Público
Público

Elecciones 10-N Iglesias se presenta como el único candidato que puede evitar una coalición PSOE-PP

El secretario general de Podemos arranca la precampaña con un acto con la militancia en Madrid. Podemos se reivindica asimismo como la única formación capaz de hacer frente a los privilegiados y cree que Albert Rivera quiere sumarse a la coalición del bipartidismo que es la que quieren "los poderosos".

El candidato a la Presidencia del Gobierno por Unidas Podemos, Pablo Iglesias, durante el primer acto de precampaña / Daniel Gago - Podemos

beatriz asuar gallego

'El poder de la gente' fue el lema de Podemos para el primer acto de precampaña. El mensaje fue claro: presentar a Pablo Iglesias como el único que se atreve a enfrentarse a los grandes poderes económicos. Los diferentes dirigentes que hablaron a la militancia del partido repitieron hasta en más de cinco ocasiones esta referencia a su candidato a la Presidencia del Gobierno, un relato con el que buscan ganar el espacio de la izquierda sobre Pedro Sánchez e Íñigo Errejón. 

El secretario general de Podemos también sostuvo que su partido es el único que puede evitar la gran coalición del PP y el PSOE que defendieron esta semana Mariano Rajoy y Felipe González. Pidió a los electores que salieran a votar el próximo 10-N para demostrar a los dos expresidentes que "no son más que mayordomos de los poderes económicos y que en este país se pueden cambiar las cosas". También señaló que Albert Rivera quiere "apuntarse" a esta coalición por la que apuestan "los poderosos" a la vista de las bajas expectativas electorales de Ciudadanos. 

La sala del acto estaba llena con unos doscientos militantes y varios grupos se tuvieron que quedar fuera del espacio de Diario Madrid, en el centro de la capital. A los veinte minutos Iglesias salió a saludar a las decenas de personas que se quedaron fuera. Le recibieron con los reconocidos 'sí se puede'. 

Iglesias alertó que los poderes económicos tienen como objetivo desde 2014 evitar que Podemos entre en el Gobierno. "Operan las cloacas, mecanismos ilegales y de delincuentes para impedir que nosotros gobernemos. Es impresionante que después de los ríos de mentira que se han publicado sobre nosotros sigamos teniendo esta fuerza", explicó el secretario general con un tono ya de mitin electoral. 

Tanto él como el resto de dirigentes que hablaron — Isabel Serra, Pablo Echenique, Gloria Elizo, Ione Belarra y Rafa Mayoral — culparon al PSOE de las negociaciones fallidas para su investidura. Sostuvieron que el presidente en funciones nunca quiso una coalición a pesar de que eso fue lo que le dijo a Iglesias antes y después de las elecciones. De hecho, el líder de Podemos dijo que se equivocó al pensar que Sánchez era diferente a la líder andaluza, Susana Díaz, y que ya ha demostrado que los dos son iguales. Díaz siempre representó a la parte más conservadora de los socialistas. 

El candidato también abordó la reflexión que ahora pasa por muchos electores: si Sánchez no quiere y Podemos sigue reclamando la coalición, ¿cómo se llegará a un acuerdo después del 10-N si vuelven a sumar? Más complicada puede ser aún la situación ante la irrupción de Más País. Sin embargo, Iglesias no hizo ninguna referencia a su excompañero y sostuvo que si ellos entran en el Gobierno no será porque Sánchez quiera porque los "grandes cambios" no llegan porque los que tienen el poder lo acepten: "Las conquistas sociales se consiguen empujando". 

También contestó a los opinadores y politógos que en este tiempo le han acusado de "ingenuo" por creer que con la presencia de Podemos en el Consejo de Ministros pueden hacer grandes cambios. "Yo no soy un ingenuo, pero se pueden cambiar dos cosas. La primera es hacer que el Gobierno de España deje de ser un coto privado de los amigos de Florentino Pérez y de las empresas. Por eso, se llaman así mismos Winston Churchill", ironizó sobre los ya mencionados Rajoy y González. Lo segundo que aspira a hacer es cumplir con la Constitución y hacer cambios como intervenir en el precio del alquiler, acabar con las casas de apuestas o con las puertas giratorias. "Quien acaba en un consejo de administración, no tiene más ideología que su dinero", dijo sobre este último punto. 

Iglesias también cargó contra Sánchez por "esconderse" y no querer hacer debates electorales y sí "entrevistas facilonas". Y contra Rivera ya que dijo que la bajada en las encuestas muestra que el Ibex 35 le había abandonado y que ahora apostaba por Pablo Casado. Pero no mencionó a Íñigo Errejón ni a Santiago Abascal. Una discurso que refleja una intención de ir a por el bipartidismo incluso con más dureza que el pasado 28-A: "La mejor manera de responder a los Churchill es que Unidas Podemos tenga más fuerza todavía", insistió al final del acto.

Más noticias de Política y Sociedad