Público
Público
Únete a nosotros

EUSKADI "Tiremos el cuartel y plantemos puerros": la marcha antimilitarista vasca cumple 30 años

Este sábado se celebra la XXX edición de la marcha al cuartel de Infantería ubicado en Mungia (Bizkaia). Distintas organizaciones reivindican que el terreno vuelva a ser empleado para usos no militares. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Imagen de la marcha realizada en 2016 al cuartel de Mungia. KEM-MOC

Nunca, jamás, nadie verá puerros haciendo la guerra. Quien quiera ver crecer esas hortalizas debe dirigirse a terrenos cultivables como el de Soietxe, en las afueras de la localidad vizcaína de Mungia. Allí, en cambio, hoy solo se topará con uniformados de color verde y armas en mano. Es el Regimiento de Infantería 45, con sede en unos terrenos que el movimiento antimilitarista reivindica desde hace treinta años para otros fines.

La escena volverá a repetirse, por trigésima vez consecutiva, este sábado 26. Todo arrancará a las 11.00 de la mañana en la Plaza de los Fueros de Mungia, una localidad ubicada a un cuarto de hora de Bilbao. Allí comenzará la movilización convocada por distintas organizaciones antimilitaristas, ecologistas y a favor de los derechos de las personas refugiadas.

Los participantes no irán solos. Llevarán, como otras veces, puerros para plantar. “El lema de todos estos años ha sido ‘tiremos el cuartel y plantemos puerros’. Este era un terreno para cultivar”, afirma a Público Alberto Estefanía, integrante del Movimiento de Objeción de Conciencia (KEM-MOC) del País Vasco.

Treinta años después de la primera marcha, Estefanía –que por cuestiones de edad no llegó a participar en aquellos inicios– recuerda que se trataba de una época muy especial. “Eran los tiempos de la insumisión, y el sentimiento antimilitarista estaba verdaderamente muy fuerte, con distintas iniciativas por todo el territorio”, apunta.

El cuartel de Mungia representa precisamente lo contrario. Según datos disponibles en la página web del Ejército de Tierra, “el Regimiento Garellano 45 se adiestra para ser empleado allá donde sea necesario defender los intereses de la Defensa Nacional”.

El Plan de Adiestramiento “contempla todos los ejercicios habituales de cualquier unidad de Infantería Ligera”. “Este adiestramiento nos da una capacidad y disponibilidad muy alta, que hasta el momento nos ha llevado a participar en varias misiones internacionales”, sostiene la unidad militar. “No olvidamos el mantenimiento de las tradiciones –añade–, celebrando mensualmente un austero acto militar de homenaje a los caídos”.

De hecho, “dos veces al año, con motivo del aniversario del Regimiento, y para conmemorar la celebración de la Patrona de la Infantería el 8 de Diciembre, se desarrollan actos con invitación a autoridades y público civil”. Además, “el día de las Fuerzas Armadas abrimos las puertas de nuestro acuartelamiento, para mostrar a la sociedad vizcaína lo que hacemos al servicio de España”.

“Se trata de la instalación militar más grande de Bizkaia”, apunta Estefanía en vísperas de la movilización del próximo sábado. “Desde el movimiento antimilitarista consideramos que lo militar tiene que reducirse a cero, y lo que se destina para esos debería ser utilizado para cubrir necesidades sociales”, sostiene.

El portavoz del MOC tiene muy presente una cifra: en el Estado español, “el gasto militar asciende a casi 34 mil millones de euros”. “Eso es, sencillamente, una aberración”, subraya.

Tierra de insumisos

La tradición antimilitarista de esta zona viene de lejos. No en vano, Euskadi fue uno de los lugares del Estado donde mayor repercusión tuvo la insumisión al servicio militar obligatorio. En Navarra se impulsaron también distintas iniciativas populares contra el militarismo, como el “Día del Inútil” que históricamente celebraban aquellos que se salvaban de ir a la mili. En sus últimas ediciones, colectivos como Dignidad y Justicia reclamaron su prohibición por considerar que se menospreciaba a la Guardia Civil.

Más noticias en Política y Sociedad