Público
Público

Irene Montero: los retos a los que se enfrenta la 'nueva' líder de Podemos

La número dos del partido morado vuelve a la política en unos meses cruciales para el futuro de la legislatura. Tendrá que abordar desde las conversaciones con los grupos parlamentarios sobre los Presupuestos hasta las elecciones de mayo tras el desencanto con el partido reflejado en las andaluzas.

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 12

La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, en una rueda de prensa en el Congreso / Podemos - Daniel Gago

Irene Montero vuelve a la política en unos meses cruciales para el futuro de la legislatura. Están en juego el pacto presupuestario de su grupo confederal y el Gobierno. Cuando comience el trabajo parlamentario, volverán las conversaciones entre los partidos del bloque de la moción de censura. Todos son necesarios para que se aprueben los Cuentas Generales de 2019 y el principal puente entre los dirigentes catalanes y el Ejecutivo desde la moción de censura ha sido Pablo Iglesias, que estará de baja de paternidad hasta el próximo mes de abril.

El peso de las conversaciones recae ahora sobre Montero que estará al frente del partido en los próximos meses. La número dos de Podemos es la portavoz del grupo en el Congreso y le tocará a ella sentarse con los dirigentes catalanes así como con el Gobierno. En el partido morado no hay preocupación sobre el papel de Montero al frente de la Cámara Baja ya que consideran que su liderazgo está consolidado desde la primera moción de censura al expresidente Mariano Rajoy. Además, mantiene buenas conversaciones con la portavoz de los socialistas, Adriana Lastra, así como con el resto de grupos parlamentarios y el Gobierno. 

Otro parte de las negociaciones quizás sea más complicada de abordar. Las últimas decisiones sobre la moción de censura y el techo de gasto no se tomaron en el Congreso y las conversaciones fueron entre Iglesias y Carles Puigdemont, Quim Torra, Pere Aragonès y Oriol Junqueras. El secretario general de Podemos tiene contactos habituales con los dirigentes catalanes y ya mantiene buenas relaciones con ellos. Aunque fuentes del partido señalan que Iglesias seguirá al tanto de la política, como sucedió cuando los dos líderes estuvieron de baja. Entonces, ninguno dejó de estar pendientes de la actualidad y de estar presentes en la vida interna del partido. Lo mismo en este período de baja de Montero en el que ha estado de forma telemática en algunas reuniones como en la decisión de convocar primarias generales ante un posible adelanto electoral. Aún así, estos meses y estas conversaciones serán todo "un reto" para Montero.

La defensa de las medidas sociales con el Gobierno

Podemos también tendrá que trabajar en garantizar que el Gobierno cumple con todos los acuerdos que pactaron. Este miércoles la portavoz de En Comú Podem, Lucía Martí, aseguró en declaraciones a La Sexta que las medidas que pactaron no son negociables y que "no van a ceder". Con esto hacía referencia al decreto de vivienda que no incluye la posibilidad de que los ayuntamientos limiten los precios de los alquileres como estaba contemplado en el acuerdo. La única opción es que trabajen conjuntamente en otro decreto que incluya lo pactado. En este sentido, fuentes del partido explican a Público que Montero "vigilará punto por punto" que el acuerdo presupuestario se cumple con todas las medidas tal y como se pactó. 

Aquí también ocupará un papel importante el secretario de Organización, Pablo Echenique, que ya lideró las negociaciones sobre el pacto presupuestario con la ministra de Hacienda antes de que Iglesias y Sánchez sellaran el acuerdo final.

Además, Montero también ha señalado esta mañana en un post de Facebook que el pacto presupuestario "no es más que el principio". La defensa de los derechos sociales y del sector público será otro de los puntos fuertes en estos meses: "Sabemos que se pueden regular los precios abusivos de los alquileres sin ceder a la presión de los buitres (como parece que ha hecho el Gobierno). Sabemos que las pensiones se pueden vincular al IPC por ley, no solo para este año sino para siempre, aunque el PSOE no quiera. Sabemos que, aunque este Gobierno no quiera, se puede exigir que los bancos devuelvan los 60.000 millones de euros que les prestamos, porque ellos no perdonan una sola deuda a las familias", ha sostenido.

Feminismo frente al auge de la extrema derecha

Montero contará con un punto fuerte y que será uno de los principales objetivos de los próximos meses: potenciar el discurso feminista frente "al discurso del odio" de Vox. La irrupción de la extrema derecha en las instituciones es uno de los frentes de los próximos comicios y Montero defenderá "la importancia del feminismo" y de "la España del 8M" ante este auge.

Uno de los objetivos será potenciar el discurso feminista frente al "discurso del odio" de Vox

Así será como iniciará su vuelta a la política, con un acto sólo para mujeres con el que se busca "plantar cara a las exigencias de Vox, a PP y a Ciudadanos sobre la partida económica de la ley contra las violencias machistas". De esta forma, buscan visibilizar "un proyecto de país alejado de Vox y sus cómplices, un país que cuide y se aleje de las políticas del odio de la ultraderecha". 

El contexto acompaña. El movimiento feminista se ha ido haciendo cada vez más fuerte en los últimos años, sobre todo tras la histórica movilización del 8M. Pero las violencias machistas no han conseguido pararse. En el tercer día de 2019 ya se ha producido el primer asesinato por violencia machista, la Audiencia de Navarra ha decidido mantener en libertad a los miembros 'La Manada' y ha sido puesto en libertad el hombre detenido por agredir a su mujer delante de sus hijos el pasado domingo. Además, en estas 72 horas también se ha detenido a otros dos hombres por la supuesta violación de una menor en Castellón.

Una serie de violencias machistas que se han hecho públicas a la vez que Vox ha advertido que no apoyará un gobierno andaluz si PP y Ciudadanos no retiran sus apoyos a la ley contra la violencia de género y mientras Pablo Casado se ha referido al asesinato machista como "violencia doméstica".

Las elecciones tras el desencanto de las andaluzas

Iglesias volverá para la campaña electoral que marca el calendario, pero el terreno tendrá que empezar a allanarse desde antes. Los resultados de los comicios del próximo 26 de mayo serán decisivos para todos los partidos midiendo la fuerza con la que llegarán a las próximas generales — si no hay adelanto electoral —. Los dirigentes de Podemos todavía tienen que cerrar algunas crisis internas abiertas en varios territorios, principalmente en La Rioja, Navarra y Cantabria. Al igual que fortalecer la capital; cerrar las negociaciones sobre la candidatura que liderará Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid y empezar la campaña en la Comunidad de Madrid que tiene como candidato a la presidencia a Iñigo Errejón. 

Pero para no repetir los resultados de las andaluzas, Podemos todavía tiene otro reto por delante. La abstención ha sido lo que más ha afectado al partido morado y parte de su estrategia pasa ahora por centrarse en recuperar la movilización en la calle y "la ilusión de la gente". El trabajo de Montero estará muy enfocado en esto e intentará comenzar en ello desde el próximo miércoles: "Sabemos que queda todo por hacer, que echar al PP era solo el principio; pero los diputados solos no podemos. Sin los pensionistas en la calle, jamás habría aparecido el dinero para las pensiones. Sin las mujeres en pie de lucha, jamás habría aparecido el compromiso de una ley de libertades sexuales. Y sabemos que no va a ser fácil (...) Sabemos que, ante la incertidumbre y la falta de ilusión, hay otra opción mejor: cuidarnos, protegernos, demostrarnos que la vida merece la pena y que «democracia» significa que tenemos el poder de cambiarlo todo hasta acabar con la desigualdad y la injusticia". 

Más noticias en Política y Sociedad