Público
Público

La guerra del protocolo y los gestos entre Sánchez y Torra, con dos versiones

El presidente del Gobierno ha llegado a las 19:15 horas y unos veinte minutos antes lo había hecho el de la Generalitat.  Se han reunido en solitario, solo ha habido foto sólo entre los dos. Moncloa califica el encuentro entre los seis de mero saludo, y la Generalitat habla de "mini-cumbre"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, durante su reunión en el Palau Reial de Pedralbes, en Barcelona. REUTERS/Albert Gea

La guerra del protocolo, los gestos y la simbología del encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat, Quim Torra, ha quedado en tablas: ha habido cesiones y tensiones por ambas partes.

Así, el recibimiento este jueves a Sánchez en el Palacio de Pedralbes lo protagonizó en solitario el president catalán, evitándose la imagen que los otros dos miembros del Govern (el vicepresidente Pere Aragonés y la conseller de Presidencia, Elsa Artadi) estuvieran presentes, y pareciese el recibimiento de parte del Ejecutivo catalán al presidente español como un encuentro con otro Gobierno.

Sánchez ha llegado a este palacio a las 19:15 horas y unos veinte minutos antes lo había hecho Torra, quien ha aguardado en el interior de edificio y ha salido a recibir al jefe del Ejecutivo. Tras apearse de su vehículo oficial, el primero en saludar al presidente del Gobierno ha sido el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Miquel Esquius, y después ha habido un apretón de manos entre Sánchez y el president. Ambos se han saludado y han ido conversando de forma distendida antes de acceder al interior del palacio.

Pedro Sánchez y Quim Torra se saludan en el Palacio de Pedralbes. M.S.

Aquí también ganó la batalla La Moncloa: la foto de la reunión fue igualmente entre Sánchez y Torra en solitario, estando previsto que al término de su encuentro se incorporaran los miembros de los respectivos gobiernos, que se han reunido por separado: la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, estaban en otra sala con Aragonés y Artadi.

Aquí surgió la guerra sobre qué tipo de encuentro. La Generalitat quería que, además de una foto de los seis políticos, se continuara la reunión de trabajo. Pero Moncloa precisó de inmediato que sólo entraban a saludar a los dos presidentes, y que la reunión sobre contenidos era exclusivamente entre los dos presidentes. Moncloa negó en todo momento que fuera una reunión a seis, lo que podría dar argumentos a la Generalitat para hablar de una “mini-cumbre” entre los dos Gobiernos, que era el objetivo político fundamental de Torra.

No obstante, la versión de la Generalitat es que el encuentro entre los seis no fue breve ni meramente protocolario, y la versión del Gobierno que no se entró a abordar ninguna materia.

Al término de las reuniones, habrá dos conferencias de prensa para dar cuenta de la cumbre: primero de Batet y después de Artadi.

Está previsto que luego, tanto Sánchez como Torra asistan también a una cena organizada por la patronal catalana Foment del Treball.

Más noticias en Política y Sociedad