Público
Público

Juicio independencia El exnúmero dos de Trapero: "Puigdemont dijo que si se producía violencia el 1-O, en ese momento declaraba la independencia"

Ferran López, quien fuera jefe de los Mossos d'Esquadra durante la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, afirma que el exconseller del ramo, Joaquim Forn, “nunca pidió nada a la policía” sobre el 1-O, y defiende la actuación de los agentes del cuerpo policial catalán en los aledaños del referéndum soberanista de 2017.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

- Imagen capturada de la señal institucional del Tribunal Supremo, del comisario de los Mossos d'Esquadra Ferran López, durante una nueva sesión del juicio a la cúpula del "procés", este miércoles, en el Tribunal Supremo de Madrid. EFE/Tribunal Supremo

Un cuerpo de Mossos d’Esquadra dispuesto a acatar las instrucciones judiciales, colaborador; un conseller de Interior, Joaquim Forn, que no les daba órdenes políticas sobre el referéndum del 1 de octubre de 2017, pero sí proyectaba "una posición de los Mossos que no era correcta" con sus declaraciones, al asegurar que permitirían el referéndum. Y un Govern al que disparaba por ir en línea contraria a la de la policía catalana.

“Teníamos un Gobierno y un consejero que traccionaban en sentido opuesto al que traccionábamos nosotros”, afirmaba este miércoles Ferrán López, el comisario de los Mossos al que el major Josep Lluis Trapero envió a varias reuniones de coordinación con Guardia Civil y Policía Nacional para el 1-O, y quien dirigió la policía catalana durante los meses que estuvo en vigor el artículo 155 de la Constitución.

Puigdemont, Junqueras y Forn mantenían una postura "monolítica" y "sin discrepancias", según el testigo

Su declaración como testigo en el juicio al procés, ante la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, viene a seguir la línea de la de Trapero, pero también la del entonces comisario de Información, Manel Castellví: los Mossos habrían advertido en dos ocasiones al Govern -26 y 28 de septiembre- de que no podrían desobedecer el mandato judicial de impedir el referéndum, de que trabajarían para impedirlo, y de que debían suspender el 1-O para evitar incidentes. "Era evidente que el clima de tensión y polarización de ambos bandos llevaba a una situación crítica el 1-O"; "Los Mossos nunca colaboraron ni organizaron ningún acto previo al referéndum", apuntaba.

En este punto, el comisario ha recordado la respuesta del entonces president de la Generalitat, Carles Puigdemont , cuando la cúpula de los Mossos le advirtió por segunda vez de que el 1 de octubre "era un escenario de más que fácil incendio", de "desórdenes y conflictos". "Puigdemont dijo que si se producía ese escenario que preveíamos, en ese momento declaraba la independencia, es una frase difícil de olvidar", afirmaba López, cargando también contra el entonces vicepresident Oriol Junqueras, hoy en el banquillo de los acusados. Puigdemont y él, pero también Forn, mantenían una postura "monolítica" y "sin discrepancias".

López: "Era evidente que el clima de tensión y polarización de ambos bandos llevaba a una situación crítica el 1-O"

De hecho, el extitular de Interior ha recibido otros reproches, como ocurrió cuando declaró Trapero: si bien el testigo ha reconocido que el exconseller, que tomó posesión en julio de 2017, ya les trasladó entonces que dejaría "a la policía al margen de su compromiso político [con el referéndum]", que "nunca hizo una indicación ni directa ni indirecta sobre qué tenían que hacer los Mossos", también "perjudicó" al cuerpo policial con algunas de sus intervenciones públicas.

En esta línea, el exnúmero dos de los Mossos, afirmaba que tuvieron que desmentir declaraciones de Forn y del portavoz del Govern y conseller de Presidencia, Jordi Turull: primero, sobre el supuesto apoyo de la policía catalana al referéndum, y segundo, sobre su afirmación de que los Mossos no acatarían la autoridad del coronel Diego Pérez de los Cobos como coordinador de todos los cuerpos policiales el 1-O. 

Como ocurrió este martes, la declaración de López ha monopolizado la sesión de la mañana este miércoles, cuando había previstas otras 7 testificales. El comisario de los Mossos ha comenzado respondiendo a las preguntas de la acusación popular, el partido ultraderechista Vox, ya que ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado habían pedido su citación como testigo. Ha respondido a todas las preguntas con habilidad, pese a tener opción de no hacerlo, ya que está siendo investigado por un juzgado de Cornellà, en otra de las causas del procés, en este caso relacionada con la supuesta pasividad de los Mossos el 1-O.

"De los Cobos validó los binomios del 1-O"

En otro orden de cosas, López ha relatado cómo asumió peso en las reuniones de coordinación con otros cuerpos, tras constatarse el problema de "química personal" entre Trapero y de los Cobos -la relación "no fue exactamente amable", reconocía-. En contra de lo publicado entonces -remitieron un comunicado para explicarlo-, y en línea con la declaración de Trapero, los Mossos no rechazaron la autoridad del coronel de los Cobos, pero sí mostraron su desacuerdo porque la coordinación policial quedara en manos de un perfil "híbrido", entre "lo político" y lo operativo, cuando entendieron que tocaba priorizar el aspecto operativo. Pese a estos problemas, fueron "absolutamente leales", apuntaba.

A él le ofrecieron que hubiese un centro de mando único el 1-O, instalado en la sala de coordinación de los Mossos, para acoger a los representantes de la Secretaría de Estado de Seguridad, la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra. Habría permitido ahorrar "suspicacias", decía, defendiendo a capa y espada la actuación de la policía catalana. 

Según su relato, no se puede afirmar que hubo "un dispositivo de Mossos" en la jornada del referéndum, porque sólo se elaboró "un dispositivo conjunto, pactado y acordado", y el propio de los Cobos habría estado al tanto del plan para mandar binomios de agentes a los colegios, sin haber realizado ninguna queja al respecto. 

Niega que hubiera seguimientos a policías

"Seguimientos, cero. Peticiones de seguimiento, absolutamente ninguna". "No hubo nunca, puede preguntar a los 17.000 mossos, a sus familias, a sus vecinos"

Por otro lado, el que fuera número dos de los Mossos ha negado que hiciesen seguimientos a agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O y en sus aledaños, como han asegurado varios mandos de estos cuerpos. "Rotundamente sí", afirmaba el martes ante el Alto Tribunal Juan Manuel Quintela, comisario jefe de la Brigada de Información de la Policía Nacional en Catalunya; "Rotundamente no", respondía el comisario de los Mossos. 

"Seguimientos, cero. Peticiones de seguimiento, absolutamente ninguna".  "No hubo nunca, puede preguntar a los 17.000 mossos, a sus familias, a sus vecinos" aseguraba López. "No tenía ningún sentido", insistía, incidiendo en que estas "suspicacias" se habrían evitado de haber acercado posiciones entre los tres cuerpos. 

Sí hubo muchas peticiones de información "sobre movimientos" de unidades de Policía y Guardia Civil, consultas de matrículas -un número "significativamente más elevado" de lo habitual- y otras comprobaciones, pero esto obedecía a que los Mossos debían actuar "si identificaban actitudes que no eran normales". 

(Habrá ampliación)

Más noticias en Política y Sociedad