Público
Público
operación kitchen

"A este hay que matarlo"... Las perlas de las conversaciones de Villarejo que retratan a toda una generación de la cloaca

El comisario relata el robo de información al extesorero del PP Luis Bárcenas; grabaciones con Rajoy, 'el Barbas' ,"duras, duras"; cómo Soraya Sáenz de Santamaría introdujo un maletín de contravigilancia en el Congreso, y el ministro De Guindos, que conocía las sociedades de Juan Carlos I y que no se investigó a Pujol para taparlo...

El comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez. | EFE
El comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez. | EFE

Julia PÉREZ

El rey emérito, Mariano Rajoy, José María Aznar, Jordi Pujol, Rodrigo Rato, Alberto Ruiz-Gallardón, María Dolores de Cospedal... Toda una generación de políticos está salpicada en el sumario de Kitchen, la operación parapolicial ilegal desplegada en 2013 desde el ministerio del Interior para robar la información de la caja B del PP que tenía su extesorero Luis Bárcenas, los famosos papeles que entonces eran investigados por un juez de la Audiencia Nacional.

El comisario José Manuel Villarejo grabó durante años sus encuentros, conversaciones que figuran transcritas en el sumario, al que ha tenido acceso Público, y donde alardeaba de sus conocimientos de las tramas de poder y que esgrimía como supuesto seguro, aunque está en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

Kitchen (cocina, en ingles) es el nombre que Villarejo puso a la carpeta digital donde conservaba los detalles de la operación parapolicial ilegal encargada desde el Estado a comisarios de Policía Nacional para robar al extesorero documentos y grabaciones que afectaban a los dirigentes del partido, entonces en el gobierno.

Estos son unos extractos de sus conversaciones, que salpican a toda una generación de políticos.

El emérito: "¡Si es que siempre está en todos los lados!"

El comisario explica en varias conversaciones, como con el marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro (alias 'El Polla'), que se ha frenado la investigación a la familia Pujol para tapar a Juan Carlos I.

"El Pujol viejo no es que haya presionado, es que los tiene acojonados absolutamente", añade sobre el expresidente de la Generalitat de Catalunya.

"Hay unas informaciones de puta madre en Andorra que se han parado casi todas por el Emérito. ¡Si es que siempre está el emérito en todos los lados!", exclama el 19 de febrero ante Javier Iglesias, un abogado relacionado con el PP y el CNI. Cree que el hostigamiento que sufre entonces procede del servicio secreto y quiere que Cospedal, secretaria general del PP, interceda.

La investigación sobre Andorra ha sido bloqueda por el director del CNI por temor a salpicar a Juan Carlos I, sostiene Villarejo: "El tonto de Félix Sanz" ordenó boicotearla.

Se atribuye Villarejo esta línea de investigación abierta en 2014 sobre la famosa cuenta suiza Soleado que gestiona el financiero suizo Arturo Fasana. Detrás de este nombre hay miles de fortunas de españoles incluida parte de la del rey emérito.

"Con la información que podemos obtener de Andorra, con la que yo tenía de Andbanc... se acaba la independencia de Catalunya, se acaba el lío, porque tú sabes hay 10.000, 10.000 eh diez o doce mil cuentas de españoles de las cuales 4.000 españoles catalanes", muchos de ellos un serio apoyo al independentismo, explica el comisario jubilado.

De Guindos conocía las cuentas de Juan Carlos I

El exministro de Economía y actual vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, conocía las "cuentas y sociedades" del rey Juan Carlos I en el extranjero. Así lo revela el comisario Villarejo a Iglesias en esa misma conversación de febrero de 2017.

El SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales) daba la información "a De Guindos, a nadie más". No sabe lo que hacía con ella De Guindos, "se blindaba o no lo sé", pero cuando lo detecta "qué casualidad que a los mismos tíos que yo denuncio a los pocos meses son los que hacen un informe sobre mi" y cree que están dispuestos"a niquelarme".

"Rato: en la misma fila donde trincábamos los sobres iba el Barbas"

Villarejo habló con Rodrigo Rato, exministro de Economía y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, quien cumple condena en prisión por el caso de las tarjetas black de Bankia.

Rato decía "a todo aquel que le han mandado", que él "ha verificado que iba de parte de tal ha dicho, vale yo tal, pero en la misma fila donde trincábamos los sobres, delante iba el barbas".

