Público
Público

Libertad de expresión Pablo Hasél ingresa en prisión tras ser detenido en la Universitat de Lleida

Decenas de mossos han entrado este martes a primera hora en el rectorado, donde el rapero se encontraba encerrado junto a un grupo de estudiantes. El cantante debe cumplir una condena de nueve meses por enaltecimiento del terrorismo.

Los Mossos de Esquadra han detenido hacia las 8.25 horas de este martes a Pablo Hasel, el rapero condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona.
Los Mossos de Esquadra han detenido hacia las 8.25 horas de este martes a Pablo Hasel, el rapero condenado a 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona. Ramón Gabriel / EFE

El rapero Pablo Hasél ha ingresado hacia las 9.00 horas de este martes en la cárcel Ponent de Lleida para cumplir su condena de nueve meses por enaltecimiento del terrorismo, después de que los Mossos d'Esquadra lo hayan detenido esta mañana en el rectorado de la universidad, donde se había encerrado.

Según han informado fuentes penitenciarias, Hasél ha sido internado en el módulo de ingresos de la cárcel de Ponent, donde una vez identificado se le practicará la prueba PCR -preceptiva para todos los reclusos-, además de los correspondientes cacheos.

En los próximos días será evaluado por los técnicos que deben proponer su clasificación penitenciaria, para lo que la junta de tratamiento de la cárcel dispone de dos meses de plazo como máximo.

Nada impide que Hasél pueda acceder directamente a la semilibertad, lo que le permitiría salir de la cárcel a diario y solo regresar a dormir, de lunes a jueves

Aunque lo habitual es que los reclusos que no sean considerados peligrosos sean clasificados inicialmente en segundo grado, a la espera de posteriores progresiones, nada impide que Hasél pueda acceder directamente a la semilibertad, lo que le permitiría salir de la cárcel a diario y solo regresar a dormir, de lunes a jueves.

Los Mossos d'Esquadra han detenido a primera hora de esta mañana a Hasél en el edificio del rectorado de la Universitat de Lleida, donde este lunes se encerró junto a un grupo de estudiantes para dificultar su arresto

Fuerte dispositivo policial para su detención

Un fuerte dispositivo policial, formado por decenas de agentes de los Mossos y una veintena de furgonetas de la Brigada Móvil, se ha desplegado para su detención

Un fuerte dispositivo policial, formado por decenas de agentes de los Mossos y una veintena de furgonetas de la Brigada Móvil, se ha desplegado desde las 6.30 horas de este martes en las inmediaciones del rectorado para proceder a la detención de Hasél, cuyo plazo para ingresar voluntariamente en prisión finalizó el pasado viernes. A las 8.25 horas los mossos han procedido a su detención formal y se lo han llevado a un coche policial.

Al ser llevado por los agentes, el rapero ha gritado consignas como "amnistía total", "no nos van a doblegar", "no nos van a parar pese a la represión" o "muerte al Estado fascista".

Hasél se encerró este lunes en el edificio del rectorado de la Universitat de Lleida "para ponérselo a la Policía lo más difícil posible" ante su inminente detención y con el objetivo, según declaró a Efe, de visibilizar lo que considera como un "gravísimo ataque" contra las libertades.

La Policía, no obstante, ha podido sortear con facilidad las barricadas que habían situado en las entradas del edificio el medio centenar de activistas encerrados junto a Hasél en el rectorado, que han sido arrinconados por los agentes para proceder a la detención del cantante.

Momento de la detención de Pablo Hasél en el interior del rectorado de la Universitat de Lleida. EUROPA PRESS

Los activistas se han refugiado en la tercera planta del edificio mientras lanzaban algunos objetos a los agentes, aunque finalmente han sido encapsulados por los policías, que han procedido a su identificación.

En el interior del edificio se encontraban también numerosos periodistas y reporteros gráficos que han pasado la noche junto a los activistas y el propio Pablo Hasél.

