Público
Público

Elecciones 26-M Casado descarta realizar un congreso extraordinario pese a lo que ocurra el 26-M

No ha comenzado esta nueva legislatura y el líder del PP ya quiere que termine. El pobre resultado electoral el 28-A complica el liderazgo de un primerizo Casado, que ya ha afrontado dos citas electorales a falta de la tercera este domingo.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

El presidente del PP, Pablo Casado,2ºiz., la presidenta en funciones del Congreso,Ana Pastor, el secretario general del PP,Teodoro Garcia Egea,c., y el presidente en funciones del Senado, Pío Garcia Escudero.,d., durante la primera reunión de los grupos parlamentarios populares del Congreso y el Senado de la XIII Legislatura en el Congreso. EFE/J.J.Guillén

Hace 10 meses Pablo Casado era elegido —primarias mediante, las primeras de la historia del partido— nuevo líder del PP, en un congreso extraordinario organizado tras la marcha repentina de Mariano Rajoy del gobierno y, más tarde, de la presidencia del PP, forzada por la moción de censura impulsada por Pedro Sánchez a finales de mayo de 2018. Un año después, el PSOE es primera fuerza con 123 escaños y saca algo más de 3 millones más de votos al PP, que ha caído de 137 a 66, perdiendo más de la mitad de sus diputados.

No ha comenzado esta nueva legislatura y el líder del PP ya quiere que termine. El pobre resultado electoral en las generales complica el liderazgo de un primerizo Casado, que, desde su llegada al liderazgo del partido ya ha afrontado dos citas electorales a falta de la tercera este domingo: autonómicas, municipales y europeas. En la primera, el pasado mes de diciembre, aunque el PP cayó de manera acusada en votos y escaños, logró sumar con el resto de las fuerzas del bloque de la derecha y arrebató la Junta de Andalucía a los socialistas. Mas en esta segunda ocasión la fórmula PP, Ciudadanos, Vox ha estado lejos de reeditarse. 

A pesar de la debacle electoral, Casado se siente legitimado a seguir, al menos,  durante cuatro años más, y confía en consolidar su posición de líder de la oposición esta legislatura, un estatus que, a juicio del 'popular', le ha otorgado la ciudadanía con sus votos. "Somos la mayor representación de la oposición en las Cortes generales, no nos conformaos con liderar la oposición, ni vamos a entrar si quiera en esa discusión, queremos liderar España desde la oposición", ha asegurado el líder del PP ante su grupo parlamentario este mismo lunes.

En Génova descartan que pueda producirse cualquier cambio al frente del partido y también que Casado convoque un congreso extraordinario con este objetivo

Fuentes de la dirección del PP han descartado que se pueda producir un cambio al frente del partido y también que Casado, o cualquier miembro de su Ejecutiva, convoque un congreso extraordinario con este objetivo si, finalmente, se pierden plazas claves como la Comunidad de Madrid —donde la cúpula 'popular' está realizando una intensa campaña, ya que el líder del PP acudirá a tres actos en la región esta misma semana— u otros feudos como Castilla y León o Murcia. 

Estas mismas fuentes apuntan a que en las autonómicas de 2015 el PP ya perdió territorios como la Comunidad Valenciana, Castilla La-Mancha o Aragón y municipios como la capital o la ciudad de València. "Estuvimos a punto de perder Madrid también, se fue de un escaño —recuerdan desde Génova— y ya entonces se auguraban los peores pronósticos... luego ganamos las elecciones".

"No hay dos destinos", advierten desde el entorno de Casado en función del apoyo conseguido en las urnas, si no solo uno que es "ponerse a trabajar" y "sacar al equipo que tenemos" para construir una "alternativa de oposición" durante los próximos cuatro años, ya que dan por seguro que Ciudadanos no va a conseguir ese ansiado sorpasso al PP. 

¿Tiene Casado un rival con el que pueda disputar?

"Nadie pide ese cambio de liderazgo", alegan desde Génova. Es cierto que el líder del PP se ha sabido rodear de personas fieles —una jugada que reconocían este mismo lunes fuentes 'populares'— criticada por el sector 'sorayista' en privado, ahora sin peso orgánico, y por el exministro de energía Álvaro Nadal públicamente en una entrevista con el diario El Mundo  que conocíamos este lunes: "No es verdad lo que dice Casado de que se ha integrado el que ha querido". 

Aparentemente, no hay nadie en el partido que quiera o pueda disputarle a Casado el liderazgo del PP, porque aunque todas las miradas apuntan a Feijóo, éste ahora está centrado en reeditar la presidencia de la Xunta, dicen en su entorno. "Si no lo hizo hace nueve meses con el partido mejor situado... ¿qué sentido tendría hacerlo ahora? No va a venir a 'salvar' el PP", consideran.

Otros de los nombres que se barajan, como el de Juanma Moreno o Alfonso Alonso, barones del PP en Andalucía y Euskadi respectivamente, tampoco acaban de encajar, tanto por falta de apoyos como de inquietud personal por el puesto. "El PP da mucha libertad a los líderes territoriales en sus Comunidades, pero para controlar el partido necesitas gente en Madrid", afirman.

En la dirección ya han bautizado el próximo lunes como el comienzo de la "era Casado" cuya estrategia está dirigida a medio y largo plazo. "Esto son ciclos, ahora estamos abajo pero nos recuperaremos y nuestros 66 diputados trabajarán como 186". La tesis de la actual dirección es que hasta ahora el partido estaba en periodo de adaptación, pero ante este nueva legislatura Casado tendrá tiempo de validarse. En 9 meses el líder del PP ha dejado atrás a todos aquellos que no creían en su visión del partido. Ahora han disminuido —en cantidad— tanto los parlamentarios como, consecuentemente, las voces críticas dentro del mismo.

Más noticias en Política y Sociedad