Público
Público

Partidos y asociaciones nazis con registro legal en España aplauden a los negacionistas del Holocausto 

Este miércoles se conmemora el Día de Recordación de las víctimas del genocidio contra millones de judíos. La formación política Alianza Nacional, inscripta en el registro de Interior, agrupa a los principales "revisionistas".  

Auschwitz
El campo de concentración de Auschwitz en una imagen de archivo. EFE

El infierno aún tiene quien le adore. Son relativamente pocos, suelen dejarse ver en las redes sociales y tienen registro legal en el Ministerio del Interior. Ya sea mediante mensajes, carteles o incluso actos públicos, los últimos negacionistas españoles del holocausto nazi continúan hoy homenajeando a los responsables del genocidio contra millones de personas judías. 

Este miércoles es el día que ellos niegan: en esta jornada se conmemora el Día Internacional de Recordación del Holocausto. Será precisamente en ese contexto que el Senado acogerá un acto institucional de recuerdo y reconocimiento hacia quienes fueron exterminados por el nazismo, así como a todos aquellos que lograron sobrevivir a tal infierno.

"Día de la gran mentira", es el eslogan preferido del ultraderechista Pedro Pablo Peña, líder del partido político Alianza Nacional, para referirse a esta jornada. En efecto, esa formación defiende a capa y espada a Adolf Hitler –a quien Peña llegó a denominar "vacuna contra el virus judío"– y al régimen nazi. Su líder no duda en autodefinirse "hitleriano" y Facebook ha retirado varias publicaciones suyas por incitación al odio. 

El pasado 28 de diciembre, coincidiendo con el Día de los Inocentes, Alianza Nacional publicó un mensaje en su cuenta oficial de Twitter donde ironizaba sobre los asesinatos en el campo de concentración de Auschwitz. Junto a un supuesto anuncio que anunciaba la venta de un trozo de ladrillo de un horno crematorio de ese centro de exterminio, el partido neonazi proclamaba: "Apoyamos a los pequeños emprendedores que buscan una nueva forma de negocio, en estos tiempos tan duros donde la pandemia obliga a reinventarse". 

Algunas semanas antes, ese mismo partido había celebrado la puesta en libertad de Ursula Haverbeck, una negacionista alemana condenada por la justicia de ese país. "No podrán censurar la verdad", fue el lema elegido entonces por los hitlerianos españoles.

Por su parte, La Falange difundió en 2015 un artículo del librero nazi Pedro Varela, en el que directamente se cuestionaba la dimensión del holocausto nazi contra millones de judíos. Junto a ese texto de Varela aparecía una descripción de un falangista que, bajo seudónimo, señalaba que este genocidio era "el mayor fraude histórico, político, moral y económico que conocen los tiempos".

Yessica San Román, directora del Área de Educación, Holocausto y Antisemitismo del Centro Sefarad-Israel de Madrid, sostiene que las posturas negacionistas que aún defienden ese tipo de organizaciones "no son por desconocimiento", sino que "responden a un plan" de dichos grupos ultraderechistas. En tal sentido, esta experta advierte sobre el riesgo que supone la utilización de las redes sociales por parte de esos grupos.

Admiradores de las SS

Más allá del ámbito partidario también hay amantes de la ideología nazi con reconocimiento legal. En ese contexto, la asociación Devenir Europeo es otro de los reductos donde aún se honra a los responsables del Holocausto. Este colectivo, encargado de organizar conferencias de homenaje a figuras de las SS, está legalmente registrado ante el Ministerio del Interior. Asimismo, Devenir Europeo ha realizado campañas de apoyo a "revisionistas" del Holocausto como la propia Haverbeck, de quien destacaban su "activismo contra la imposición legal de la versión oficial de los vencedores".

"Nuestra Asociación, que se declara abiertamente como nacionalsocialista, no tiene pretensiones de convertirse en ningún partido político, y nace creada por un grupo de personas que observan una decadencia generalizada de los valores de la sociedad actual, y creen que es necesario intervenir para mostrar a la sociedad que existen en nuestra cultura tradicional unos valores éticos y espirituales positivos, que es necesario conservar a todo trance", sostiene en su página web.

A pesar de autodefinirse como nacionalsocialista y realzar a las principales figuras nazis, Devenir Europeo sostiene que "condena toda apología de cualquier genocidio cometido en la Historia y expresa su dolor por cualquier victima inocente; del mismo modo que condena todo tipo de xenofobia y odio a cualquier raza, pues amamos las razas como parte de la naturaleza y deseamos su diferencia y su existencia". "Por ello, condenamos toda violencia ejercida por meros motivos de pertenencia a una raza, religión, etc", subraya.

En cualquier caso, este grupo nazi sostiene que apoya "la libre investigación de los temas históricos para saber qué pasó realmente en cada sitio y momento, sin que ello implique despreciar o insultar a las victimas inocentes de cualquier conflicto". 

En ese contexto, San Román destaca que en España existe cobertura legal para perseguir el negacionismo del Holocausto. También pone de relieve el trabajo que se realiza en el ámbito educativo para explicar al alumnado de la ESO y Bachillerato sobre lo que significó ese genocidio contra la población judía. "Estamos bien en cuanto a las leyes y la educación, pero la realidad es que nos queda mucho por hacer", señaló a Público.

El presidente de la sección catalana de la Liga Contra el Racismo y el Antisemitismo (LICRA) e integrante del Comunidad Israelita de Barcelona (CIB), Isaac Levy, advierte que "a día de hoy, más que una negación, se está produciendo una banalización del Holocausto". "Hay gente que minimiza los números y que dice que es una exageración o un invento de los judíos", sostiene.

"Relativización"

"En España quedan negacionistas en los segmentos neonazis", afirma por su parte Jon Iñarritu, diputado de EH Bildu y miembro de LICRA. Del mismo modo, considera que a día de hoy existe "un peligro de relativización del Holocausto que no viene de revisionistas, sino de gente que por desconocimiento o mala fe intenta ocultar que el 27 de enero es la conmemoración de las víctimas del genocidio nazi contra los judíos, algo que, por lo visto, les resulta incómodo nombrar". 

Levy alerta además que "también hay otro tipo de banalización muy frecuente en los medios y en la clase política: cuando se descalifica a alguien que no opina como tú, se le llama nazi. Aquí en Barcelona ha pasado mucho". "A nuestro modo de ver, es una banalización: el nazismo no se puede comparar con absolutamente nada", subraya. Asimismo, el responsable de LICRA en Catalunya no oculta su preocupación tanto por el "populismo de ultraderecha" como por "un antisemitismo nuevo que se disfraza de antisionismo".

Recorrido en Chamberí

En vísperas del acto que tendrá lugar este miércoles en el Senado, la conmemoración del Día de Recuerdo de las Víctimas del Holocausto también ha sido objeto de un acto muy especial en el barrio madrileño de Chamberí. Este martes, un grupo de familiares de víctimas españolas del nazismo han efectuado un recorrido por las zonas de ese barrio donde se encuentran cinco "Stolpersteine", unos ladrillos dorados incrustados en las aceras frente a las casas en las que vivieron sus seres queridos antes de ser enviados a los campos de la muerte.  

Más noticias de Política y Sociedad