Público
Público

Elecciones en Madrid Ciudadanos desaparece del mapa político madrileño y su futuro se oscurece

La candidatura de Edmundo Bal no logra ningún escaño en la Asamblea y el partido de centro vuelve a obtener un nuevo batacazo electoral tras los malos resultados del 14 de febrero en Catalunya.

El candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid por Ciudadanos, Edmundo Bal, en la sede de su formación desde donde seguirá los resultados de las elecciones celebradas hoy martes en Madrid.
El candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid por Ciudadanos, Edmundo Bal, en la sede de su formación desde donde seguirá los resultados de las elecciones celebradas hoy martes en Madrid. Javier López / EFE

Las elecciones de la Comunidad de Madrid confirman la caída libre de Ciudadanos. La formación naranja no ha conseguido entrar en la Asamblea y en tan solo dos años ha pasado de los 26 escaños que Ignacio Aguado logró en 2019 al ostracismo absoluto; de mirar de tú a tú al PP a ser fagocitado por esta misma formación. El fracaso de la candidatura liderada por Edmundo Bal oscurece aún más el futuro del partido, que hace unos meses ya se llevó el primer batacazo al perder 30 escaños en los comicios de Catalunya del 14 de febrero.

"Estamos en una noche dura para el centro político, la moderación y la sensatez", ha valorado Bal, para terminar asegurando que las urnas han dejado "un mal resultado" para Ciudadanos, pero sobre todo para "los madrileños y españoles". 

Bal: "Estamos en una noche dura para el centro político, la moderación y la sensatez"

La desaparición de Cs del tablero político madrileño llega unos meses después de que los naranjas trataran de dar un golpe de efecto para frenar su caída libre. Fue en Murcia. Allí, los liberales pactaron una moción de censura con el PSOE que terminó volviéndose en su contra tras un episodio de transfuguismo que no sólo debilitó su imagen, sino que sirvió de pretexto para que Díaz Ayuso adelantara unos comicios letales para una formación como Ciudadanos.

Tras la desaparición de Cs en la Comunidad de Madrid, el futuro del partido se oscurece y el margen de actuación se agota. El discurso de moderación de Edmundo Bal y su capitalización del espacio de centro ha resultado ser un fracaso en Madrid, donde el grueso de sus votantes ha virado hacia la derecha sin prestar apenas atención a los guiños que Ángel Gabilondo lanzó durante la campaña electoral. 

"Vamos a seguir trabajando desde este partido, porque sabemos qué es lo correcto: concordia, moderación y pragmatismo"

El propio Bal se ha aventurado tras los resultados a mirar al futuro difícil que espera a su partido. "Dentro de un año y medio habrá elecciones en Madrid y allí encontrarán a Ciudadanos mas vivo que nunca", ha dicho, para terminar ensalzando la necesidad de seguir apostando por un discurso basado en la moderación.  "Vamos a seguir trabajando desde este partido, porque sabemos qué es lo correcto: concordia, moderación y pragmatismo. Somos el antídoto de los extremos y la polarización. Aunque sea un mal resultado, mañana nos vamos a levantar para seguir trabajando por lo mismo".

Si bien, el candidato ha reclamado que el partido se mantenga en la línea del centro –tanto fuera de las instituciones como dentro de los ayuntamientos y asambleas donde mantiene representación–, la caída de Cs en Madrid reabre un debate interno difícil sobre la necesidad de explorar una fusión con el PP y evitar así la desaparición absoluta

En cualquier caso, el tropiezo de Ciudadanos vuelve a poner sobre la mesa el difícil encaje del centro político en España. Así, la radicalización de la derecha ha dinamitado las aspiraciones de sobriedad y templanza de Bal, quien, a pesar de todo, tuvo a bien no renunciar a su acta en el Congreso de los Diputados antes de asumir la difícil tarea de rescatar al liberalismo madrileño.

Más noticias