"¡Tengo al Rato inmortalizado diciéndome que el otro [Rajoy trincaba!], explica al comisario su amigo Adrián de la Joya, el empresario de la jet amigo de Villarejo, imputado en el caso Lezo y en esta causa.

"Era lo único que le preocupaba" al presidente

Las grabaciones de Villarejo apuntan a que el entonces presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, pudo estar al tanto de la financiación ilegal de su partido y apunta la sospecha de que conocía la operación ilegal desplegada para robar a Bárcenas los famosos papeles de la caja B.

Rajoy recibe el sobrenombre de 'el Barbas' o "el Asturiano" en las conversaciones de la supuesta organización criminal montada por altos mandos policiales con Villarejo a la cabeza.

El comisario sostiene que Francisco Martínez Vázquez -"Paco" o "Choco"-, el entonces secretario de Estado para la Seguridad, llegado el momento "tirará para arriba" [tirará de la manta].

El secretario de Estado "le daba todas las novedades al 'Asturiano'".

"A veces por la noche hablaban Eugenio Pino [ex DAO de la Policía] y Paco por el tema Cocinero [sobrenombre del chófer de Bárcenas] y éste le decía que el 'Asturiano' le preguntaba qué hay de esto y qué hay de lo otro, porque era lo único que le preocupaba".

En la operación Kitchen, Villarejo captó al chófer familiar de la familia Bárcenas, quien averiguó el lugar donde el extesorero mantenía oculta la información sobre la caja B y los sobresueltos que cobraban altos cargos del partido.

La operación de entrada en ese lugar -el estudio de la esposa del tesorero- la realizó la Policía.

A Villarejo le consta que había "grabaciones del Barbas con Bárcenas, había varias grabaciones duras, duras y había mensajes de.... muchos, con toda la gente y preparando estrategias y tal, complicadas", relata a Iglesias.

Cuando Villarejo se siente perseguido por Marcelino Martín Blas, el comisario de Asuntos Internos, pide que lo cesen. Se lo pide así a Iglesias, el abogado de los aledaños del PP: "Dile al tonto polla del Asturiano que o me quitan al Marcelino o le levanto el pie a la Esperanza", en referencia a Aguirre, la expresidenta de la Comunidad de Madrid.

Aguirre: Rajoy "quería cortarle la cabeza"

Villarejo se personó en los tribunales como acusación popular contra la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre por el altercado de tráfico que ésta tuvo en 2014, cuando fue multada por aparcar en un carril bus de la Gran Vía de Madrid.

El motivo: Mariano Rajoy "quería cortarle la cabeza".

Villarejo monta "el tinglao" para meterle por delito. Un día empiezan "las hostias con el Marcelino" y es cuando pide que se tralade "al tonto polla del Asturiano" que o le quitan o levanta el pie sobre Esperanza Aguirre.

Así lo cuenta el comisario a sus socios De la Joya y Alberto Pedraza.

En otra conversación, explica a Javier Iglesias que levantó el pie, "y la Espe me dijo, te van a matar como tal y yo, me van a comer la polla..."

Cospedal: 'A este hijo de puta hay que matarlo'

María Dolores de Cospedal fue quien contrató a Villarejo en su despacho de secretaria general del PP para espiar a sus compañeros de partido. Como Javier Arenas al que le tenía una ojeriza ‘apasionada y especial’, y al que los Bárcenas le llaman "el Bocanegra" porque les ha traicionado, según el chófer familiar.

El contrato fue "baratito", explica el comisario. Es más, "Cospedal todavía me debe 100.000 pavos, más los intereses y más su puta madre".

"María Dolores ya no quiere verme porque las últimas veces le dije, dame mi pasta y le creo una situación y le dije tía 100.000 pavos más los gastos que he tenido más tal, no que tal, no te preocupes que ya... pero claro ya la última vez le dije, me voy a cagar en la madre, un poquito de cabreo y ya no quiere verme", explica a su colega el comisario Olivera, así como a Iglesias y De la Joya.

Cospedal le deriva a su marido, Ignacio López del Hierro, quien marcaba y hacía una serie de cosas cuando se encontraba "para que no le chicharree" [que no le grabe].

