Público
Público

Ciudadanos Covid-19 Rivera decide a última hora participar en la Asamblea de Cs que inaugura la 'era Arrimadas'

En un primer momento, fuentes de la formación señalaron que el catalán no participaría en el cónclave. Finalmente, sí lo hará a través de un vídeo. El exlíder de Cs dijo a principios de marzo que no pretendía ser "ni un expresidente que tutela ni un jarrón chino" en referencia a la metáfora acuñada por Felipe González. 

Albert Rivera e Inés Arrimadas, de Ciudadanos. / EMILIO NARANJO (EFE)
Albert Rivera e Inés Arrimadas, de Ciudadanos. / EMILIO NARANJO (EFE)

marta monforte

El fin de semana del pasado 7 y 8 de marzo los militantes de Ciudadanos eligieron a Inés Arrimadas como nueva presidenta del partido con un gran margen sobre su contrincante, Francisco Igea. La V Asamblea General de Cs, que dejaba formalmente atrás la etapa de Albert Rivera como único líder de la formación, culminaba el siguiente fin de semana. Sin embargo, la rápida extensión de la pandemia en España y la aplicación del estado de alarma provocó su cancelación.

Mes y medio después, la nueva dirección ha decidido celebrar este congreso de manera telemática; comenzará el próximo jueves 30 de abril y se prolongará hasta el domingo 3 de mayo. Este cónclave iba a contar, en principio, con una ausencia destacada: la del propio Rivera. El catalán dimitió el pasado noviembre tras el desplome electoral en la que la formación perdió 47 de sus 57 diputados en el Congreso y decidió desvincularse de la vida pública y del partido al que le dedicó 13 años de su vida.

Fuentes del partido confirmaban a primera hora de la tarde que Rivera había declinado la invitación de la nueva dirección, pero finalmente han informado de que sí participará a través de un vídeo que se visionará el próximo jueves. El exlíder de Cs preside el despacho de abogados Martínez Echevarría y no ha concedido entrevistas desde la debacle de su partido. En estos meses, únicamente ha convocado una rueda de prensa en la que anunció su nuevo puesto de trabajo.

El catalán aseguró estaba "más feliz" con su nueva vida -en las próximas semanas será padre junto a la cantante Malú- y que no pretendía ser "ni un expresidente que tutela ni un jarrón chino" en referencia a la metáfora acuñada por Felipe González para definir a los expresidentes, muy valiosos pero que nadie sabe dónde colocar en un piso, a la espera de que un niño les dé un codazo y los rompa.

Rivera estuvo muy desconectado de la actualidad política los meses posteriores a su dimisión -según trasladan desde su entorno- centrado en escribir su libro 'Un ciudadano libre', cuyo lanzamiento estaba previsto para mediados de abril, ahora aplazado por el coronavirus. En los meses que pasaron desde su renuncia hasta su anuncio de trabajo apenas puso una decena de tuits, pero desde el inicio de la pandemia su actividad en redes sociales se incrementó, dando opinión sobre todo.

placeholder

El que no participará en la asamblea su ex número dos, José Manuel Villegas, a quien correspondía presentar el informe de gestión de la ejecutiva saliente, y que Rivera fichó como vicepresidente en su despacho de abogados. El exsecretario general de Cs, que al igual que Rivera, es abogado y se incorporó el 15 de marzo al bufete. En su ausencia, una voz en off leerá el informe que él elaboró en un vídeo distribuido a los compromisarios.

La Asamblea elegirá los nuevos estatutos y la estrategia

Con la crisis del coronavirus y la derrota en las primarias de Igea, la parte crítica del partido ha quedado totalmente diluida. Este sector acusaba a Arrimadas de seguir "el mismo camino que Rivera" y difería tanto en su política de pactos como en su organización territorial. Lo cierto es que la jerezana confeccionó su equipo de dirección en consonancia con el pasado: 31 de los 35 miembros que conforman su ejecutiva pertenecían al Comité Ejecutivo de Albert Rivera. Entre los nombres más mediáticos destacan los de Ignacio Aguado, Juan Marín, Begoña Villacís, Lorena Roldán, Edmundo Bal, Marcos de Quinto y Toni Cantó.

El aparato del partido ha elaborado dos ponencias: una sobre los estatutos y otro sobre la estrategia. 500 compromisarios, en su mayoría a favor de las tesis de Arrimadas, están llamados a participar en el debate y la votación de enmiendas a las ponencias estratégica y organizativa a través de una plataforma digital. Las intervenciones de los consejeros y el discurso de cierre de Arrimadas podrán seguirse a través de videoconferencia.

La asamblea también elegirá el nuevo Consejo General -el máximo órgano del partido entre congresos-, además de la ponencia de Estatutos y la de estrategia. Tal y como está diseñado el congreso, hay pocas posibilidades de que se aprueben enmiendas no apoyadas por la dirección. Sin embargo, los críticos celebran lo que consideran una "vuelta al centro" de Arrimadas durante esta crisis que le ha llevado a tender puentes con el Gobierno.

En el anterior congreso de la formación naranja - celebrado a principios de 2017 y, en aquel caso, ordinario- se debatieron y modificaron los estatutos, la estrategia política y también el ideario. De hecho, uno de los cambios más significativos fue la eliminación de las referencias a la socialdemocracia del ideario de Ciudadanos, que desde entonces se define como un partido "liberal, progresista, demócrata y constitucionalista".

Más noticias