Público
Público

Elecciones generales La derecha se aferra al 155 para intentar revalidar la mayoría absoluta en el Senado

Los 'populares' ya no pueden ir en coalición con Ciudadanos puesto que el plazo acabó la pasada semana y han dado con una solución alternativa: incorporar en sus listas a miembros del partido de Albert Rivera, que debe tomar una decisión antes del próximo 25 de marzo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Javier Ortega Smith, Santiago Abascal y Albert Rivera, con Pablo Casado y otros dirigentes de Vox, PP y Cs, en la manifestación para reclamar el adelanto de las elecciones. EFE

Una de las principales banderas de la derecha en esta campaña para las generales -que se celebran en poco más de un mes- es apelar a la aplicación del artículo 155 en Catalunya de manera "duradera y amplia". Pero para poder ponerlo en marcha, además de necesitar tener el control del Gobierno central, el bloque formado por PP, Vox y Ciudadanos también debe revalidar la mayoría absoluta que ahora ostenta en solitario el PP, que tiene 147 de los 265 asientos, un resultado que tratará de repetir en estos comicios.

Los de Casado tratarán de seguir utilizando el Senado a modo de cámara de resonancia para atacar a la oposición. En los últimos meses, desde el triunfo de la moción, los conservadores han forzado la maquinaria del órgano para llevar a cabo todo tipo de iniciativas en esta línea. 

No obstante, con un escenario tan fragmentado, la mayoría 'popular' corre peligro. La Cámara Alta se rige por el sistema mayoritario en las elecciones. Eso significa que en los territorios en los que el PP no sea el partido más votado, dejará de tener automáticamente tres senadores, y podría quedarse con uno o ninguno. Ese es el principal temor de los conservadores, que han hecho especial hincapié en la importancia de la institución y ha pedido que se concentre el voto en su partido.

El líder del PP apuesta por "optimizar" los votos para que no caigan del lado de la izquierda

En la prácticamente todas las circunscripciones (a excepción de las islas, Ceuta y Melilla) se escogen cuatro senadores, aunque en la papeleta únicamente se pueden marcar tres candidatos. Los cuatro con más sufragios, obtienen plaza.

El líder del PP  alega que no "merece la pena dividir el voto para que algunos escaños de centroderecha acaben convirtiéndose en escaños para Sánchez". A su juicio, estos votos se deben "optimizar" -no solo en el Senado, también en el Congreso-, para que no caigan del lado de la izquierda.

La tranquilidad de los 'populares' se ha visto truncada en el momento en el que un tercer actor ha entrado en el juego; un rival que es, al mismo tiempo, aliado. Con la llegada del partido de Santiago Abascal al tablero político, el PP teme el peor resultado de su historia. A los conservadores, que según los últimos sondeos serían segunda fuerza en ambas cámaras -por detrás del PSOE-, les dan entre 70 y 80 senadores, perdiendo prácticamente la mitad de los que ostentan actualmente.

La propuesta del PP: una lista conjunta al Senado con Cs

Tras el anuncio de elecciones, Casado y el resto de miembros de su equipo, propusieron a  Ciudadanos ir en listas conjuntas en el Senado, para evitar la división del voto. Los 'populares' están convencidos de que se deben "aunar esfuerzos" para ostentar el control de la Cámara, aunque ello conlleve renunciar a presentar candidaturas, como sugirieron a los de Rivera.

La formación naranja se negó a ambas propuestas y señala a Público que actualmente no hay conversaciones entre los dos partidos para establecer un acuerdo previo, un pacto que sí se ha materializado en Navarra, donde concurrirán juntos sumando con UPN. Los 'populares' ya no pueden ir en coalición con Ciudadanos puesto que el plazo acabó la pasada semana y han dado con una solución alternativa: incorporar en sus listas a miembros del partido de Albert Rivera, que debe tomar una decisión antes del próximo 25 de marzo, la fecha límite para presentar esas listas acorde con la normativa electoral.

Pablo Casado volvió a tenderles la mano esta misma semana proponiendo "una alianza de senadores por España y la Constitución" para sumar más escaños. Según ha podido saber este diario, ninguno de los dos partidos descarta que pueda haber este acuerdo "a posteriori" tras las elecciones del 28 de abril. "La voluntad del PP es mantener la mayoría en el Senado con sus propias siglas, pero está dispuesto a liderar fórmulas que garanticen que haya una mayoría constitucionalista que apoye el 155", señalaba recientemente Ignacio Cosidó, portavoz del PP en el Senado.

El último fichaje de la formación como número uno por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, también mostraba su sintonía a ir de la mano con el partido naranja. En una entrevista en el diario El Mundo, se declaraba partidaria de "sumar y unir fuerzas con Ciudadanos". "No sé si es una papeleta o dos o una marca, pero el futuro pasa por la unión", respondía la 'popular'.

El PP ha intentado emular la estrategia también con Vox, a quien le pide que no presenten a sus propios candidatos apelando a "la unidad de España", pero éstos ya han respondido que se presentarán y  sostienen que en algunas autonomías están por encima de los 'populares'. Desde la formación de extrema derecha señalan que su compromiso es "representar a los españoles en las elecciones generales presentando candidaturas en todas las circunscripciones electorales y mantiene su compromiso frente a las peticiones de otras formaciones políticas".

Maillo, Hernando y Floriano, relegados al Senado

Tres de los hombres fuertes en la época de Mariano Rajoy, el ex vicesecretario de Comunicación y coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, el exvicesecretario de organización, Carlos Floriano, y el exportavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, dejan el primer puesto en las candidaturas de sus respectivas provincias al Congreso (Zamora, Cáceres y Almería) y la nueva dirección los sitúa en el Senado.

La candidatura de Hernando llega después de que el conservador solicitase incorporarse a la lista para las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán el 26 de mayo, donde esperaba encontrar un hueco. Sin embargo, Pablo Casado ha optado al final por buscarle encaje en la Cámara Alta para formar parte de los "senadores del 155", su lema para estos comicios.

El presidente del Senado, Pío García Escudero, será el número uno del PP por Madrid. Quien no repetirá en las listas será Ignacio Cosidó, el hasta ahora portavoz del PP en el Senado. El conservador obtuvo su plaza por designación autonómica y seguirá hasta las elecciones del 26 de mayo, pero tras hacerse públicos los chats en los que se jactó de controlar el Tribunal Supremo y las informaciones que le involucran en el caso Kitchen, su candidatura despertaba ciertas incomodidades en el seno del partido.

Más noticias en Política y Sociedad