Público
Público

Desescalada El Gobierno aprobará el martes las normas para la "nueva normalidad", tras el estado de alarma y mientras no haya vacuna

El Ejecutivo ha modificado los criterios de reparto del fondo de 16.000 millones para las comunidades autónomas: ahora tendrá en cuenta el peso poblacional.

El Gobierno no aprobará este martes las ayudas a la compra de coches eléctricos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.

Alejandro López de Miguel / Manuel Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este domingo que el Consejo de Ministros del próximo martes aprobará las normas que deberán regir cuando decaiga la declaración del estado de alarma, a las 00.00 horas del 21 de junio, y hasta que acabe la emergencia sanitaria causada por la covid-19. Esto es, hasta que se desarrolle una vacuna o un remedio terapéutico, mientras que haya que convivir con el virus.

Entre estas normas Sánchez ha destacado que los servicios sanitarios deberán garantizar la realización de test PCR a todas las personas con síntomas; y las comunidades deberán garantizar la capacidad de respuesta médica con planes de contingencia, en atención primaria y hospitalaria. 

En la "nueva normalidad" los servicios sanitarios deberán garantizar la realización de test PCR a todas las personas con síntomas

En esta "nueva normalidad", se mantendrá la obligación de usar mascarilla para los mayores de 6 años cuando no se pueda garantizar el cumplimiento de la distancia de seguridad; se evitará la concentración de personas en centros de trabajo, centros culturales y de ocio y en hospitales; se reforzará el transporte para evitar aglomeraciones, y la Agencia Española del Medicamento agilizará los trámites para conceder licencias para fabricar medicamentos y material sanitario y de protección. 

El jefe del Ejecutivo ha comparecido este domingo desde el Palacio de La Moncloa, tras la conferencia de presidentes, habitual durante la pandemia del coronavirus. El Gobierno aprobará un real decreto ley regulando esta y otras normas para intentar evitar rebrotes en esta "nueva normalidad".

Además, horas antes de su comparecencia se conoció que el Gobierno había decidido cambiar los criterios para repartir los 16.000 millones del fondo no reembolsable destinado a las comunidades autónomas, para ayudarles a costear los gastos, fundamentalmente sanitarios, ocasionados por la pandemia del coronavirus. Finalmente, el Ejecutivo tendrá en cuenta el peso poblacional para este reparto. 

De esos 16.000 millones, 9.000 irán a costear gastos sanitarios -6.000 se pagarán en julio, 3.000 en noviembre- , 5.000 millones serán para compensar la caída de ingresos causada por el parón económico -se abonarán en diciembre-, y 2.000 millones irán para un fondo de Educación -se pagarán en septiembre-.

Según Sánchez, la creación de este fondo se aprobará en Consejo de Ministros el próximo 16 de junio, a través de un decreto ley. En su comparecencia, el presidente también ha anunciado que 255.000 personas cobrarán el ingreso mínimo vital el 26 de junio. 

La negociación de los fondos europeos, el 19 de junio

A su vez, en relación al reparto de fondos europeos para paliar las consecuencias de la emergencia del coronavirus, Sánchez ha incidido en que la "primera negociación" tendrá lugar el 19 de junio. Ha avisado de que será "compleja", y de que el Ejecutivo espera que el reparto se apruebe "cuanto antes".

Y, sobre la reapertura de las fronteras europeas, Sánchez ha recalcado que la decisión corresponde a las autoridades de la UE. Esta decisión debe ser "común y homogénea", tambien en lo que toca a la apertura de fronteras para países extracomunitarios. 

A las CCAA: "Hemos comprobado que podemos trabajar juntos"

En otro orden de cosas, Sánchez ha insistido en destacar el trabajo de las comunidades autónomas frente a la pandemia, siempre coordinadas por el Ejecutivo central. Los Gobiernos autonómicos recuperan el control de la lucha contra la pandemia cuando los distintos territorios llegan a la tercera fase de desescalada.

Así, frente a las críticas sobre la ausencia de diálogo con las comunidades -a las que Sánchez ha informado los domingos, tras decidir las medidas a adoptar, aunque en ocasiones sí ha tenido en cuenta sus peticiones-, el jefe del Ejecutivo ha recalcado que "no ha sido una balsa de aceite" y "no han faltado tensiones", aunque "hemos comprobado que podemos trabajar juntos".

Ha presumido de que, frente a las seis conferencias de presidentes convocadas en  "40 años de democracia", en tres meses el Gobierno se ha reunido con los presidentes autonómicos en 13 ocasiones, lo que equivale a "60 horas de reuniones".

En este sentido, ha anunciado que la primera conferencia de presidentes presencial, ya en el escenario de "nueva normalidad", se consagrará a diseñar las tareas de reconstrucción económica y social tras el impacto de la pandemia. Se celebrará tras las elecciones vascas y gallegas del 12 de julio.

Más noticias