provincia de Toledo, consiguiendo el único escaño de la formación allí. En 2016 volvió a presentarse y a revalidar su escaño por Toledo (en esta ocasión Podemos sacó a dos diputadas). Tanto en abril como en noviembre de este año es la número cuatro de la lista de Unidas Podemos por Madrid.

Luis Bárcenas, natural de Huelva, consiguió un puesto en el Senado con el PP presentándose por Cantabria en dos procesos electorales consecutivos, 2004 y 2008

La ultraderecha también tiene cuneros. La secretaria general el Grupo Parlamentario de Vox en el Congreso, Macarena Olona, es alicantina, aunque pasó muchos años residiendo y trabajando en Euskadi. Sin embargo, los de Abascal no la ligaron a ninguna de las provincias con las que mantenía relación. Ni por Alicante ni por ninguna provincia vasca, Olona se presentó (y sacó escaño) en Granada en abril, y volverá a tratar de repetir suerte en la provincia andaluza el domingo.

La tradición cunera ya forma parte de la historia de España, y hay muchos precedentes de los actuales. Entre ellos se encuentra Luis Bárcenas, extesorero del PP encarcelado y condenado por diversos casos de corrupción. Bárcenas, onubense, consiguió un asiento en el Senado por Cantabria en 2004 y 2008. También está el caso de aquellos cuneros que acaban echando raíces en la provincia por la que se presentan.

Rafael Hernando, destacado dirigente del PP (llegó a ser su portavoz en el Congreso durante el Gobierno de Mariano Rajoy) es natural de Guadalajara (circunscripción por la que fue senador), pero desde 1993 se presenta en las listas (al Congreso y al Senado) por Almería.

Más noticias en Política y Sociedad