Público
Público

cloacas de Interior El hermano cura de Villarejo fue la conexión con varios protagonistas de sus negocios 

En los atestados del registro a las oficinas y domicilios de Villarejo aparecen documentos donde su hermano y sacerdote Pedro Villarejo es mencionado como partícipe en procedimientos por los que el excomisario tenía interés. Asimismo, es señalado tanto por David Valadez , protagonista del caso Astapa como por Adrián Beloso-Baker como la persona que les puso en contacto con el autoungido como "agente encubierto".

El excomisario José Manuel Villarejo, en los juzgados de plaza de Castilla | EFE

Diversa documentación incluida en el sumario Astapa contiene indicios sobre el modo en que se inició la investigación policial de la Operación Astapa que devino más tarde en el procedimiento judicial en el juzgado de Estepona bajo el mando entonces de la magistrada Isabel Conejo, la misma que instruyó la denuncia contra el origen del ático del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Además de indicios sobre el interés y papel jugado por Jose Manuel Villarejo, su socio Juan Carlos Escribano, el ubicuo agente de policía con número de placa 78.777 y los sospechosos habituales, se incluyen otros sobre la participación consciente o inocente del hermano del comisario, Pedro Villarejo Pérez, sacerdote carmelita y párroco de de Estepona. Él aparece como el hombre que presentó a Villarejo del denunciante que dio origen al caso Astapa, el concejal David Valadez.

Alcalde y concejal de Urbanismo

El caso Astapa se origina por una denuncia contra el alcalde del PSOE Antonio Barrientos y por prevaricación de su entonces compañero (o rival) de partido y concejal de Bienestar Social, David Valadez, junto a otra compañera. Dicha denuncia fue interpuesta el 16 de noviembre de 2006, pero no avanza hasta el 17 junio 2008, fecha en la que se produce la operación policial de detención del alcalde Antonio Barrientos y otros miembros de su equipo.

De las detenciones del 17 de junio de 2008 informó seis días después en Interviú Daniel Montero, quien luego fuera cofundador con Villarejo del digital Información Sensible. En la información de Interviú se incluyó una información bajo secreto de sumario: la operación Astapa se apoyaba en la captación de dos testigos protegidos por los “servicios de inteligencia de la Policía”. 

No es la primera vez que surge el nombre del hermano de Villarejo en relación con la actividad del excomisario: en el listado de documentos incautados en Torre Picasso está el MP47, "un conjunto de folios (7) titulado 'Pliego de preguntas para el testigo Pedro Villarejo'”

Tras la operación policial de junio 2018 todo son buenas noticias para David Valadez, el comisario Villarejo y allegados de éste. Así, de un lado, este concejal recoge el bastón de mando de la Alcaldía ya que, casualmente, son imputados junto al alcalde los tres concejales de su partido, el de Cultura, el de Urbanismo y el de Educación; los mismo que podían disputarle el puesto. Los tres fueron, no obstante, desimputados… tras el nombramiento como alcalde de Valadez.

Pero el concejal no solo se aupó a la Alcaldía, sino que se reservó las competencias en el área de Urbanismo, donde incluyó a Diego Lucas Villarrubia, una persona a la que Villarejo puso de administrador de sociedades tan estratégicas en su modelo de negocio como Sensible Code SL, la editora del ahora extinto diario digital Información Sensible. Con esta web, el excomisario ajustaba cuentas con sus enemigos. También figuraba, junto a Jorge Benseny Alonso, el hijo de Ángel Benseny -cara visible de Schola Iuriscomo vocal en la “asociación” Transparencia y Justicia, que se ha venido personando como "acusación popular" en los casos del interés del comisario y sus clientes.

Asimismo, y tras la toma de posesión del flamante nuevo alcalde, Villarejo y su socio Escribano ven concedida la licencia de ocupación para la promoción Mirador de la Calacuya denegación bajo el anterior Gobierno municipal por irregularidades, les había puesto en un serio aprieto financiero (por estar sin licencia de ocupación, no se podían escriturar o vender los pisos locales y áticos).

Denuncia en 2006, en  Madrid y en un contexto concreto.

Con respecto de la denuncia de Valadez de 16 de noviembre de 2006, varios hechos llaman rápida y poderosamente la atención a la investigación. De entrada, se da la circunstancia de que la denuncia se pone en Madrid y en la sede de la UDEF. Asimismo, Valadez fue atendido por el agente nº 78.777, una persona ubicua en varios de los procedimientos donde se palpa la presencia de Villarejo y que éste trata de justificar, autoungido de “agente encubierto” como “misión de investigación”.

Además de lo anterior debe destacarse la coincidencia temporal que señala el exalcalde denunciado en un escrito incluido en el sumario. Según expone Barrientos, la denuncia de Valadez de 16 de noviembre de 2006 se produce justo un día después de otra que Barrientos interpone en la Fiscalía y que atañe a las manifestaciones que Valadez realiza en las dos reuniones del grupo Socialista en el Ayuntamiento de Estepona, previa y posterior al Pleno en que debía aprobarse un convenio urbanístico. En la reunión previa, Valadez les informa -tras no poner objeciones a los informes técnicos que le son mostrados- que una "llamada que ha recibido del Ministerio del Interior" le impide votar el convenio en el próximo Pleno. En la reunión posterior, Valadez  habló acerca de supuestas "extorsiones" realizadas a un empresario por parte de algún cargo de Urbanismo perteneciente a “otro partido político”.

Tras ello, Barrientos, en su calidad de alcalde, puso dichas manifestaciones en conocimiento de la Fiscalia Anticorrupción, el 15 de noviembre de 2006, el día anterior a que Valadez se plantase en Madrid a denunciarle. Y no era la primera vez que Barrientos se dirigía a Anticorrupción con relación a posibles actuaciones irregulares en Urbanismo. Las denuncias están aportadas al sumario Astapa

La conexión del hermano sacerdote

El sacerdote Pedro Villarejo tenía contacto frecuente con David Valadez debido a que éste ocupaba la concejalía de Bienestar Social y, además, era miembro de una Fundación que gestionaba una Residencia Geriátrica de Estepona, en la que el religioso ostentaba la Vicepresidencia.

No es la primera vez que surge el nombre del hermano Villarejo en relación con la peculiar actividad del comisario. En el listado de documentos incautados en las oficinas de Torre Picasso está el marcado como MP47, que en la versión manuscrita del atestado se describe como "un conjunto de folios (7) titulado 'Pliego de preguntas para el testigo Pedro Villarejo'” y en la versión mecanografiada que confecciona la Unidad de Asuntos Internos, se describe como 'Conjunto de folios que contienen el pliego de preguntas para testigos de Pedro Villarejo'.

Por otro lado, en algunas bases de datos sobre registros mercantiles internacionales se identifica la sociedad Teresa Do Carmelo Corporación Inmobiliaria con sede en Republica Dominicana, donde figura como “director” Rafael Redondo Rodríguez, nombre que coincide con el socio y mano derecha de Villarejo. El nombre de la sociedad recuerda asimismo, a la orden carmelita a la que Pedro Villarejo pertenece.

Por último, en entrevistas concedidas a medios uruguayos, la persona que figura vinculada al hotel de Villarejo en Punta del Este,  así como a otros inmuebles en España, Adrian Beloso-Baker, relata que su contacto con el comisario tiene origen en la relación profesional que el sacerdote Pedro Villarejo tenía con él en su país de origen, Argentina, cuando el sacerdote estuvo allí destinado como provincial de la congregación de la orden carmelita.