Público
Público

Las elites económicas y políticas vuelven a Davos para dictar sus recetas de siempre

Luis de Guindos encabezará la representación española ante la ausencia de Mariano Rajoy. Sus homólogos François Hollande, Angela Merkel y Matteo Renzi sí acudirán a la cita.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un agente de seguridad camina delante del logotipo del Foro Económico Mundial, en el Centro de Congresos de la localidad suiza de Davos. EFE

La élite empresarial y política del mundo se encontrará en los Alpes suizos esta semana para su reunión anual en la que realizará una serie de proyecciones y marcará los objetivos económicos para 2015.

Más de 1.500 líderes empresariales y 40 jefes de Estado o de Gobierno participarán en la reunión entre el 21 y el 24 de enero del Foro Económico Mundial de Davos (WEF, por su sigla en inglés) en el que se abordarán temas muy diversos.

La reciente eliminación del tipo de cambio mínimo del franco suizo frente al euro, así como la nueva amenaza geoestratégica que representa la expansión del integrismo, captarán buena parte de la atención en el Foro de Davos.

Asuntos muy de actualidad, como la escalada de conflictos, el riesgo de pandemias, la divergencia en el crecimiento económico entre países y el nuevo contexto energético -con el precio del petróleo en niveles históricamente bajos e inversiones sin precedentes en energías renovables- son igualmente parte de la agenda.


Los organizadores han confirmado la asistencia de 2.500 representantes de 140 países, quienes este año serán invitados en debates y talleres ha centrar sus discusiones en el presente, más que a intentar proyectar lo que ocurrirá en el futuro.

La complejidad del contexto mundial requiere restaurar la confianza y estabilidad. Los debates de futuro quedarán en segundo plano

La complejidad y complicación que caracterizan el contexto mundial así lo requieren, con una necesidad profunda de restaurar la confianza y estabilidad.

El futuro de Ucrania, en relación al conflicto que mantienen con su vecino ruso desde hace cerca de un año, será evocado por su presidente Petro Poroshenko el día de la inauguración del Foro y antes del discurso de apertura, que en esta 45º edición estará a cargo de la presidenta de Suiza, Simonetta Sommaruga.

Cuna de la Primavera Arabe, Túnez estará representada por su nuevo presidente, Béji Caid Esbessi, elegido en diciembre. El presidente egipcio Abdel Fatah al Sissi viajará igualmente a Davos, como lo harán también el presidente de Francia, François Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Gobierno italiano, Matteo Renzi.

Se ha anunciado también que China enviará la delegación de más alto nivel desde 2009, que estará encabezada por su primer ministro Li Keqiang.

La presencia de líderes políticos latinoamericanos será escasa, a diferencia de otros años

En esta edición, la presencia de líderes políticos latinoamericanos será escasa, a diferencia de otros años, con la presencia anunciada de sólo dos jefes de Estado, el peruano Ollanta Humala, y el panameño Juan Carlos Varela, en una charla que tendrá lugar el jueves por la noche.

Su título será "América Latina: el camino por delante" y versará sobre cómo los gobernantes pueden promover un crecimiento inclusivo y reforzar las sociedades.

Al día siguiente, viernes, Ollanta intervendrá en un debate sobre cómo afrontar la cuestión del cambio climático sin descuidar el desarrollo ni el crecimiento, al lado del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Klim, y del presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete.

Asimismo, los ministros de Economía de Colombia, de Brasil y de Perú, acompañados de los gobernadores de los bancos centrales de México y Brasil, discutirán con el público sobre las proyecciones económicas de América Latina.

La política monetaria a nivel global será abordada por los responsables de los bancos centrales de Francia, Italia, Japón y Suiza

La política monetaria a nivel más global será abordada por los responsables de los bancos centrales de Francia, Italia, Japón y Suiza, luego de que este último país decidiera la semana pasada abolir el control de cambio del franco suizo con el euro.

Esa medida creó una ola de pánico que afectó también el mercado monetario europeo, empujando a la baja la moneda única, y reforzando el dólar estadounidense.

Los efectos de esa medida, que muchos han visto como la antesala del supuesto anuncio que realizaría este jueves el Banco Central Europeo, sobre un programa masivo de compra de deuda soberana, serán sin dudas analizada con lupa por esos responsables. Una sesión será igualmente consagrada a la situación de seguridad en Irak y Siria.

Miembros del ejército suizo, aseguran una valla con motivo de la celebración del Foro Económico Mundial de la localidad suiza de Davos. EFE


Davos acumula varios años de predicciones erróneas

En los últimos años, la certeza de las predicciones de Davos ha sido dispar. En 2012, el economista Nouriel Roubini -apodado Dr Doom (Doctor Catástrofe) tras vacticinar la crisis hipotecaria sub-prime de Estados Unidos- predijo que Grecia iba a dejar la zona euro en el plazo de un año.

Eso no ha pasado, pero las especulaciones sobre una salida de Grecia -hipotésis conocida como "Grexit" por la mezcla de los términos ingleses de Greece y exit (salida o expulsuión) - están otra vez en la agenda, a tiempo para el foro de este año.

Davos no predijo la anexión de Rusia de Crimea, el alzamiento del Estado Islámico o que los precios del petróleo caerían a 50 dólares por barril en 2014

Pero el año pasado, nadie vio venir la anexión de Rusia de Crimea, el alzamiento del Estado Islámico o que los precios del petróleo caerían a 50 dólares por barril.

También en 2014, el presidente del Banco de Japón dijo que la situación en su país estaba "completamente cambiada". Doce meses después de esa declaración la economía japonesa está de nuevo en recesión.

El punto más bajo para las predicciones fue enero de 2008. Pese a los indicios de la crisis subprime en Estados Unidos, Davos también fracasó al no ver venir el estallido que se produciría ocho meses después, con el colapso de Lehman Brothers.

De hecho, el ánimo optimista de 2008 se resume en las palabras de Bader Al Sa'ad, jefe de la Autoridad de Inversión de Kuwait, que dijo que las ofertas en el sector financiero de Estados Unidos representaban "una oportunidad de inversión pura".

Pero Davos sí ha tenido éxito en divisar algunas mega tendencias, como el surgimiento de los mercados emergentes y más recientemente con el reequilibrio del crecimiento económico en Estados Unidos, conducido por el gas de esquisto.

La reunión tiene mejores credenciales cuando se mira con la perspectiva de la comunidad empresarial

El espíritu de la reunión en los Alpes tiene mejores credenciales cuando se mira con la perspectiva propia de la comunidad empresarial e inversora.

Para la mayor parte de los 2.500 participantes, el acto en los Alpes suizos en realidad es más bien una excusa para hacer contactos e intercambiar ideas.

Luis de Guindos encabezará la delegación española

El ministro de Economía, Luis de Guindos, encabezará la semana la pequeña delegación española que acudirá a la 45º edición del Foro Económico Mundial de Davos. El titular de Economía acude en representación del Gobierno español, ya que el presidente, Mariano Rajoy, no asistirá, y toma el relevo del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, que hizo lo mismo el año pasado.

La gran banca española estará representada, ya que igual que en otras ediciones, Ana Patricia Botín acudirá a la cita, aunque por primera vez como presidenta del Banco Santander, y también lo hará el primer ejecutivo del BBVA, Francisco González, habitual en este encuentro.

También asistirán el consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez-Pallete y los presidentes de Iberdrola y Ferrovial, Ignacio Sánchez Galán y Rafael del Pino, respectivamente.

Más noticias en Política y Sociedad