Público
Público

Reparten 150 kilos de tomate para denunciar los recortes del PNV en Barakaldo

El colectivo Berri Otxoak ha cerrado este viernes su original campaña en esta localidad vizcaína, donde ha advertido sobre los altos sueldos que perciben la alcaldesa nacionalista y su rival del PSE.

Reparto de tomates realizado por Berri Otxoak en el exterior del Hospital de Cruces, en Barakaldo. BERRI OTXOAK

Las campañas electorales no sólo están compuestas de actos, declaraciones y debates. A lo largo de las jornadas previas a toda votación nunca faltan los caramelos con envoltorios políticos que se reparten en la vía pública. La plataforma por los derechos sociales Berri Otxoak, que no pide el voto por nadie, ha incorporado este año un nuevo obsequio a los transeúntes: los tomates.

Conocidos por sus llamativas performances de denuncia social, los activistas de este colectivo afincado en Barakaldo (Bizkaia) han aprovechado el último día de campaña electoral para hacer su propio y particular acto de cierre en el Parque de los Hermanos de esa localidad vasca. Allí no ha habido políticos prometiendo cosas, pero sí críticas veladas a quienes mayores posibilidades tienen de ocupar la alcaldía durante los próximos cuatro años.

Durante las últimas dos semanas, Berri Otxoak ha salido a la calle en cuatro ocasiones para repartir, en total, 150 kilos de tomates. La mayor parte de ellos –unos cien kilos- fueron obsequiados el pasado domingo, durante las fiestas populares del barrio de Cruces. El resto terminó de regalarse durante la desapacible mañana de este viernes. También había latas especialmente preparadas para esta performance con la siguiente inscripción: 

“En las fiestas de los barrios solemos poner una mesa y repartimos chorizos, bajo la consigna ‘no hay pan para tanto chorizo’. Ahora, con los tomates, hemos querido innovar”, cuenta David González, uno de los integrantes de Berri Otxoak que durante los últimos días se ha entregado en cuerpo y alma al reparto de la roja hortaliza.

Ya sea con chorizos o tomates, el objetivo de esta plataforma social no es otro que advertir sobre los recortes impuestos desde el ayuntamiento por la actual alcaldesa, Amaia del Campo (PNV), quien el próximo domingo buscará ser reelegida. “En concreto, han aprobado reducir las ayudas de emergencia; las subvenciones al alquiler para jóvenes o los criterios de acceso a los recursos habitacionales destinados a las familias afectadas por un desahucio”, enumera la plataforma social en uno de sus comunicados.

Allí también acusa al gobierno municipal de aplicar la tijera “en los servicios sociales municipales; las prestaciones gestionadas por el Servicio Vasco de Empleo, los equipamientos para personas sin hogar o la ayuda domiciliaria para personas dependientes de la localidad”, además de “recortar los derechos laborales de las 356 personas trabajadoras con diversidad funcional del Taller municipal Usoa”.

Sueldos públicos

En ese contexto, Berri Otxoak y sus tomates humanos –dos militantes disfrazados que se dedican a repartir octavillas durante la iniciativa- contrastan esos recortes con el salario de la alcaldesa: 88.495 euros anuales. Del mismo modo, destacan que el aspirante a la alcaldía por el PSE, Alfredo Retortillo, ha percibido como consejero de Turismo del Gobierno Vasco –cargo al que renunció para postularse al ayuntamiento- un sueldo de 88.677 euros al año. Estos datos aparecen en el cartel confeccionado por el colectivo social para sus actos de reparto de tomates, en el que destacan que ambos políticos “apoyan y avalan los recortes”.

"Es decir, ambos candidatos reciben lo mismo que el presidente en funciones Pedro Sánchez o más que sus ministros; o tienen ingresos superiores a presidentes de comunidades autónomas como Andalucía, Murcia y Valencia. Además, su renta es más alta que la de mandatarios de ciudades como Sevilla (con siete veces más de población) o Vigo (que triplica a Barakaldo en residentes)", denuncia la plataforma en un comunicado. 

“Cuando estamos en la calle, repartiendo propaganda, siempre hay gente que se acerca y te pregunta por estos temas”, cuenta Fernández. En tal sentido, subraya que Berri Otxoak “no pide el voto para ningún partido”. “Lo que sí hacemos es recordarle a la gente quiénes son los responsables de los recortes en nuestro pueblo”, apunta.

Más noticias