El momento en el que han entrado los mossos en el rectorado y la detención de Hasél ha sido recogido por numerosos testigos y difundido a través de Twitter:

Rechazo de la Audiencia Nacional a la súplica

Este lunes, la Audiencia Nacional volvió a rechazar la suspensión de la ejecución de la condena de nueve meses de cárcel a Hasél, al recordar que en 2017 fue condenado por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad, y en 2018 por allanamiento de local. Previamente, la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia dio a Hasél un plazo de diez días para ingresar voluntariamente en prisión a cumplir su segunda condena por este delito, plazo que finalizó el pasado viernes.

"Con este historial delictivo resultaría absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes, y también una grave excepción individual en la aplicación de la Ley, totalmente carente de justificación, la suspensión de la ejecución de la pena a este penado", argumenta el tribunal.

Y añade que "las campañas" en su favor "que pudieran haber orquestado algunas personas no pueden determinar la inaplicación de la ley vigente, sino su eventual modificación por el Parlamento".

Tras su detención, organismos internacionales y dirigentes políticos han denunciado los "déficits democráticos graves" que todavía se viven en España.

Antes de ser detenido, el cantante ha dejado constancia en Twitter de los tuits por los que ha sido condenado. En Público ya hicimos una recopilación en su día de los 64 tuits y la canción por los que la Audiencia Nacional le condenó por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona e injurias y calumnias a las Instituciones del Estado.

Reforma del Código Penal

Son numerosos los organismos internacionales que reclaman al Gobierno una reforma legal para rebajar la dureza de los delitos por los que ha sido condenado el rapero. Expertos en derecho penal defienden que la legislación española es demasiado estricta y puede estar vulnerando los Derechos Humanos a la vez que afirman que no es habitual que no se suspenda la entrada en prisión de un condenado a una pena de nueve meses.

Por ejemplo, Amnistía Internacional se ha pronunciado sobre la condena estos días y considera el inminente ingreso en prisión del rapero "injusto y desproporcionado" y ha lanzado una nueva campaña con C.Tangana para exigir la reforma del Código Penal y que no se persiga la libertad de expresión.

Además, más de 200 representantes del mundo del arte y la cultura españoles, encabezados por el cineasta Pedro Almodóvar, el cantautor Joan Manuel Serrat o el actor Javier Bardem, han mostrado su apoyo al rapero.

Y es que los números de condenas por delitos de opinión son llamativos. Alrededor de 150 artistas, raperos, tuiteros, periodistas y políticos han sido condenados por delitos similares. Por todo ello, el Gobierno ha anunciado una reforma del Código Penal con el objetivo de que los delitos relacionados con la libertad de expresión no impliquen una pena de cárcel. Unidas Podemos va más allá y ha presentado una proposición de ley en este sentido en la que pide la derogación de los artículos más polémicos del actual Código Penal que chocan directamente con la libertad de expresión.

Manifestación neonazi en Madrid incitando a incumplir las normas sanitarias

Personas asisten a una marcha neonazi en homenaje a los caídos de la División Azul, este sábado en Ciudad Lineal, Madrid. Víctor Lerena / EFE

La imagen de Hasél detenido y escoltado por los mossos contrasta con las que se vivieron este sábado en Madrid, donde alrededor de 300 personas se manifestaron en una marcha en honor a los muertos de la División Azul que lucharon al lado de la Alemania nazi. El acto conmemoraba el 78 aniversario de la batalla de Krasny Bor, en la que tomó parte la división de españoles al servicio del nazismo. Con gritos de "Arriba España", los manifestantes llegaron hasta el cementerio de la Almudena y ante la placa por los caídos de la División Azul, donde un sacerdote se refirió al marxismo como una doctrina que "turba la paz de la sociedad y del espíritu".

Uno de los que tomó la palabra en ese acto neonazi fue el abogado del ultraderechista y coautor de los asesinatos de Atocha Carlos García Juliá, Ignacio Menéndez, que instó a los asistentes incumplir con las normas sanitarias de la covid: "Hace falta que incumpláis el toque de queda, que os reunáis con vuestros familiares y amigos, que seáis más de seis personas, como somos hoy aquí, y hay que abrazarse, y cantar, y vivir con alegría porque el fascismo es alegría, camarada".

Más noticias de Política y Sociedad