Público
Público

Antirracismo El movimiento antirracista mantiene el pulso ante el auge de Vox y el discurso del odio

La Asamblea Antirracista de Madrid ultima una manifestación para el 17 de noviembre mientras que la plataforma catalana Unitat contra el feixisme i el racisme hace un llamamiento urgente ante el crecimiento del partido ultra para la movilización y la organización unitarias contra el racismo y la extrema derecha en los diferentes territorios del Estado español.

Publicidad
Media: 4.73
Votos: 15

Cabecera de la manifestación antirracista convocada por colectivos. ARANCHA RÍOS

Los 52 escaños y más de tres millones de votos cosechados por Vox en las elecciones del pasado domingo son una buena muestra de que el discurso del odio y el racismo se han normalizado en España. "No es que no existiera antes, pero ahora se ha naturalizado y eso es mucho más peligroso", opina Paula Guerra, presidenta de SOS Racismo Madrid y miembro de la Asamblea Antirracista de Madrid, que este domingo saldrá por tercer año consecutivo a las calles de Madrid "para demostrar que existimos, que vivimos aquí y que tenemos voz", explica Guerra, que llama más que nunca a la población a sumarse a la protesta.

Por su parte, la plataforma catalana Unitat contra el feixisme i el racisme (UCFR) ha reaccionado ante el avance de la extrema derecha haciendo un "llamamiento urgente" para impulsar "movimientos unitarios contra la extrema derecha y el racismo". Un trabajo de lleva haciendo en Catalunya desde que nació en 2010 para enfrentar y frenar el discurso del partido ultraderechista Plataforma por Cataluña. El pasado febrero, esta formación se disolvió y recomendó a sus militantes y simpatizantes integrarse en el partido de Santiago Abascal, que ahora es tercera fuerza política en España.

"Vox no es un partido más, sino que alberga fascistas y neonazis. Su llegada ya ha aumentado el racismo, por ejemplo con los vergonzosos ataques contra residencias de jóvenes migrados sin tutores familiares en el territorio. Ha alimentado el sentimiento anticatalán, con su nacionalismo ultra y excluyente que busca la vuelta de la “Una, Grande y Libre” del franquismo, ha advertido la plataforma en un comunicado en el que también pide redobla esfuerzos para "combatir el racismo que está creciendo de manera más general y que constituye el caldo de cultivo para el avance de la extrema derecha".

cartel STOP VOX

La UCFR, que aglutina a más de 500 organizaciones y movimientos sociales, comenzará este mismo a mes a poner en común estrategias y situaciones en asambleas simultáneas en los distintos territorios, que abarcan desde barrios, pueblos y ciudades catalanas hasta Baleares, Valencia, Andalucía o Murcia, detalla Pere Fernández, activista y miembro de la coordinación de UCFR. En enero tienen previsto celebrar en Barcelona un encuentro unitario para reforzar los trabajos, tratar de ampliar las redes territoriales y organizar la movilización del 21 de marzo, día internacional contra la discriminación racial. El pasado año ya logró reunir a más de 3.000 personas clamando contra Vox en Barcelona, pero esperan que este año sea mucho más masiva.

Temor al aumento de la violencia física

En Madrid no es Vox lo que marcha la agenda del movimiento antirracista. La manifestación del año pasado, que congregó a cientos de personas, denunciaba el racismo institucional, y la de 2017, que fue la primera marcha antirracista convocada por esta asamblea, sirvió para recordar el 25º aniversario de la muerte de Lucrecia Pérez, el primer asesinato racista de la etapa democrática española. "En este nuevo escenario, con un partido abiertamente racista como tercera fuerza, vamos a seguir en la misma lucha de siempre", explica Guerra, que insiste en que la población migrante racializada es "un agente político y de cambio" autónomo contra medidas muy anteriores a la irrupción de Vox. "No nos vamos a callar ni a quedar encerrados en casa porque se haya empezado a normalizar el discurso del odio", insiste.

"Lo que ocurre cuando la lucha antirracista no está fuerte es esto, un avance del odio"

"Lo que no podemos consentir es que se difunda ahora el discurso de que el racismo es consecuencia de Vox. Vivimos en un estado estructuralmente racista, la Ley de Extranjería, los Centros de Internamientos de Extranjeros (CIE), las redadas policiales por perfil étnico, las devoluciones en caliente en las vallas de Ceuta y Melilla... Todo eso ya lo sufríamos la población migrante mucho antes de Vox", critica. Aunque advierte de que el crecimiento de votos y el discurso en los medios de un partido que criminaliza a los migrantes y señala a los extranjeros como un problema puede dar alas a la violencia. "Cuando ves que se legitima políticamente el odio de una parte de la sociedad, que se azuza, incluso, por un partido, hay un alto riesgo de que eso derive e violencia física contra nuestras comunidades por parte de algunas personas", alerta.

"El avance electoral de traerá más odio y más agresiones. Ya vimos cosas parecidas con Trump en EEUU y Bolsonaro en Brasil", denuncia también la UCFR, que recuerda que "la extrema derecha no es imparable", como han demostrado las luchas unitarias durante décadas en Gran Bretaña o, más recientemente, en Grecia.

Desde la Asamblea Antirracista de Madrid hacen un llamamiento tanto a las personas que sufren el racismo a diario como al resto de la sociedad española a apoyar la manifestación del próximo domingo. "Lo que ocurre cuando la lucha antirracista no está fuerte es esto, un avance del odio", destaca Guerra, indignada con que ningún partido haya hecho frente "a las mentiras que Abascal decía en el debate electoral". "Por eso mismo sabemos que tenemos que ser nosotros quienes nos organicemos para frenar el discurso de odio. Somos los que tenemos que estar en la vanguardia, pero somos conscientes de que no podemos dar esta batalla solos, tiene que sumarse la sociedad española", argumenta la presidenta de SOS Racismo Madrid.

Más noticias en Política y Sociedad