Público
Público

El Partido de la Izquierda Europea debate el camino frente al auge de la extrema derecha con el feminismo y la ecología por banderas

Este fin de semana se celebra en Benalmádena (Málaga) el congreso del partido en el que se integra IU en Europa

Activistas de Greenpeace proyectan un vídeo en la fachada de Senado en Madrid para reclamar acciones contra la crisis climática. REUTERS/Susana Vera

raúl bocanegra

Este fin de semana se reúne en Benalmádena (Málaga) el congreso del Partido de la Izquierda Europea, en el que se integra IU, con el objetivo de “tener un debate en profundidad de los grandes retos en términos organizativos y de ideas” para los próximos años en el continente, según afirma a Público Sira Rego, portavoz de IU en el Parlamento Europeo.

¿Cuáles son esos grandes retos? “Es imprescindible abordar el cambio de modelo económico, estamos viviendo unos procesos en términos humanos y de desigualdad terroríficos. En un contexto de guerra comercial EEUU-China, en que los patrones de consumo son los que son, tener una alternativa a eso, es un reto gigantesco. Para construir una economía para la gente, para que se produzca, lo que se necesita es un cambio de paradigma”, afirma Rego.

En esa transformación son claves tres ejes, según las fuentes y los documentos consultados por Público para elaborar esta información. Por un lado, la defensa de la democracia –en su mejor versión– frente al avance de la extrema derecha, que vive sus mejores días desde el fin de la II Guerra Mundial en Europa y del fin de la dictadura en España. Por otro, la ecología como arma frente a la crisis climática. Y, por último, el feminismo como elemento clave para convertir los espacios comunes en habitables y respetuosos.

Así lo explica Rego. “Otro reto grande es el colapso ambiental y la crisis ecosocial. Hay una línea común para interpretar lo que está sucediendo en el mundo. Tenemos un modelo económico profundamente fracasado, tenemos un planeta en riesgo, unos índices de precariedad y exclusión brutales. En Europa, el nivel de desigualdad es creciente”.

“A nosotras nos parece –prosigue la portavoz de IU en el Parlamento Europeo– un eje central: la propuesta feminista está planteando un nuevo modelo de relaciones sociales, se están haciendo propuestas muy interesantes. El feminismo da las claves y soluciones para que el mundo sea un espacio mas vivible. No concebimos otra cosa que no sean propuestas feministas para dar una respuesta a los retos que tiene el mundo planteado”.

Público ha tenido acceso a un borrador del documento estratégico que se debatirá este fin de semana. En él, se recogen las reflexiones fundamentales que se hace la izquierda europea en una encrucijada histórica, que se describe de esta manera: “un periodo de profundos trastornos sociales y políticos interconectados”.

"La izquierda europea se enfrenta hoy a un nuevo punto de inflexión: la necesidad de un relanzamiento"

Entre ellos, destacan los “inmensos desafíos ecológicos; las crisis económicas y financieras que causan desempleo, pobreza y austeridad; la competitividad capitalista; las guerras económicas; las desigualdades galopantes y modelos sociales atacado por las políticas de austeridad impuestas por la burguesía; los cambios en los patrones de trabajo, producción y estilo de vida, causados por la revolución digital; la economía de plataformas y el trabajo precario”.

Ante este panorama, según recoge el documento, "la Izquierda Europea se enfrenta hoy a un nuevo punto de inflexión, la necesidad de un relanzamiento político". "Este es el desafío que debemos superar hoy, trabajando de manera activa y decidida hacia la cooperación de todas las fuerzas de izquierda y verdes en Europa, a través de luchas y objetivos comunes", se añade.

Lo que sigue es una selección efectuada por Público de las principales ideas recogidas en ese borrador extractadas textualmente.

El dinero no falta

"El sistema capitalista global ha llegado a un punto muerto. Se necesita un nuevo tipo de humanismo. El PIB de la UE ha aumentado de 15 billones a 17 billones de euros en diez años. Crece el número de trabajadores pobres y el dinero no redistribuido de los mercados financieros es mayor".

"De hecho el dinero no falta. La pregunta central es sobre su uso para el progreso social. Las políticas neoliberales, como las políticas xenófobas, buscan justificarse invocando el mito de la escasez financiera. Hoy estamos en una crisis de sobreacumulación con una enorme riqueza que no se redistribuye".

La Unión Europea

Protestas contra la crisis climática y la inacción política en Bélgica. REUTERS/Francois Lenoir

Protestas contra la crisis climática y la inacción política en Bélgica. REUTERS/Francois Lenoir

"Hoy se encuentra en el centro de una profunda crisis económica, social e institucional sistémica. Desde la crisis de 2008 ha hecho que la gente sea la que pague el precio de la crisis, a través de políticas de austeridad que continúan agravando la situación y evitan allanar el camino para un desarrollo económico sostenible. Se están sacrificando las inversiones y los servicios públicos, que son un requisito previo para el progreso humano y un futuro ecológicamente sólido".

