Público
Público

CRISIS EN EL PP VASCO El PP vasco digiere la renuncia de Sémper en medio de un complicado panorama interno

La dirección autonómica abrirá el proceso para designar al nuevo responsable del partido en Gipuzkoa. También deberá buscar un nuevo candidato por ese territorio para las próximas autonómicas, en las que se juegan su supervivencia.

Publicidad
Media: 2.88
Votos: 8

Borja Sémper, durante la rueda de prensa ofrecida este martes en Donostia. EFE/Javier Etxezarreta

El balde de agua fría cayó este martes con fuerza en las filas del PP vasco. El año en el que sus dirigentes buscarán la remontada, una baja imprevista en el plantel obligará a mover fichas y acomodar almas: Borja Sémper, el verso libre de los conservadores, ha dejado el PP para irse a una empresa privada. Con su retirada de la política, el joven dirigente vasco, uno de los espíritus más críticos con la deriva derechista del partido, obliga a sus hasta ahora compañeros a pensar quién ocupará su lugar.

“Entendemos que hay que ver con normalidad que haya decidido abrir una nueva etapa en su vida”, afirmaban fuentes del PP vasco poco después de que Sémper compareciera ante los medios en la sede de Donostia para confirmar lo que a esa hora todo el mundo sabía: su abandono de todo cargo en el partido, tanto a nivel interno como en las instituciones públicas.

Sémper era muchas cosas. Se desempeñaba, por ejemplo, como portavoz del PP en el Parlamento vasco. También ejercía como concejal en Donostia tras una campaña hacia las elecciones municipales algo extraña: en las semanas previas a las elecciones locales del pasado 26 de mayo optó por no incluir las siglas del PP en su cartel electoral.

Asimismo, este dirigente político de 44 años ejercía desde noviembre de 2009 como presidente del PP de Gipuzkoa. Su capacidad de decisión se vio seriamente cuestionada en la confección de las listas para las elecciones generales de abril pasado –y también en su repetición de noviembre–, en las cuales Pablo Casado obvió sus preferencias e impuso como cabeza de lista por Gipuzkoa a Iñigo Arcauz, con quien Sémper no mantenía precisamente buenas relaciones.

Fuentes del PP vasco indicaron a Público que tras esta renuncia “la Junta Directiva de Gipuzkoa deberá designar un nuevo presidente”, mientras que en el Parlamento vasco también se nombrará un nuevo portavoz para lo que resta de legislatura.  

“Todo mi agradecimiento a mi amigo y compañero Borja Sémper por sus años de entrega a la actividad política. Empezó muy joven plantando cara al terrorismo. Ahora inicia una nueva etapa en la que le deseo la mayor de las suertes. Ha sido un honor defender contigo un País Vasco más libre”, escribió en Twitter el líder del PP vasco, Alfonso Alonso.

Los populares aún no han revelado su calendario de cara a la confección de listas para las próximas elecciones autonómicas, previstas inicialmente para después del verano. “Queda legislatura, así que de momento no se está trabajando en ello”, aseguraron.

Apuesta fallida

En el PP vasco son conscientes de la complejidad del momento. Tras recuperar por la mínima su representación en el Congreso, en 2020 tienen la tarea de evitar que continúe la sangría de votos y, al menos, mantener sus nueve escaños en el Parlamento vasco.

En Gipuzkoa ya no podrán contar con Sémper como su principal apuesta para las próximas elecciones. A raíz del escenario abierto tras su dimisión, la dirección del partido a nivel autonómico deberá consensuar una candidata o candidato que cuente con el respaldo de las distintas almas que conviven en el seno de los populares. La “vía Arcauz”, con designación impuesta desde Madrid, mostró que solo sirve para agrandar grietas que incluso pueden acabar con alejamientos de la política.

Más noticias en Política y Sociedad