Público
Público

Crisis del coronavirus El Gobierno debate aprobar nuevas medidas para autónomos y trabajadores, y la moratoria en alquileres

UGT y CCOO negocian suprimir la cuota de autónomo cuando cese la actividad y el cobro del desempleo para los permisos no retribuidos obligatorios. Piden una ayuda para los despidos del servicio doméstico que afectan sobre todo a mujeres. Los sindicatos exigen que se plasme que cualquier ayuda fiscal o de liquidez a las empresas sea condicionada al mantenimiento del empleo.

El lider de Podemos, Pablo Iglesias, junto al ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos (i), en el pleno del Congreso de los Diputados tras finalizar la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. EF
El lider de Podemos, Pablo Iglesias, junto al ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos (i), en el pleno del Congreso de los Diputados tras finalizar la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. EFE/Emilio Naranjo

Manuel Sánchez / Alejandro L. de Miguel

El plan de choque contra la crisis del coronavirus no está concluido. El pasado martes se quedaron temas encima de la mesa, y los sindicatos no están dispuestos a que pasen al cajón del olvido porque, según un dirigente de la UGT, "las medidas que aún faltan por tomar son las que afectan a los sectores más vulnerables".

En concreto, los sindicatos quieren que se aprueben dos iniciativas con las que ya contaban, pero que al final no entraron en el último decreto del Gobierno. Uno de ellos es que el permiso no retribuido obligatorio, que sí se aprobó, conlleve una prestación por desempleo, que no se aprobó.

Fuentes de la UGT no entienden que descayera su propuesta de supresión de cuota por cese de actividad, porque consideran que sí obedece a una causa de fuerza mayor

Los sindicatos quieren que sea generalizada, pero se está negociando que el pago del desempleo -que no contabilizaría al que ya estuviera acumulado- pudiera vincularse con cuidados a los hijos, mayores o personas dependientes.

El otro gran tema es la situación de los autónomos. Fuentes de la UGT no entienden que descayera su propuesta de supresión de cuota por cese de actividad, porque consideran que sí obedece a una causa de fuerza mayor, cuando es el Gobierno el que decreta el cierre de sus negocios. Al menos, quieren que de esta medida se beneficien los sectores afectados durante el estado de alarma.

Además, UGT volverá a poner sobre la mesa que haya una ayuda a los despidos en el servicio doméstico. El sindicato calcula que hay 300.00 personas en este sector regularizadas -y el 98% son mujeres-, y se están produciendo muchos despidos que no llevan aparejada la prestación por desempleo.

Finalmente, también quiere revisar los despidos que ya ha habido en sectores de establecimientos hoteleros o en el ámbito de la seguridad, que se han producido antes del decreto del Gobierno, ya que muchos de estos trabajadores no tendrán derecho a las medidas ahora aprobadas.

Los sindicatos quieren que puedan acogerse a ellas pero, además, exigen al Gobierno que todas las ayudas a las empresas, sean fiscales o en forma de avales para préstamos, se vean condicionadas al mantenimiento del empleo en todos los casos.

De hecho, los sindicatos valoran positivamente las medidas adoptadas hasta ahora y reconocen la buena voluntad del Ejecutivo, pero considera que todavía faltan temas importantes por abordar y que el plan de choque no está completo.

La disputa por la moratoria de los alquileres

A todo esto hay que unir que los sindicatos también creen imprescindible una moratoria en el pago de los alquiles, un tema que están provocando grandes discrepancias en el Gobierno. La moratoria de las hipotecas y de los alquileres ha sido una de las propuestas más peleadas por Unidas Podemos desde el inicio de las conversaciones en el Ejecutivo de coalición.

Las discusiones continúan, y no está claro cuándo podría ir a Consejo de Ministros pero, como ayer mismo reconoció el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, la moratoria de alquileres sigue estando encima de la mesa.

Iglesias admitió que aún se tendrán que dar pasos adelante para completar el plan de choque del Gobierno

El jueves, en su primera rueda de prensa en La Moncloa, Iglesias no quiso detallar plazos, pero dejó claro que va a seguir presionando para lograr la aprobación de esta medida. "Este Gobierno tiene que responder a la necesidad de cualquier persona que se vea en una situación de necesidad". "La Constitución Española dice que la vivienda es un derecho", incidía el vicepresidente segundo, recordando que lo aprobado es sólo "un primer paquete", pero aún "tendremos que seguir dando pasos adelante".

Paralelamente, la vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha enfriado las expectativas. En una entrevista en Antena 3, Calviño no ha descartado por completo este escenario, pero ha incidido en que el Ejecutivo debe "reflexionar" sobre la conveniencia de algunas medidas.

"Hay varias medidas que se habían propuesto, que pueden tener un efecto beneficioso desde una perspectiva, pero negativo desde otra". El pago del alquiler y de las hipotecas es distinto, decía, porque aquí "no tienes en el otro lado a un banco", sino a un ciudadano que puede depender de esta renta.

Por su parte, fuentes del Gobierno no quisieron concretar los temas que se están debatiendo, pero sí admitieron que hay margen el próximo martes para incorporar nuevas medidas para estos sectores.

En cualquier caso, si finalmente se aprueba alguno de estos puntos en el Consejo de Ministros del próximo martes, todavía sería posible que entrasen en el pleno convocado para el miércoles en el Congreso de los Diputados, para revalidar los acuerdos del pasado martes. Se ha convocado para la tarde del miércoles, y se ha advertido de que el orden del día estaba aún abierto. Eso sí, requeriría una reunión previa de la Mesa de la Cámara Baja, esa misma mañana. ​

Más noticias