"Las opciones políticas en Europa a las órdenes de los grandes intereses financieros, las corporaciones transnacionales o instituciones de la UE que no tienen legitimidad democrática, como la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE)". 

"La Izquierda Europea se dio cuenta rápidamente del daño que suponen los tratados europeos. Pero en el contexto actual de agitaciones sociales y políticas, hasta ahora no ha logrado transformar la creciente crítica a las políticas neoliberales en Europa en un proyecto político alternativo exitoso que sea creíble a los ojos de la gente".

Crisis de la democracia y extrema derecha

"Para preservar el sistema, las fuerzas capitalistas están atacando la democracia en todas partes, concentrando y confiscando las decisiones políticas. Estamos presenciando una disminución de la democracia en todo el mundo. La extrema derecha no rechaza la lógica de la guerra económica, ni se opone a las políticas de austeridad. Incluso avivan las llamas promoviendo el racismo, haciendo creer a la gente que les darán una mejor protección, poniéndolos primero, contra todos los demás. Pero nunca defienden los intereses de los trabajadores y los pueblos. La amenaza es real".

La esperanza, los movimientos populares

"Los últimos años han visto crecer movimientos populares que dan esperanza para el futuro. [Existe] una ola de movimientos feministas por la igualdad real, contra toda violencia hacia las mujeres, por el derecho al aborto, en un momento en que los ataques retrógrados contra los derechos de las mujeres están resurgiendo en Europa. [También ha surgido] una creciente conciencia sobre la crisis climática en todo el mundo y el nacimiento de un movimiento climático internacional con grandes manifestaciones, acciones de desobediencia civil y huelgas de escolares, inspirados por Greta Thunberg”.

Flujos financieros bajo control

"Queremos abrir la perspectiva de una sociedad libre de las exigencias de lucro del capital, una sociedad socialista y democrática para la humanidad y para el planeta. Esto significa poner los flujos financieros bajo control democrático, fortalecer el sector público e introducir una regulación social y democrática en la economía a todos los niveles, desde el local hasta el regional, desde el nacional hasta el europeo".

"Con este fin, queremos servicios e inversiones públicas para el bien común, como el suministro de energía y nuevas energías, suministro de agua, nuevas formas de movilidad y comunicación, vivienda, salud y cuidado, educación y cultura. La privatización de los servicios públicos es devastadora tanto para la gente como para las naciones; Además, nada lo justifica financieramente".

Prohibir la especulación financiera

"La explosión de riqueza y ganancias a expensas de los salarios, debe ser detenida. Las políticas tributarias deben ser más equitativas mediante impuestos más altos sobre los ingresos de los más ricos y sobre la riqueza, sobre las ganancias de las grandes empresas y bancos, al tiempo que se reduce la carga fiscal sobre los ingresos bajos y medianos. Debemos prohibir y cerrar los paraísos fiscales".

"Se debe prohibir la especulación financiera sobre la energía, el agua, la vivienda, la salud, la educación y la tierra, y los mercados financieros deben estar bajo control democrático para luchar contra la financiarización de la economía".

"Para combatir la precariedad de las condiciones de trabajo, apoyamos las luchas sociales para la creación y el aumento de un salario mínimo, en aquellos países donde el movimiento obrero lucha por conseguirlo. En términos más generales, apoyamos las luchas por los salarios, los convenios colectivos, la reducción de las horas de trabajo sin reducción de los salarios y la mejora de las condiciones de trabajo en todos los países".

Una política industrial de izquierda

"Es esencial aclarar lo que esto implica, en un momento en que el proceso de producción dentro de las sociedades está experimentando una profunda agitación. Queremos repensar la producción industrial para que pueda satisfacer las necesidades humanas, y que sea eficiente en recursos y libre de combustibles fósiles, y trabaje en un nuevo modelo para la agricultura y la producción de alimentos a través de una reforma total de la Política Agraria Común (PAC), para garantizar un ingreso decente a los agricultores, así como una alimentación sana y económica, reubicar la producción y armonizar las normas ambientales hacia arriba".

"Las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse drásticamente en un 70% para 2030 para lograr la neutralidad de carbono para 2050, según lo establecido por el Acuerdo Climático de París en la COP21. Para luchar contra la crisis climática, el agotamiento de los recursos naturales y los desastres ecológicos, se necesita un cambio social fundamental y un rediseño de la organización de la producción. El modelo energético debe ser repensado en su totalidad".

Más noticias