Público
Público
observatorio continuo de key data

Sondeos: La pandemia frena a Vox en favor del PP y afianza la mayoría progresista

La campaña de bulos y acusaciones delirantes del partido ultra de Abascal, intentando sacar partido de la emergencia del coronavirus, ha puesto fin a meses de carrera alcista de Vox en las encuestas y ha favorecido al PP, que recupera votos y escaños. Mientras tanto, el PSOE obtiene sus mejores datos desde el 10-N, según las estimaciones de Key Data para Público.

Comparativa de las estimaciones de Key Data, para abril de 2020, frente a los escaños obtenidos en las últimas elecciones generales.
Comparativa de las estimaciones de Key Data, para abril de 2020, frente a los escaños obtenidos en las últimas elecciones generales.

En tiempos de peligro, la mayoría se refugia en valores seguros. Así que, en medio de la pandemia y el confinamiento, los electores están apostando por los partidos mayoritarios con experiencia de Gobierno y avalando la gestión del Ejecutivo de coalición, posición que frena el ascenso de Vox en favor del PP y que afianza a la mayoría progresista en el poder.

Al menos, esas son las estimaciones del gabinete demoscópico Key Data, que en su última oleada del Observatorio Continuo para Público pronostica una recuperación del Partido Popular en votos y escaños, así como un fortalecimiento del PSOE, si ahora se celebrasen elecciones anticipadas.

"En el bloque derechista, la crisis del coronavirus parece que tiene un cierto efecto centrípeto, concentrando el voto en el principal partido de la derecha en perjuicio, sobre todo, de Vox, que estaba experimentando un importante crecimiento en los meses posteriores a las elecciones de noviembre", explica Paz Álvarez, de Key Data. "Ciudadanos continúa perdiendo posiciones, con una Inés Arrimadas algo desdibujada en esta profunda crisis".

El resultado –según esta evaluación ponderada, o desk research, de los sondeos publicados tras la emergencia, incluido el Barómetro del CIS– es que se frena de golpe el prolongado ascenso meteórico del partido ultra de Santiago Abascal, que cae por primera vez en los pronósticos desde su lanzamiento a la órbita parlamentaria en las autonómicas andaluzas de 2018, como se puede observar en la siguiente tabla completa de las estimaciones de Key Data:

Tabla completa de estimaciones de Key Data para unas elecciones generales anticipadas, comparadas con los resultados del 10-N.
El PP recuperaría seis escaños (cinco de Vox y uno de Cs), pero la suma de las derechas seguiría inalterable

Según estos cálculos, el PP recuperaría 380.000 votos y seis escaños (hasta alcanzar los 95), como consecuencia de la pérdida de cinco diputados por Vox y de otro por parte de Ciudadanos, de forma que la suma de estas tres derechas quedaría inalterada (un total de 151 parlamentarios, igual que ahora). Así quedaría reforzada la preeminencia de Pablo Casado en la oposición, pero no se acercaría ni un paso más a La Moncloa, ya que su remontada procedería del debilitamiento de sus dos únicos aliados posibles.

En cambio, Pedro Sánchez saldría fortalecido de unos nuevos comicios –según la evaluación demoscópica de los sondeos disponibles– porque subiría cuatro escaños, compensando la pérdida de dos diputados por Unidas Podemos y de uno más por Más País, formación con la que Íñigo Errejón bajaría a menos de medio millón de votantes (al perder el 15% de sus seguidores) y a menos del 2% de los votos válidos.

El partido de Pablo Iglesias también retrocedería, aunque mínimamente –sólo perdería el 3,4% de sus votos–, a pesar del desgaste que está padeciendo por la concentración contra el vicepresidente de todos los ataques y acusaciones de las derechas. Su retroceso se debería, fundamentalmente, al trasvase hacia el PSOE de unos 100.000 de sus votantes que buscan la seguridad del partido que más tiempo ha gobernado desde la recuperación de la democracia.

El Gobierno no parece perder la confianza del electorado

Entretanto, la situación electoral permanecería estable tanto en Catalunya como en Euskadi, de forma que la aritmética que facilitó la investidura de Sánchez seguiría vigente, incluso con un escaño más que antes, permitiendo la aprobación de leyes y presupuestos en la nueva era pos-pandemia.

Aún así, todavía es pronto para sacar conclusiones sobre los efectos psicológicos de la tragedia internacional y las consecuencias sociológicas que tendrá la nueva realidad de distanciamiento social. "Quedan semanas de reclusión y es prematuro constatar los efectos de la crisis en la vida diaria", subraya Álvarez. "Aunque, de momento, no parece que el Gobierno haya perdido la confianza del electorado. Más bien lo contrario; está reforzando su crédito entre los electores".

Por comunidades, el PSOE subiría en las autonomías más afectadas por el coronavirus –ganando un escaño en Madrid, Catalunya, Navarra y País Valencià–, además de en Illes Balears, mientras que perdería un diputado por Andalucía, que esta vez iría a parar al PP, como se comprueba examinando el siguiente gráfico interactivo (pasando el cursor sobre las barras aparecen los datos completos):

Vox perdería tres escaños en Castilla y León, y dos en València

Por suparte, Unidas Podemos perdería escaños en Madrid, Navarra y Baleares, pero ganaría uno en València; mientras que el diputado perdido por Ciudadanos sería catalán.

En cuanto a Vox, cedería tres escaños al PP en Castilla y León, y perdería dos diputados en el País València, que irían a parar, uno al PSOE y otro a UP, por el reparto de restos de la Ley D'Hondt.

En definitiva, un escenario de prudencia y cautela del electorado en ambos lados del espectro, que sobre todo castigaría a los políticos más extremistas, los que han tratado de aprovecharse de la catástrofe vírica con manipulaciones populistas.

Más noticias de Política y Sociedad