Público
Público

Las cloacas de Interior Cosidó: "No tenía conocimiento de que se grabara al ministro del Interior"

El ex director general de la Policía comparece este martes en el Congreso para dar cuenta de "la estructura paralela" que existía en el Ministerio del Interior de Fernández Díaz. Ignacio Cosidó se ha ratificado en las declaraciones que hizo en la anterior comisión de investigación de 2017 y ha afirmado que no hablaba ni con el DAO Eugenio Pino ni con Villarejo. 

Ignacio Cosidó en la Operación Kitchen
El ex director general de la Policía, durante su comparecencia este martes en la Comisión Kitchen del Congreso de los Diputados. PÚBLICO

Este martes le ha tocado el turno al ex director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, que ha pasado por el Congreso de los Diputados para explicar en la Comisión Kitchen lo que supiera de "la estructura paralela en el Ministerio del Interior", donde ha dejado claro su desconocimiento "negligente", en palabras del diputado de ERC Gabriel Rufián, aunque deja en tela de juicio la declaración de otros comparecientes, como el comisario Enrique García Castaño, que confesó haber grabado al ministro Jorge Fernández Díaz en su despacho. Cosidó ha sido tajante al responder al diputado catalán que "no tuve conocimiento de que se grabara al ministro en su despacho", de la misma manera que el exministro tampoco la tenía según declaró en la comisión celebrada en 2017.

Rufián también ha preguntado a Cosidó por su conocimiento sobre la extraña vida laboral del comisario José Manuel Villarejo y por el informe sobre la compatibilidad que se hizo en el año 2015, a raíz de hacerse público el emporio empresarial del policía. Cosdió había reconocido que Villarejo estaba destinado en la DAO, "aunque no se le veía mucho por ahí", debido a que su despacho estaba en su oficina de Torre Picasso a donde le solía llamar el propio DAO, Eugenio Pino. 

La excedencia y el ascenso de Villarejo

El ex director general de la Policía ha recordado que Villarejo se fue de excedencia en el año 82, siendo inspector, y regreso a la policía en el año 93, siendo más tarde ascendido a comisario. Según la información remitida al juzgado de Tándem, Villarejo fue ascendido a inspector jefe en 1986 estando de excedencia, algo que es completamente irregular según la normativa policial. De hecho, Cosidó se ha quedado extrañado ante la pregunta del diputado Gabriel Rufián: "¿Es normal que a un señor en excedencia se le ascienda?" A lo que se ha quedado pensando y ha terminado por decir: "No es muy normal, pero se aleja mucho de mi etapa como director".

Excedencia ascenso Villarejo
Extracto de un informe del sumario Tándem donde se recoge la vida laboral de Villarejo, la excedencia y sus ascensos. PÚBLICO

Es más, el propio José Ángel Fuentes Gago, que es quien realizó el informe de compatibilidad, reconoce que esta compatibilidad para crear su emporio empresarial no fue solicitada al Ministerio de Administraciones Públicas por Villarejo, por lo tanto su situación era de infracción grave hasta su jubilación y de ahí que esté procesado por delitos de cohecho. Pero lo cierto es que nadie se ha preocupado hasta el momento de preguntar al mismo ministerio si realmente le fue concedida la excedencia a Villarejo en 1982 o si sólo fue una retirada pactada dentro de Interior y no regularizada por los cauces de cualquier otro funcionario.

El diputado socialista le ha interrogado por lo declarado por el comisario José Manuel Villarejo acerca de que fue el dirigente popular quien le puso en contacto con el ex jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, para encargarse de la Operación Kitchen."Conocí a Marcelino Martín Blas siendo director general de la Policía", le ha contestado Cosidó al diputado socialista. Más tajante ha sido sobre las declaraciones de vertidas por Villarejo sobre la relación que mantenían: "Usted puede creerse todo lo que ese señor ha dicho, pero se lo voy a explicar: jamás he hablado con el señor Villarejo, ni le he llamado ni he comido con él".  

Cosidó también ha añadido que él no tuvo nada que ver en el nombramiento del Director Adjunto Operativo (DAO) Eugenio Pino, "ya que ese nombramiento lo hace directamente el ministro del Interior". Esta afirmación ya la hizo en la anterior comisión de investigación de 2017, sobre las grabaciones de Fernández Díaz en su despacho, cuando relató que su comunicación con el comisario Pino era nula y que éste hablaba directamente con el ministro y el entonces secretario de Estado, Francisco Martínez, que asimismo comparecerá este martes en el Congreso. 

Cosidó ha sido también tajante al afirmar que "no conocí ninguna estructura operativa paralela" y al señalar que el artículo 126 de la Constitución dice que la Policía Judicial depende de jueces, fiscales en términos de investigación del delito. Los únicos que tienen capacidad para dar órdenes son los tribunales y, por lo tanto, "yo tenía pleno conocimiento de lo que entraba dentro de mis competencias, pero no de la policía judicial, que no es mi competencia".

Es decir, "el director de la Policía no dirige las investigaciones judiciales, las investigaciones las dirigen jueces y fiscales", ha recalcado Cosidó.

Sobre PISA y Martín Blas

La diputada de Podemos, Sofía Castañón, le ha preguntado si conocía la existencia de una operación entorno Bárcenas, a lo que el exdirector de la Policía ha ceñido su conocimiento a la que estaba llevando a cabo "la UDEF en relación con Bárcenas en la Audiencia Nacional". 

Sin embargo el 14 de diciembre de 2020 aparece publicado en prensa unas declaraciones de Eugenio Pino que este le había trasladado la existencia de un confidente, a lo que Cosidó ha eludido responder y lo único que ha reiterado es que no tenía conocimiento. 

A preguntas de la diputada de Podemos el exdirector general de la Policía ha vuelto a asegurar, como hizo en 2017 a su compañero Rafael Mayoral, que "no encargué ningún trabajo ni ningún informe sobre su formación", desentendiéndose así del conocido Informe P.I.S.A (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) elaborado en la Dirección Adjunta Operativa por el jefe de gabinete de Eugenio Pino, José Ángel Fuentes Gago, y por el hombre de María Dolores de Cospedal, el ahora comisario Andrés Gómez Gordo. 

Sobre el cese del comisario Marcelino Martín-Blas ha explicado que se debía a "la pérdida de confianza de su jefe inmediato, en este caso el señor Eugenio Pino, y además porque en determinadas unidades especialmente complejas como Asuntos Internos es necesaria una rotación. Se me hizo una propuesta de nombramiento de un jefe que venía de la lucha contra la droga y me pareció un perfil magnífico". Sin embargo, hace seis años su opinión fue más clara "le parecía injusto la destitución del comisario Martín-Blas", ha señalado la diputada de Podemos. 

Más noticias