Público
Público

Negociación para la Investidura Sánchez se da solo 21 días para ser investido y garantizarse una legislatura estable y larga

El líder socialista se reúne el miércoles con PNV y PRC y, ese mismo día, Ábalos y Lastra se ven con ERC. A final de la semana, se abrirán negociaciones con el equipo de Unidas Podemos, y a partir del 9 de septiembre, Sánchez se entrevistará con Casado, Rivera e Iglesias. El rey llamará a consultas a mediados de mes y, de haber acuerdo, PSOE y Podemos deberían consultar a sus bases.

Vista general de la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, presidida el secretario general Pedro Sánchez, en Ferraz. EFE/Emilio Naranjo

"Siempre hay tiempo, si se quiere". Con esta lacónica frase, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, despachó las críticas por el retraso del PSOE en abrir negociaciones con las distintas fuerzas políticas tras la fallida investidura de julio, lo que lleva a los socialista a emprender una negociación contrarreloj de exactamente, 21 días.

De hecho, cuando este martes dé el pistoletazo de salida Pedro Sánchez con la presentación de la propuesta programática con la que quiere buscar ahora el apoyo para una segunda investidura, se pondrá en marcha el reloj de una frenética agenda de encuentros y reuniones que, como dijo Ábalos, puede llevar hasta el mismo día 23 con el segundo pleno de investidura, fecha límite para evitar unas segundas elecciones el próximo 10 de noviembre.

Ortúzar (PNV) y Revilla (PRC)

Así, el mismo miércoles Sánchez se verá en Madrid, en la sede del PSOE, con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. A ambos les presentará su propuesta programática en busca de su apoyo, imprescindible para poder ser investido presidente. El voto del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) ya lo obtuvo en julio y también lo tiene garantizado si vuelve a dar el paso, como garantizó en reiteradas ocasiones Revilla este verano. Los seis votos del PNV, como ya dijo su portavoz, Aitor Esteban, en el Congreso, también los tendrán si son necesarios para que haya Gobierno, que no parece factible sin el apoyo de Podemos.

Andoni Ortuzar, presidente del PNV, y Aitor Esteban, portavoz parlamentario, a las puertas del Congreso en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

Los 6 votos del PNV, como ya dijo su portavoz Esteban en el Congreso, también los tendrá Sánchez si son necesarios para que haya Gobierno, que no será factible sin el apoyo de Podemos

Ese mismo día, en el Congreso, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y el secretario de Organización, José Luis Ábalos, se reunirán con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y la diputada Carolina Telechea. El PSOE cuenta también con que los independentistas catalanes faciliten la investidura si dan los números, algo que parece más que probable si se tiene en cuenta las reiteradas declaraciones de Rufián clamando por un acuerdo entre los socialistas y Unidas Podemos, pero solo con un acuerdo entre PSOE y Podemos.

Aunque todavía no están fijadas las fechas, es previsible que, a partir del jueves 5, empiecen las reuniones entre los equipo negociadores del PSOE y de Unidas Podemos en torno al acuerdo programático que presentarán los socialistas. Por parte del PSOE parece que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; y la portavoz, Adriana Lastra, volverán a estar al frente de estas negociaciones que, en principio, sólo van a versar sobre un pacto programático y parlamentario.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.- EFE

La reunión entre Sánchez e Iglesias se producirá aunque los equipos negociadores no alcancen un acuerdo programático

Por ello, no será hasta la semana siguiente cuando Sánchez retome los contactos con los líderes de los tres principales partidos del Congreso: PP, Ciudadanos y Unidas Podemos. Con los dos partidos de derecha, Sánchez parece que ha tirado la toalla de lograr su abstención y, por tanto, todo volverá estar en manos de Pablo Iglesias para que pueda celebrarse una segunda investidura. La reunión, según dijo Ábalos, se producirá independientemente de que  se llegue o no a un acuerdo en las reuniones de los equipos negociadores.

Todo en manos de Iglesias y Sánchez, otra vez

Con este calendario, es improbable que el jefe el Estado llame a consultas antes de mediados de mes, para saber si hay posibilidad de designar de nuevo a Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno. Dicha ronda de consultas está obligada a hacerla el rey, independientemente de que no haya acuerdo previo. De no señalar a ningún candidato, solo restará dejar pasar los días hasta que el 24 de septiembre, el BOE publique la convocatoria de nuevas elecciones.

En el caso de que sí haya candidato, todo apunta a que el martes 17 de septiembre se pueda celebrar la primera sesión plenaria de la investidura para que, de llegase a la segunda votación, sea el vienes, día 20. No obstante, Ábalos dijo que hasta el 23 hay tiempo y, de darse este caso, el pleno se iniciaría el mismo viernes.

Ábalos sostiene que hasta el 23 de septiembre, hay tiempo para el debate de investidura y, en su caso, la sesión empezaría ese viernes

Y, a todo esto se une que si PSOE y Unidas Podemos alcanzasen un acuerdo, ambos partidos deberán consultarlo a sus bases por medio de primarias, porque las dos formaciones así lo tienen contemplado en sus Estatutos. Esto supondría al menos dos días de retraso para conocer si hay un acuerdo definitivo.​

Pesimismo y enrocamiento

El PSOE afronta todo este intenso calendario negociador en un ambiente más bien pesimista en cuanto a que el presidente hoy en funciones pueda salir investido en una segunda investidura y, el propio Sánchez se mostró ante su Ejecutiva menos "esperanzado" de lo que manifestó en el Congreso, según manifestaron algunos miembros que estuvieron presentes en la reunión de Ferraz.

Según estas fuentes consultadas, Sánchez aseguró ante su Ejecutiva que no habrá Gobierno de coalición, que su negociación con Unidas Podemos se basará en un ambicioso programa progresista que le sea muy difícil rechazar a la formación morada y, ademas, reiteró que sigue sin fiarse de Unidas Podemos.

Además, Sánchez hizo especial énfasis en que no le basta la investidura ni tener un Gobierno a cualquier precio, sino que quiere estabilidad, un Ejecutivo fuerte y unido, así como garantizarse una legislatura larga.

La postura de Sánchez fue compartida por la mayoría de los miembros de la Ejecutiva, y sólo el diputado vasco, Odón Elorza, levantó la voz para decir que, en su opinión, los electores socialistas quieren que haya acuerdo y a esto contestó el secretario general socialista que, aunque esté en La Moncloa, sabe lo que piensa los electores, pero esto no le hizo modificar un ápice el planteamiento que llevó a la dirección del partido: o acuerdos programático y legislativo... o elecciones. Y, además, insistió en que toda la responsabilidad de que no haya Gobierno no puede estar exclusivamente en el PSOE.