Público
Público

Elecciones 2019 El PAR da calabazas a Casado y rechaza confluir con el PP para las generales

Los aragonesistas optan por mantener su propia identidad aunque no presentarán candidaturas a las generales, lo que rompe la actual coalición y la tendencia de otras formaciones autonómicas de centro-derecha como el Foro y UPN, que si se alían con los conservadores para el 28-A

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Reunión de la Eejcutiva del PAR. E.P.

“El Partido Aragonés (PAR) ha tomado la decisión de no concurrir a las elecciones generales y centrar toda su actividad política en las autonómicas y las municipales”, explicó el presidente del Par, Arturo Aliaga, tras la larga sesión de la ejecutiva de los aragonesistas que la noche del lunes acordó rechazar la propuesta del PP para concurrir coaligados a las generales del 28 de abril. “Es la decisión que conviene al Partido Aragonés”, añadió.

Los aragonesistas rechazan así reeditar una coalición que ya se produjo en las elecciones de 1996, 2011, 2015 y 2016 y que antes se había dado con AP (1982) y rompen la tendencia de las formaciones locales de ese ámbito que, como el Foro y UPN, que ha ampliado su coalición con los conservadores para el 26-M y el 28-A con un acuerdo para incluir a C’s en esta segunda convocatoria.

La oferta del PP, avalada por la dirección de Pablo Casado en Madrid, era tentadora para el PAR, que pasaría de tener dos senadores a ocupar el segundo puesto en las listas al Congreso en cada una de las tres provincias aragonesas, y que en el caso de las municipales incluía una plaza de salida en el Ayuntamiento de Zaragoza. Sin embargo, tras doce horas de reuniones entre la ejecutiva, la comisión permanente y algunos órganos territoriales, han optado por desestimarla.

“Estas decisiones tan importantes deben ser reflexionadas y meditadas”, dijo Aliaga, que añadió que “la realidad política del 2015 no es la realidad política del 2019” Y eso ha pesado, admitió. Un portavoz oficial del PP aragonés rechazó valorar la decisión del Par.

El riesgo de ser absorbidos por el PP

En la decisión han pesado varios factores entre los que destaca el serio riesgo de absorción que entrañaba esa propuesta para varios sectores del partido, ya que les situaba ante un horizonte que iba a desdibujar sus perfiles en lo político, con contradicciones obvias entre algunas de las posturas históricas y fundamentales del PAR y las del PP en, por ejemplo autonomismo (reclamación de más competencias frente a recentralización) y en materia de agua (defensa de la unidad de cuenca del Ebro frente a trasvasismo). Y también en lo institucional, ya que sus cargos se integrarían en los grupos populares de las distintas instituciones.

Ese riesgo de acabar absorbidos ya había llevado al PAR a romper con el PP tras las generales de 1996 que llevaron a La Moncloa a José María Aznar, cuya gestión orgánica incluyó la fagocitación de formaciones como Unió Valenciana y el debilitamiento de otras como Unidad Alavesa, para virar hacia el PSOE de Marcelino Iglesias, con el que gobernó doce años la comunidad antes de dar su apoyo a Luisa Fernanda Rudi en 2011.

Paralelamente, algunas decisiones como la participación de Aliaga, junto a PP, C’s y Vox, en la manifestación del 10 de febrero en Madrid había generado tensiones en una formación que entre 1990 y 2015 se definía como nacionalista.

“A mí no me gusta imponer”

Aliaga, partidario de reeditar la coalición, negó sentirse cuestionado por la decisión de los órganos del partido. “A mí no me gusta imponer -dijo-. Hasta los asuntos más elementales los traigo a la ejecutiva, y en este asunto no iba a tomar decisiones al margen de la ejecutiva y del territorio”.

Sin embargo, la mayor presencia de opositores a esa postura hizo que la decisión fuera tomada por asentimiento, sin someterla a votación. “Este partido funciona democráticamente”, anotó.

Finalmente, los aragonesistas, cuya representación en las Cortes autonómicas lleva varias legislaturas menguando aunque mantiene una amplia implantación en zonas rurales, especialmente en Teruel, se centrará en el 26-M y optará por reivindicar su identidad en un centro-derecha cada más fragmentado con “ese mensaje aragonesista potente, que es el que ha hecho a lo largo de 40 años sobrevivir a este partido”. “Aragón lo primero, dentro de España lógicamente”, añadió.

“Tenemos muy avanzadas las candidaturas y el programa autonómico”, señaló Aliaga, y cuentan con “más de 450 listas ya elaboradas” para las municipales, lo que supone casi dos tercios de los 731 municipios de la comunidad-
Por último, Aliaga rechazó avanzar nada sobre futuros pactos tras las autonómicas y las municipales. “No hay que presuponer nada -dijo-. Cuando veamos los apoyos que nos han dado los aragoneses decidiremos lo que convenga a los intereses de los aragoneses y del PAR”.

Algunos sondeos sitúan al PAR como pieza clave en dos de las tres eventuales coaliciones de gobierno que se aventuran en medios políticos aragoneses para la próxima legislatura: una con PP, C’s y Vox por la derecha y otra con PSOE y C’s más hacia el centro-izquierda, mientras quedarían al margen una hipotética reedición de la coalición de izquierdas entre socialistas, Podemos, Cha e IU.

Más noticias en Política y Sociedad