"Como si sirviera para algo... La tengo diciendo que hay que montar a la hermana!! Un día que estaba más cabreada que la ostia y dice he tenido que matarlos... a este hijo de puta hay que matarlo y yo le decía pero María Dolores no me jodas, que estás de broma y tal... No, es que hay que matarlo, este hijo puta nos ha robado, ¡espérate!... ¿Qué te parece? Primero lo de Rato, luego lo de esto..."

Durante las grabaciones, Villarejo alude a la rivalidad entre Cospedal -ministra de Defensa- y Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno. Cree que al final la pelea "entre la pequeñita y la Cospe, se va a recrudecer, porque esto al final es una pelea entre las dos para la sucesión, por mucho que ha dejado claro el soplapollas este del Presidente que tenemos que el no...".

"Soraya nos ayudó a meter en el Congreso los equipos"

Una de las escenas que relata la trama de comisarios es propia de una película. Hubo un momento en que Mariano Rajoy, entonces presidente del Gobierno, tenía dudas de si le estaban grabando en su despacho del Congreso delos Diputados. Pidió ayuda para que se le hiciera un barrido. Villarejo se encargó.

"Los aparatos los metió dentro una señora...", explica en una conversación José Luis Olivera Serrano, exjefe de la Udef y del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO). Se da la circinstancia de que la Udef investigaba el caso Gürtel y la caja B del PP.

"Soraya nos ayudó a nosotros a meter en el Congreso los equipos", relata Villarejo. Metió los aparatos de contrainteligencia dentro de una maleta porque no le revisaban. Fue Francisco Villar, mano derecha de Rajoy, quien se lo pidió al comisario.

Una historia "preciosa" -ambos comisarios coinciden- y se ríen pensando en si se filtrara: "La vicepresidenta metiendo aparatos en el Congreso..."

"... que se tiene que ir a tomar por el culo", apostilla Olivera. Ocurrió en el 2009, recuerda.

- "Pero si en esa época ella ya falsificaba facturas", tercia Adrián de la Joya, el empresario de la jet amigo de Villarejo.

De la Joya y Villarejo relatan que son facturas que, al parecer, el equipo de la vicepresidenta cargó al grupo parlamentario para sufragar una campaña de imagen sobre Sáenz de Santamaría.

Félix Sanz Roldán: El 'Troll' o 'Chusma'

El general Félix Sanz Roldán, que entonces dirigía el servicio secreto, el CNI, es objeto de los principales ataques de Villarejo. Considera que está detrás de las investigaciones descubiertas por Público sobre las cloacas del Estado.

A Sanz Roldán le atribuye haber filtrado a este diario la conspiración entre el entonces ministro del Interior Jorge Fernández Díaz con el jefe de la Oficina Antifraude Daniel de Alfonso para incriminar a políticos independentistas, filtrar a la prensa datos contra ellos para acabar con sus carreras y que la Fiscalía los investige: "Esto la Fiscalía te lo afina".

Villarejo sostiene que el 'Troll' o la 'Chusma', como así llama al general, le encargó dar "caña" a Cospedal para que se difunda que ella es la que monta la 'Operación Catalunya' "y la que ha provocado toda esta tensión que hay frente al diálogo que 'la Pequeñita' proponga", afirma en alusión a la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaria. Si no lo hace "te vamos a aniquilar", dice que es el mensaje que recibió.

Explica que "un palomo", un coronel llamado Juan que se le acercó como con el caso Faisán para decirle: "tú solamente di que cumpliste con tu obligación que no sé qué que el dinero te lo dio la Cospe no sé cuánto y tal, ehh no pero tú que estás hablando, yo como me estaba grabando, me imagine porque es que no tronco, diqo eso no es así".

El cocinero localiza el 'zulo' de Bárcenas

Un personaje clave es el chófer de la esposa de Bárcenas, Sergio Javier Ríos, captado por Villarejo y que ayudó a identificar el lugar -el 'zulo- donde Bárcenas guardaba sus famosos papeles.

Villarejo sostiene que ese 'zulo' estaba "en el estudio de pintura de la señora, en el mueble chungo que había en el doble fondo". Allí guardaban Bárcenas y su pareja la documentación ("las grabaciones del Barcenas") de la que se apoderó el comisario Enrique García Castaño, comisario principal ya jubilado, alias 'El Gordo'.

