Público
Público

Los barones del PSOE, indignados con Torra, reclaman del Gobierno mayor contundencia

García Page dice que no se puede confundir "generosidad con ingenuidad" y que "los españoles no se van a quedar con los brazos cruzados". Juan Carlos Blanco justifica el tuit de Susana Díaz contra la actitud de Torra porque sus declaraciones "no fueron propias" de un president. Apoyan la posición de Sánchez, aunque creen que llegó algo tarde.

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5

El líder socialista Pedro Sánchez (2i), Patxi López (3d), el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara (2d), el de Aragón, Javier Lambán (d), el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (i), y la de Baleares, Francina Armengol (3i), a su llegada a la Escuela de Gobierno del PSOE. EFE/Fernando Villar

Lo ocurrido en Catalunya durante el aniversario 1-O y el ultimátum dado por el president catalán Quim Torra este martes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha provocado la indignación de gran parte de los barones del PSOE con el presidente de la Generalitat, y aunque dan su pleno respaldo al Ejecutivo, algunos dirigentes piden y esperan más firmeza y contundencia para frenar esta nueva deriva secesionista y violenta.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, fue el más crítico con los incidentes ocurridos en Catalunya y las palabras de Torra. Para García-Page, los independentistas pueden seguir "apretando" lo que quieran, "pero los españoles saben muy bien qué es España y nunca van a estar con los brazos cruzados".

El presidente castellano-manchego, según informa Europa Press, indicó que la Carta Magna puede ser "inclusiva y generosa" pero avisó que "una cosa es la generosidad de la Constitución y otra cosa la ingenuidad", dando a entender que podría volver a aplicarse el artículo 155 si se mantiene esta actitud por parte del Gobierno catalán. En todo caso, según fuentes consultadas cercanas a García-Page, defiende que el Gobierno actúe con mayor firmeza si fuese necesario.

Igual de indignado con Torra se mostró el portavoz de la Junta de Andalucía, Juan Carlos Blanco, quien manifestó este martes a Público que no es de recibo que el presidente de una comunidad autónoma se convierta en "jaleador de radicales".

Blanco justificó un tuit crítico contra Torra que hizo publico la noche del lunes la presidenta andaluza, Susana Díaz, porque se mostró indignada con las imágenes que estuvo viendo del intento de asalto al Parlament de Catalunya, y tuvo que hacer un llamamiento a responsabilidad.

Para el portavoz, es insólito que un presidente de comunidad "sea capaz de alentar y llamar a apretar a un movimiento de corte totalitario", y eso fue lo que provocó el enfado de la presidenta y su reacción.

Aunque en privado hay algunas críticas a que Sánchez no se pronunciara la misma noche de los acontecimientos, el portavoz de la Junta andaluza no quiso entrar en la polémica y aseguró que "Sánchez esta mañana también sido muy explícito en la condena de lo ocurrido en Catalunya".

Más prudente se mostró el presidente valenciano, Ximo Puig, quien negó que el Gobierno no estuviera siendo contundente, y aclaró que para serlo no hace falta ser estridente.

Puig en lo que sí coincidió con sus compañeros en censurar la actitud de Torra a quien le pidió que asuma su responsabilidad y no genere mas violencia", dijo

Por su parte, el presidente de Aragón, Javier Lambán, calificó de "grotesco" que "representantes de la derecha independentista catalana, sin duda la derecha más injusta socialmente y más corrupta de este país, esté aplaudiendo los desmanes y las barbaridades de los antisistema catalanes".

Lambán dijo sentir vergüenza por la imagen que Catalunya está dando en el mundo y que esto sea permitido por el presient de la Generalitat.

Además de la indignación, la mayoría de los dirigentes territoriales del PSOE también están preocupados porque la postura del Gobierno se va a mirar con lupa en sus comunidades autónomas, donde hay una amplia mayoría social partidaria de no hacer cesiones especiales a Catalunya y no caer en lo que se considera "el chantaje de los independentistas".

De hecho, la mayoría de estos barones siempre frenaron a Sánchez en sus acercamientos a los partidos nacionalistas o independentistas, mostrándose en muchas ocasiones contrarios a sus decisiones como secretario general del PSOE. 

Pero, de momento, hay un margen de confianza en la acción de Sanchez, aunque sí hay una crítica unánime a las valoraciones hechas por el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en las que consideró como "asumibles" los incidentes que ya por la mañana se estaban produciendo en Catalunya. "Fue un error de valoración muy grave porque, aunque no se habían producido los incidentes de la noche, ya había cortes de trenes y de carreteras, y eso no se puede considerar como asumible", manifestó un dirigente territorial.