Público
Público

Sánchez planteó a Iglesias un "Gobierno de cooperación" programático, parlamentario y de altos cargos

El candidato está dispuesto a ofrecer puestos de responsabilidad en la estructura del Ejecutivo a las personas que designe Podemos, pero no en el Consejo de Ministros. Se espera la respuesta de Iglesias, pero no se plantea retrasar la investidura

Publicidad
Media: 4
Votos: 12

11/06/2019.- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la reunión mantenida esta mañana en el Congreso de los Diputados para intentar recabar su apoyo a la investidura, el cual le permitiría sumar 42 diputados a los 123 con que cuenta el PSOE, once menos que la mayoría absoluta. La última vez que Sánchez e Iglesias se reunieron oficialmente fue el pasado 7 de mayo en el Palacio de la Moncloa, cuando ambos mostraron su voluntad de entenderse y llegar a un acuerdo estable para la legislatura, lo que se materializó poco después en la composición de la Mesa del Congreso.- EFE/Zipi

El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, sí concretó al líder de Podemos; Pablo Iglesias, esa entelequia que se ha dado en denominar “Gobierno de cooperación”, y que el dirigente socialista lo quiere plantear en tres niveles: el programático, el parlamentario y el de la estructura de Gobierno.

Básicamente es la oferta que le hizo Sánchez a Iglesias durante la reunión del lunes para intentar llegar a un acuerdo de investidura, y que no contempla el Gobierno de coalición como lo entiende Podemos, ni que haya miembros de esta formación en el Consejo de Ministros, según fuentes consultadas.

A nivel programático parece que el acuerdo es más que factible. Los socialistas y Podemos comparten muchas líneas en políticas sociales y ya llegaron a un acuerdo para los Presupuestos fallidos que se presentaron al Congreso.

Como siempre, hay algunas diferencias y la formación morada siempre quiere ir un paso más allá del habitual conservadurismo de los socialistas antes algunas medidas, pero fuentes del PSOE no ven grandes problemas en concretar un acuerdo para la legislatura y, además, apuntan que la derogación de la reforma laboral -una línea roja marcada por Podemos- no será ningún obstáculo.

El segundo nivel que propuso Sánchez a Iglesias fue una colaboración parlamentaria constante y leal, donde tengan una unidad de acción común y no se haya carreras al registro para presentar iniciativas y apuntarse méritos. Según las fuentes consultadas, Sánchez se comprometió también a no buscar la llamada “geometría variable” con otros grupos en los asuntos en los que no haya acuerdo, una exigencia planteada por el propio Iglesias que teme que el PSOE quiera pactar otras políticas con las que no está de acuerdo Podemos con otros partidos de la Cámara Baja.

Y, finalmente, Sánchez le ofreció incorporar a dirigentes de Podemos en altos cargos de la estructura de Gobierno, pero no en el Consejo de Ministros como exige la formación morada. Según fuentes consultadas, el candidato a Presidente del Gobierno no quiere sólo una presencia simbólica de dirigentes de este partido, sino que está dispuesto a ofrecer puestos significativos y de responsabilidad que, además, recaerán en las personas que designe Podemos. 

Y hasta ahí llegó la propuesta de Sánchez del "Gobierno de coopearación" y de que la que poco se va a mover ya, decida lo que decida Podemos. Para los sociaistas es una oferta generosa, y recuerdan que les supone renunciar al Gobierno en solitario como era su pretensión inicial y, además, da la posibilidad a Podemos de proponer a las personas que considere oportunas para  ocupar cargos en la estructura del Gobierno, sin ningún veto, dejando manos libres a Pablo Iglesias y a su dirección para nombrar a quienes quieran.

Investidura en julio, sí o sí

Ahora, como afirmó Carmen Calvo, en Moncloa se espera ahora una respuesta de Podemos, y destacó que la propuesta se dirige a toda la organización para que la estudien. Además, dio por cerrada la posibilidad de que haya miembros en el Gabinete ministerial de Sánchez. “Se ha hecho una oferta de varios puestos de responsabilidad que, desde luego, no son en el Consejo de Ministros”, afirmó la vicepresidenta.

Si Podemos aceptara la propuesta de Sánchez la investidura se podría celebrar la segunda o tercera semana de julio, pero fuentes de La Moncloa aseguran que en el caso de que la rechace, tampoco se va a retrasar. “Habrá investidura en julio sí o sí”; asegura un dirigente del Ejecutivo, dando por sentado que no se van a enredar en más negociaciones y que las cartas de todos están ya encima de la mesa.

Más noticias en Política y Sociedad