Público
Público

Dani Mateo Seis empresas se desvinculan de 'El Intermedio' tras el 'sketch' de Dani Mateo

La firma textil sevillana Álvaro Moreno, la empresa de maquillaje y cosmética Pinceles Vendetta y Temptu y otros de accesorios de peluquería, Wahl, se suman al boicot al humorista y al programa por el gag de la bandera de España.

Publicidad
Media: 3.31
Votos: 13

Dani Mateo, durante su 'sketch' en 'El Intermedio'.

La empresa textil sevillana Álvaro Moreno se ha sumado al boicot a Dani Mateo y ha decidido dejar de vestir a los presentadores del programa El Intermedio tras las críticas recibidas por el sketch en el que el humorista se sonaba la nariz con la bandera de España.

La compañía, que tiene sede central en la localidad de Osuna, ha emitido un comunicado en sus redes sociales en el que aclara que la marca "es ajena a la línea ideológica que en cada programa se transmite, así como a los comentarios y opiniones que puedan expresar los presentadores y colaboradores”, pero considera “intolerable, ofensiva e inaceptable” la emisión del sketch.

El mismo comunicado indica que, aunque la emisión del polémico programa tuvo lugar el pasado lunes, fue el jueves, 1 de noviembre, cuando se decidió cortar la relación con él. La firma había sido señalada como colaboradora del programa tras ser publicada en las redes sociales por algunos usuarios la lista de patrocinadores de su emisión diaria.

Lo mismo ha pasado con la empresa de ropa Neuw Denim, que también este fin de semana anunció su intención de eliminar indefinidamente y de forma urgente "toda alianza con los medios y personas implicadas" al considerar "mucho más que una falta de respeto lo que ha ocurrido con Dani Mateo". "No toleramos, apreciamos o representamos de ninguna manera las acciones adoptadas para faltarle al respeto a la bandera española, su gente, su comunidad y su país", indicó la firma en un mensaje en Facebook.

Otras empresas que se han sumado al boicot han sido Pinceles Vendetta y Temptu España, firma de maquillaje y cosmética que también ha interpelado a la Constitución para justificar la cancelación de su relación comercial con Dani Mateo y el programa de El Intermedio; la otra ha sido Wahl, un distribuidor de accesorios de peluquería, que también ha emitido un comunicado. 

La primera empresa en desvincularse de El Intermedio fue Clínicas Baviera, que comunicó el pasado viernes que retirará sus anuncios de los espacios publicitarios del programa. En un comunicado publicado en Twitter, la clínica oftalmológica aseguraba estar "a favor de la libertad de expresión pero siempre que se cumpla la legalidad vigente".

Curiosamente, hace apenas unos días se hizo público que la Consejería de Sanidad abriría expediente sancionador a Clínicas Baviera y otras 14 empresas por publicidad engañosa. La denuncia se llevó a cabo por la Asociación Española de Afectados por Intervenciones de Cirugía Refractiva (Asacir). La investigación partió de una denuncia de la OCU del pasado junio de 2017 en el que consideraba insuficiente la información que los usuarios recibían sobre las operaciones de miopía.

La última firma en dejar el programa ha sido la compañía de muebles Andreu World. La empresa ha retirado su imagen y la finalización de su colaboración publicitaria en el programa. 

En un comunicado la empresa valenciana que logró en 2007 el Premio Nacional de Diseño señala: "No somos responsables ni partícipes tanto de los contenidos ofrecidos por el programa El Intermedio como de las opiniones de sus colaboradores e invitados". 

"Lamentamos las molestias que hayan podido causar los contenidos emitidos" en el programa que dirige El Gran Wyoming, indica la firma, que añade que también desean transmitirle "los comentarios recibidos para que puedan conocer las impresiones generadas".

Dani Mateo respondió en Twitter a las críticas recibidas por el sketch. El humorista  defendió el valor del humor y de la risa y criticó que las banderas puedan ser más importantes que las personas. "Sólo quería recordaros que, mientras nos reímos, no nos pegamos y eso es bueno. Muy bueno. En la guerra no hay risa", indicó en su perfil de la red social. 

"El sentido del sketch de la bandera era -o así lo entendí yo- demostrar que, cuando los ánimos están muy caldeados, las banderas se vuelven más importantes que las personas y eso es peligroso. (...) Nunca fue ofender". "Cuando uno decide poner su vida al servicio de la risa sabe que éstas son las consecuencias, pero a veces resulta duro. Sin embargo, este es mi trabajo y tengo que apechugar. Por eso me dediqué a la comedia, para hacer la realidad más llevadera", continuaba.

La Sexta sucumbió a la presión de las críticas y decidió retirar el vídeo de su web
Incluso la Guardia Civil se ha referido a este asunto en Twitter, diciendo que no respetar la bandera "no es humor, es ofender gratuitamente a los que la sienten con orgullo y a los que han entregado su vida y esfuerzo en pos de los valores de paz y libertad que representa".

Más noticias en Política y Sociedad