Público
Público

El calendario legislativo del Grupo Socialista Eutanasia, la derogación de parte de la ley mordaza y de la reforma laboral, las prioridades para antes de fin de año

El aumento de los proyectos del Gobierno —más los que aún tenía pendientes el Grupo Socialista— y los vetos que se han levantado a numerosas propuestas hacen inviable poder aprobar todo lo que está pendiente aunque se agote la legislatura.

Publicidad
Media: 4.90
Votos: 10

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la primera sesión de control al Gobierno en el Congreso del nuevo curso político. EFE//Mariscal

Se podía cantar aquello de “no hay cama pa tanta gente” para explicar que no hay tiempo para tramitar y aprobar la catarata de propuestas, proyectos, reformas y derogaciones que, a día de hoy, están pendientes de su recorrido legislativo.

El aumento de las propuestas que salen cada viernes del Consejo de Gobierno de Pedro Sánchez —más las ya registradas por el Grupo Socialista cuando estaba en la oposición— y el más de medio centenar de vetos de la Mesa que levantó el Gobierno, en su mayoría de propuestas de Unidos Podemos, hacen casi inviable su aprobación, aún en la hipótesis de que se agotara la legislatura.

Es por ello, que desde el Grupo Socialista se quiere ordenar un calendario de prioridades y de actuaciones al menos para este periodo de sesiones y para el que se iniciará en febrero de 2019, donde no se contempla en un principio un adelanto electoral.

Pero, incluso, en estos dos períodos de sesiones no habrá demasiado tiempo de legislar, ya que siempre que llegan unos Presupuestos Generales del Estado a la Cámara Baja ocupan la mayor parte de actividad parlamentaria, relegándose los otros temas.

Así, en los dos meses y medio que restan hasta final de año —con Presupuestos y numerosos días festivos de por medio—, el objetivo del Grupo Socialista y del Gobierno se centra en intentar aprobar la ley que regula la eutanasia, un compromiso adquirido por la propia portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, y para la que existe mayoría parlamentaria.

También se quiere tramitar en este tiempo la derogación de algunos artículos de la denominada ley mordaza. Según fuentes del Grupo Socialista, está muy avanzado el acuerdo, aunque hay discrepancias todavía en cuanto a qué artículos se derogarán.

Asimismo, parte del articulado de la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP se quiere tumbar, ya que no hay mayoría parlamentaria para derogar completamente la reforma.

En estos tres asuntos, lo que el Grupo Socialista busca es asegurarse plenamente el acuerdo y la mayoría necesaria para que salgan adelante. No se quieren patinazos en las votaciones que visualicen todavía más la precaria mayoría que tiene en el Congreso el grupo que sustenta al Gobierno.

Lo que ya nadie aventura es cuándo se llevarán a Pleno temas como los proyectos para luchar contra la brecha salarial, la ley de igualdad de trato y no discriminación, las tasas judiciales, el desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, la eliminación de los aforamientos, la mejora de las pensiones de viudedad, las medidas energéticas, todas la reformas en materia de pensiones y de vivienda, o todos los temas relaciones con la memoria histórica.

Además, a todo esto se añade que la mayoría de la Mesa de la Cámara Baja esté en manos de PP y Ciudadanos, contrarios a una gran parte de esas propuestas. No parece que vaya a facilitar la habilitación de periodos sin actividad plenaria —como podría ser enero— o ampliar las jornadas semanales para facilitar los debates.

El Grupo Socialista, no obstante, tiene el empeño de llevar a Pleno el mayor´número de propuestas posibles para su aprobación y todavía confía en que puedan salir adelante muchas de ellas antes de la convocatoria electoral. Y las que se queden a las puertas pasarán directamente al programa electoral de los socialistas para las próximas elecciones.