Público
Público

Europa está "preparada" para la tercera dosis mientras que unos 50 países solo han vacunado a menos del 5% de su población

Un grupo de países ricos mantiene el bloqueo a la liberación de las patentes de las vacunas contra la covid-19 mientras varios de estos gobernantes asumen que habrá tercera dosis. El problema sería realmente grave porque esto supondría que se retrasen aún más las vacunas para los países más pobres.

Una mujer espera para recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer contra la covid-19 hoy, en el Centro Educacional Básico Ricardo Miró, en Ciudad de Panamá (Panamá).
Una mujer espera para recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer contra la covid-19 hoy, en el Centro Educacional Básico Ricardo Miró, en Ciudad de Panamá (Panamá). Bienvenido Velasco / EFE

Las farmacéuticas han conseguido colocar el mensaje de que será necesaria una tercera dosis de las vacunas contra la covid-19 cuando solo el 1,1% de la población de los países de renta baja está inmunizado, según los datos de Our World in Data. La desigual distribución de las vacunas la están sufriendo los más vulnerables en términos globales y sin que los Gobiernos hayan ofrecido una solución real que aumente la producción de las dosis. El problema se agrava si los países ricos empiezan a administrar terceras dosis porque, como ha ocurrido este año, se seguirían acaparando vacunas a través de compras anticipadas y pinchándose en una reducida parte de la población privilegiada por la renta económica del país en el que vive.

Los datos de cobertura vacunal de muchos países son realmente graves. En Europa ya el 50% de la población está vacunado y, por ello, se han relajado muchas restricciones pero los datos a nivel mundial son muy bajos. Solo el 27,5% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19 y el 13,9% está completamente vacunado. Mientras que en torno a 50 países solo han podido vacunar a menos del 5% de su población y unos 30 a menos del 2%. Siguiendo las estadísticas de Our World in Data del 26 de julio, Haití solo ha vacunado al 0,02%, República Democrática del Congo al 0,09%, Malí al 0,72% y Nicaragua al 3,82%. Estos porcentajes tan bajos se repiten en muchos países, como refleja la siguiente tabla.

Mientras esto ocurre, la Unión Europea (UE) ha asegurado que está "preparada" para vacunar con una tercera dosis. Y, a la vez, ha vuelto a rechazar la supresión de las patentes de las vacunas, la propuesta de India y Sudáfrica para aumentar la producción presentada en octubre de 2020 en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Los países miembros informaron este martes al Consejo General de la OMC que quieren más tiempo para discutir tanto la propuesta de la supresión de las patentes así como otro documento que presentó la UE. El texto de los 27, sin embargo, no ofrece ninguna alternativa para aumentar la producción de las vacunas que no esté contemplada ya y que pueda llevarse a cabo.

Fuentes diplomáticas de Ginebra explican a Público que que el Consejo del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) ha solicitado al Consejo General un "tiempo adicional" para seguir discutiendo la supresión de las patentes. En teoría, el plazo para debatir la propuesta de India y Sudáfrica se expiró el 31 de diciembre pero, desde entonces, los Consejos Generales posteriores han aprobado dar más tiempo. Así, previsiblemente, no se dará ningún otro paso hasta el mes de octubre, según apuntan las mismas fuentes.

Organizaciones sanitarias como Salud Por Derecho o Médicos Sin Fronteras (MSF) siguen denunciando que sea un pequeño grupo de países ricos, entre los que se encuentran el bloque de la UE y Reino Unido, los que bloquean la propuesta.

"Es indignante el bloqueo. Se necesita para permitir que múltiples fabricantes aumenten la producción"

"Muchos países de África reportan actualmente un alto número de muertes debido a la propagación de nuevas y existentes variantes de la COVID-19, y sus gobiernos necesitan urgentemente vacunas, pruebas de diagnóstico, oxígeno y otros tratamientos para ayudar a salvar la vida de los enfermos en estado crítico. Es indignante ver países que bloquean la exención de los ADPIC, una medida que se necesita desesperadamente para eliminar los obstáculos legales y permitir que múltiples fabricantes aumenten la producción de medicamentos, diagnósticos y vacunas esenciales contra la COVID-1", asevera el médico Tom Ellman, director de la Unidad Médica de MSF en África Meridional.

El escenario de la tercera dosis deja en peor a situación a los países pobres pero, además, plantea un debate que realmente no es nuevo. ¿Era necesario vacunar a los jóvenes de Europa cuando los mayores y los sanitarios de África no están inmunizados?, ¿pondrán terceras dosis de las vacunas contra la covid-19 los países ricos sin que los pobres tengan esa misma cobertura vacunal?

Desde incluso antes de que empezara el proceso de inmunización, distintos expertos vaticinaban y lamentaban la vacunación a dos velocidades que están sufriendo los países más pobres. Ante los bloqueos de los países ricos para la supresión de las patentes y los problemas que está sufriendo Covax —el mecanismo de la Organización Mundial de la Salud para distribuir dosis a los países más pobres— para conseguir repartir vacunas, las esperanzas estaban puestas en que los países ricos empezaran a donar más dosis a los pobres cuando alcanzaran la inmunidad de rebaño.

Esto también ha ido perdiendo peso. En primer lugar, porque la previsión de que se consiga la inmunidad de grupo con el 70% de población vacunado ya no se mantiene y ha aumentado por la mayor transmisibilidad de la variante delta. Ahora el porcentaje encimado para conseguir está inmunidad estaría al menos por encima del 80%. En segundo lugar, porque ya se ha priorizado inmunizar a los más vulnerables de otros países frente a personas que no son de riesgo como es la población joven o incluso los niños.

No se ha demostrado que se necesite la tercera dosis

Más allá incluso del debate ético, la necesidad de la tercera dosis está muy en el aire, pese a las declaraciones de las farmacéuticas e incluso de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que, al ser preguntada por esta necesidad en una entrevista en Onda Cero, contestó: "Sí. Lo que habrá que determinar es cuándo".

Sin embargo, aún no hay videncia científica que avale la tercera dosis. De hecho, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, enfrió esta posibilidad  al menos para toda la población al señalar en rueda de prensa este lunes que "la tónica en la mayoría de los países de nuestro entorno es esperar para reunir una mayor evidencia científica antes de determinar el cuándo y a quién se vacunará con una dosis de recuerdo". Los expertos también plantean dudas, como refleja la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Mercedes Jiménez.

De hecho, cabe destacar que la UE habla de la tercera dosis con Pfizer, la gran apuesta de los 27. La comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, ha afirmado que la UE está "preparada" para conseguir estas dosis a través del plan de adquisición de vacunas. La Comisión Europea trabaja "muy estrechamente" con la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y con el Centro Europeo para el Control de Enfermedades para "poder alcanzar una posición común" y la previsión es que la decisión se tome en las próximas semanas.

Más noticias