Villarejo consiguió esta captación con la intermediación de María de los Dolores de Cospedal ("Cospe") y su marido, López del Hierro ("El Polla").

El chófer recibía un sobresueldo de 2.000 euros mensuales proveniente de los fondos reservados de Interior. Y, a cambio, también ganó una oposición para ingresar en la Policía Nacional.

Lo decía Villarejo: "La única forma de tenerlo trincado, por si algún día se vuelve loco, es" hacerle "madero". 

Y Villarejo solía recordar al chófer: "Tronco, tú no has hecho nada ilegal, métetelo en la cabeza. Tú has dado una información y tal a un agente, que es uno que se llama el Gordo (...), pensando que si se obtenía algo terminaría en un juzgado... Eso es lo que tú tienes que repetir en todos los sitios".

"Es una traición de Gallardón"

El chófer de la familia Bárcenas explica en una ocasión a Villarejo que el extesorero se siente engañado cuando en 2010 renunció al escaño de senador. Los fiscales, aclara el comisario, fueron entonces a por él.

"Fueron los fiscales porque fue Gallardón eh... esa es una traición que hace Gallardón", explica el comisario en referencia al entonces ministro de Justicia.

El motivo, siempre según su versión: A José María Aznar le interesaba "montar una bronca" y que el PP convocara un congreso extraordinario.

El comisario cree que quien ha convencido a Aznar ha sido el editor Pedro J. Ramírez.

"Pero es que si éste suelta lo del cuñao se va a tomar por culo Aznar", tercia el chófer en relación a Bárcenas. Cita al yerno de Aznar y dice respecto al extesorero: "Es que está todo lo del dinero, todo lo de la fórmula, es que, es que, es que lo ha dicho, lo ha dicho, vamos a ver...y la boda, todo lo llevó éste, las gestiones con el otro, si es que...lo que pasa que estará prescrito, pero la imagen de Aznar puede caer por...

Los fiscales, en el punto de mira

La Fiscalía Anticorrupción está en el punto de mira de la trama de comisarios y altos cargos policiales que lidera Villarejo. En concreto, el grupo creado entorno al fiscal José Grinda.

Villarejo quería toda costa en 2017 que saliera elegido Manuel Moix como fiscal Anticorrupción: "como no salga, me preocuparé", sostiene en una conversación en febrero de 2017.

El comisario jubilado asegura que tanto el ministro del Interior como el presidente del Gobierno "al Grinda lo ven como un cáncer, a ver si es un cáncer como "el gatito" que nadie lo toca, bueno, espero que sí, yo se que los tiras y aflojas que ha habido es que [Manuel] Moix no lo quiere ver ni en pintura a este tío, ni a él ni a toda su banda, porque ahí hay una banda organizada perfectamente que tienen su chiringuito montado".

La conversación tiene lugar el 17 de febrero de 2017 en la finca de Villarejo en Boadilla del Monto (Madrid) entre Adrián de la Joya y Alberto Pedraza.

Se preguntan si Grinda va a ir "a la calle" si nombran a Moix, y Villarejo cree que sí. En ese caso, será obra suya en un 98%.

En la conversación, Villarejo alardea de sus contactos en Justicia. Cita al entonces fiscal general del Estado, José Manuel Maza (fallecido en noviembre de 2017) y al presidente de la Sala de lo Penal del Supremo, "Manolito Marchena" (sic). Fuentes cercanas al magistrado desmienten toda relación o contacto con este comisario.

En las grabaciones Villarejo también alardea de su relación con el ministro de Justicia de entonces, Rafael Catalá, a quien llaman "El Butifarra".

'Tenemos todas las grabaciones, todas las pruebas'

"Tenemos todas las grabaciones entre Bárcenas y el puto Rajoy hablando de toda la mierda, las tenemos", explica De la Joya, socio de Villarejo, quien apuntala que también poseen "todas las pruebas de la Soraya entrando en el Parlamento con electrónica".

- "Oye, ¡Moix encausándolos a todos!", se ríe el gestor de la jet-set.

El 22 de febrero de 2017 Manuel Moix fue nombrado para el cargo, pero en junio tuvo que dimitir al filtrarse que poseía participaciones de una sociedad ubicada en Panamá y que era la propietaria del chalet de su familia.

Más noticias de Política y Sociedad