Público
Público

Ceses Ciudadanos Nueva crisis en Ciudadanos a dos meses de su asamblea extraordinaria: ceses, dimisiones y críticas internas a la falta de transparencia

Las explicaciones dadas por el presidente de la gestora, Manuel Bofill, para justificar los ceses no se sostienen, según el reglamento. Asegura que los estatutos "exigen" que los portavoces sean cargos públicos u orgánicos, pero no es cierto.

El secretario general en funciones de Ciudadanos, José Manuel Villegas (d) junto a la portavoz en el Congreso Inés Arrimadas (c) y el secretario de organización, Fran Hervías (i) junto a otros cargos del partido. EFE

marta monforte

La dimisión de Albert Rivera dejó a Ciudadanos en estado de shock. El que fuera presidente del partido durante 13 años abandonó la vida pública tras pasar de 57 a 10 escaños en apenas seis meses. Tras su marcha, la Ejecutiva del partido se disolvió y se conformó una nueva gestora —con polémica de por medio— de corte continuista, que actualmente ejerce como órgano interino hasta la celebración de la asamblea extraordinaria que tendrá lugar el 15 de marzo y en la que se decidirá el nuevo rumbo de Ciudadanos: la persona que lo lidera y la estrategia a seguir.

De los 16 miembros que conforman la dirección provisional de Ciudadanos, 10 formaban parte del equipo de Rivera. En la secretaría general sigue al mando José Manuel Villegas y en la de organización, Fran Hervías, dos de los 'hombres fuertes' del exlíder de Cs. El presidente de la gestora, Manuel Bofill, esgrimió que no estaba legitimado para realizar cambios de calado. Sin embargo, esta gestora ha realizado 60 nombramientos que afectan a direcciones de Ciudadanos en Aragón, Catalunya, Extremadura, La Rioja, Cantabria, Murcia, Asturias, Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, País Valencià y Andalucía.

Asimismo, la gestora ha cesado a varios cargos. Entre ellos a Ignacio Prendes, portavoz del comité autonómico en Asturias y exvicepresidente de la Mesa del Congreso, y a Orlena de Miguel, portavoz en Castilla-La Mancha, miembro de la anterior Ejecutiva. Ambos votaron en contra de la nueva organización. Prendes alzó la voz durante el Consejo General de Ciudadanos celebrado el día 30 de noviembre y reprochó a la formación su falta de autocrítica: "Un partido que no da explicaciones a sus afiliados ni hace un análisis de los resultados ni asume responsabilidades pierde el favor de los votantes y de los afiliados", fueron sus palabras. "El nombramiento de esta Gestora es un mal mensaje para los afiliados y para la sociedad española", señaló. 

Este martes han recibido la notificación de su cese mediante un "escueto" email enviado por Villegas a las 16.27 horas, según explican los afectados. Sin más explicaciones—anterior o posteriormente— y sin llamadas. Tanto Prendes como De Miguel no ocultan su sorpresa ante el cese y, especialmente, ante la forma de trasladarlo: "Solo me comunican que han decidido cesarme y nombrar a otra persona. Y que me agradecen los servicios prestados", detallan. Estos dos ceses han provocado una cascada de dimisiones orgánicas. La más significativa, la del vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, enmarcado en el sector crítico, que ha renunciado a la secretaría regional de programas. 

"Las decisiones que se tomaron van contra la imparcialidad que debería de regir en un órgano que debe ser neutral", ha señalado este miércoles Igea, en una entrevista en Cadena Ser, calificando la decisión de la gestora de "innecesaria" ya que, a su juicio, "solo añade más dolor". "Para resolver la crisis tenemos que llegar a la asamblea. Lo que hacen es premiar y castigar a personas que han sido absolutamente leales". El dirigente castellanoleonés ha amagado, incluso, con presentarse a la asamblea extraordinaria y confrontar la presidencia del partido a Inés Arrimadas, la actual portavoz en el Congreso y la única persona que ha dado un paso al frente: "Si su modelo de partido es este, sí, nos presentaremos".

Las explicaciones de la gestora no se sostienen

Después de producirse los ceses y nuevos nombramientos en los canales oficiales de comunicación de Ciudadanos, se produjo un apagón informativo. Los periodistas que habitualmente cubren la información a nivel nacional de la formación no dispusieron de un listado con los nombramientos —remitido, finalmente, este miércoles por la tarde tras las insistentes peticiones— ni de los ceses aprobados  —información que el partido no ha hecho pública— este lunes. La respuesta: que ya se lo comunicaron a los nuevos portavoces comunidad a comunidad.

El pretexto para justificar su cese es que ni Prendes ni De Miguel ocupan cargo institucional alguno (en concejalías, parlamentos o diputaciones). Tampoco Beatriz Pino o Joan Mesquida. Este último fue investigado por la fiscalía del 'caso Cursach’ por agilizar trámites al grupo empresarial en Calvià y recibir entradas para David Guetta a cambio. Ellos sí son miembros de la Gestora provisional y han sido recién nombrados portavoces en Galicia y Baleares, en cuyos casos no ha habido obstáculo.

El presidente de la gestora ha acudido este miércoles a Almería en el marco de los encuentros que están organizando desde el partido con los afiliados en distintas localidades. Allí ha tratado de explicar el criterio que ha seguido el órgano de dirección para cesar a Prendes y De Miguel, junto con otros cargos: "Después de las elecciones del 10-N hay personas que no tienen cargo público o cargo órganico y antes lo tenían. Los estatutos exigen que para ser portavoz has de ser cargo público u orgánico, la gestora no puede hacer otra cosa que ajustar esta realidad a los nombramientos", ha indicado Bofill.

Ignacio Prendes en el Congreso.

Sin embargo, en los estatutos de la formación a los que alude Bofill, no se indica ese requisito. Según reza el punto 5 del artículo 23, "serán miembros del comité autonómico los coordinadores de los comités provinciales; en las comunidades autónomas uniprovinciales, los coordinadores de las agrupaciones o, si los hubiese, los coordinadores de los comités territoriales. También serán miembros los principales representantes institucionales de la comunidad autónoma hasta un máximo de cinco, un portavoz nombrado por el Comité Ejecutivo y hasta un máximo de cinco miembros nombrados por el Comité Ejecutivo". Es decir, es posible ser portavoz autonómico si así lo desea la Ejecutiva, no siendo necesario desempeñar un cargo público en ayuntamientos, parlamentos o diputaciones.

Tras estas declaraciones, desde la formación se apresuraron en enmendar las declaraciones de Bofill, alegando que la Comisión Gestora había mantenido "los criterios aplicados anteriormente por la Ejecutiva, en los que para ostentar el cargo de portavoz del partido éste debe ser cargo orgánico nacional o cargo institucional de Ciudadanos". No es una exigencia, es una decisión libre del órgano.

Además, el reglamento de organización y funcionamiento de la comisión gestora, aprobado con fecha del 30 de noviembre de 2019, establece que "las competencias se limitarán a los asuntos de dirección y administración ordinarias, salvo que razones de urgencia aconsejen, de manera debidamente justificada, resolver sobre cualquier otro asunto". En el punto 10 del mismo, indican que se pueden "nombrar delegados para el desempeño de las funciones de la Gestora en los ámbitos territoriales y funcionales en que así lo aconseje la mejor eficacia de sus competencias", sin embargo, este apéndice no incluye a los portavoces autonómicos.

Tras celebrarse la primera Junta de Portavoces que da inicio a esta nueva legislatura ha sido Edmundo Bal, y no Inés Arrimadas, quien ha atendido a los medios de comunicación. El diputado de Ciudadanos se ha desvinculado de los ceses de críticos y ha señalado que la candidata a liderar el partido no tenía 
conocimiento previo de los nombramientos y destituciones realizadas. 

Más noticias de Política y Sociedad